Previsión de inflación es igual a… mayor interés por la renta variable


El principal riesgo de la política monetaria puesta en marcha por los bancos centrales es la inflación. Esta es además una de las mayores preocupaciones de los inversores. Así quedó patente en la última conferencia de inversión celebrada por Schroders en Londres, en la que 125 clientes intermediarios procedentes de más de 30 países en Europa, Oriente Medio y Latinoamérica, fueron preguntados acerca de sus perspectivas sobre varias clases de activos, así como sobre si la actuación de los bancos centrales podría conducir a un entorno inflacionista.

Los resultados no dejan lugar a duda sobre la preocupación de los inversores. Tres cuartas partes de los encuestados (75%) piensan que la actividad de los bancos centrales reactivará el crédito e impulsará de nuevo el crecimiento a escala mundial. Sin embargo, a un porcentaje similar le preocupa que esto pueda conducir a un incremento de la inflación por encima del 4% anual durante los próximos cinco años, y sólo un 13% confía en que sus carteras están adecuadamente protegidas frente al posible riesgo inflacionista.

En este entorno potencialmente inflacionista, existe un claro consenso (89%) en cuanto a la capacidad de la renta variable internacional para generar rentabilidades más elevadas desde este momento hasta finales del año 2013. Dentro de la renta variable internacional, existe un claro interés por la renta variable europea: un 58% de los encuestados espera que esta clase de activo sea la que mejor se comporte en 2013. Estos datos confirman los resultados de la encuesta realizada en la misma conferencia en octubre del año pasado, según la cual el 41% de los participantes tenía intención de incrementar la asignación de sus clientes a renta variable europea a finales de año.

Para Carla Bergareche, directora general de Schroders para España y Portugal, esta encuesta pone de relieve un cambio claro en la actitud de los inversores respecto a la renta variable global y europea, tal como apuntaban los resultados de la encuesta realizada a finales del pasado año. “La creciente sensación de estabilidad en la eurozona, junto con la firme convicción de que las intervenciones de los bancos centrales se consolidarán y animarán a los bancos a prestar de nuevo, ha generado una mayor confianza en los mercados de renta variable a comienzos de 2013”, asegura.

“A muchos inversores les preocupa que la inflación pueda aumentar de manera importante en el corto y medio plazo”, indica. Por este motivo, la responsable de la oficina de Schroders para el mercado ibérico considera que lo que cabría esperar es una creciente demanda por parte de los clientes de activos como las acciones, capaces de generar rentabilidad en el actual entorno.

Profesionales

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído