Tags: Negocio |

Preservación de capital y baja volatilidad con Capital Group


La segunda mitad del año previsiblemente será más volátil en los mercados en general y en la renta variable europea en particular. Las ondas del pequeño seísmo provocado por la situación de Grecia y la subida de tipos en EEUU, por parte de la Reserva Federal,  generarán momentos de incertidumbre, con mayores oscilaciones en la evolución de los diferentes activos.

Por esta razón, la consideración de la volatilidad pasa a tener mayor prioridad a la hora de seleccionar un fondo de inversión que, como es el caso de CAPITAL GROUP EUROPEAN GROWTH AND INCOME invierte su cartera mayoritariamente en Europa. Un fondo que obtiene en el año una rentabilidad de 17,99 por ciento y un 26,10 por ciento en el último periodo anual, en su clase B en euros.

Su objetivo es obtener un crecimiento del capital y rentas a largo plazo, invirtiendo en empresas radicadas en Europa o cuya principal actividad comercial se desarrolla en esta región. La preservación del capital es también un factor clave en su enfoque. Capital Group European Growth and Income (EGI) pretende seguir una estrategia de corte conservador, razón por la que el equipo gestor se centra en empresas consolidadas que abonan dividendos y ofrecen potencial de crecimiento, analizándose cada valor individual desde la perspectiva tanto de riesgo como de rentabilidad. Todos estos factores les llevan a invertir en un gran número de empresas de primer nivel.

La gestión del fondo está en manos de tres gestores: Mark Denning que lleva gestionando el fondo desde su lanzamiento en 2002 desde la oficina de Los Ángeles, Alfonso Barroso, que trabaja desde Londres, y David Riley, con base en Washington, que aunque es la incorporación más reciente al equipo lleva más de veinte años en Capital Group. Cada uno de ellos gestiona su parte de la cartera de forma independiente aunque todos comparten un objetivo común, que es el de obtener en el medio plazo mejores resultados que el índice de renta variable europea y batir a sus competidores.

Al estar enmarcados en el proceso de The Capital System, los tres toman sus decisiones a partir de sus propias convicciones personales. Cada uno cuenta con su parte de la cartera y la desarrolla independientemente. Esto hace que la cartera del fondo sea el resultado de unir las convicciones personales de tres gestores muy experimentados, de estilos complementarios, pero con el mismo objetivo.
El gestor principal del fondo es Mark Denning, gestor de renta variable en Capital Group con 32 años de experiencia en el ámbito de la inversión, todos ellos en el grupo. Antes de acceder a este puesto, Mark desempeñaba funciones de analista de inversiones en renta variable para empresas radicadas en el sureste asiático. Entre su formación se incluye un Máster en Finanzas y Administración de Empresas Internacionales por la Columbia Business School y una Licenciatura en Economía por la London School of Economics. Mark forma parte del equipo de la oficina de Capital Group en Los Ángeles.

El planteamiento de Mark Denning puede ser agresivo o conservador, en función de cuál sea la situación. En el plano fundamental, su objetivo son las empresas con perspectivas de mejora a lo largo del tiempo, prestando especial atención a los ratios precio-beneficio. Por lo general, suele mostrarse bastante conservador en su enfoque hacia los ratios precio-beneficio de las firmas en las que invierte, tratando siempre de proporcionar un cierto grado de protección. Sin embargo, en 2009 observó importantes rebajas asociadas con el riesgo a raíz de la incertidumbre derivada de la crisis financiera que le animaron a invertir en un tono más agresivo del que habría seguido en circunstancias normales.

Por su parte, Alfonso Barroso suele tener una visión bajista del mercado y, en consecuencia, adopta un enfoque bastante conservador. Es reticente al riesgo y prefiere optar por empresas –normalmente de sectores defensivos-  que repartan dividendos gracias a la estabilidad que proporcionan. Por último, David Riley se centra en mayor medida en las condiciones macroeconómicas y fundamenta su selección de valores en las tendencias que observa en el conjunto de la economía.

Aunque para los tres la calidad es una prioridad absoluta, en  general podría decirse que forman un equipo altamente defensivo. Tanto Alfonso como David llevan más de 20 años en Capital Group, de modo que se conocen desde hace mucho tiempo por haber trabajado juntos en otros fondos de Capital Group en el pasado. Tienen una relación de equipo excelente, lo que ha sido un factor fundamental en su éxito.

Los analistas del grupo generan ideas y oportunidades de inversión, en base tanto a la información obtenida de las empresas que visitan, coordinándose los equipos de renta variable, renta fija y private equity que comparten ideas y puntos de vista. A partir de estas ideas, los gestores seleccionan las ideas en base a sus convicciones, disponiendo de flexibilidad para invertir en todo el universo de inversión. Por último, el Comité de Inversiones y el gestor principal supervisan la supervisión de la cartera, para conseguir el objetivo de riesgo y rentabilidad y el control de riesgos a lo largo del proceso, mientras que es responsabilidad del gestor principal supervisar la cartera en su conjunto.

La cartera del fondo incluye entre sus mayores posiciones Novartis (4,70%) Barclays (4,50%) UBS Group (3,50%) Prudential (3,20%) e Imperial Tobacco (3,20%) correspondiendo las mayores ponderaciones por país a Reino Unido (38,90%) Francia (12,30%) Suiza (10,50%) Alemania (10%) y Bélgica (3,70%) mientras que por sector,  Energía (5,60%) Materiales (3%) Industriales (11,10%) Consumo discrecional (14,50%) y Consumo Básico (10,70%) son los sectores con mayor representación en la cartera del fondo.

La evolución histórica por rentabilidad sitúa a este fondo entre los mejores de su categoría, en el primer quintil, durante 2013 y 2014, batiendo al índice de su categoría durante 2012 y 2015. A tres años, la volatilidad del fondo es de 9,09 por ciento, dato que en el último año es de 9,77 por ciento, posicionándose por este concepto en el quintil cinco, el mejor grupo de su categoría. En este último periodo, su Sharpe es de 2,78 y su tracking error, respecto al índice de su categoría, de 3,89 por ciento. La aportación mínima requerida para suscribir este fondo es de 1.000 dólares (aproximadamente 897 euros) aplicando a sus partícipes una comisión fija de 1,50 por ciento y de depósito de hasta 0,05 por ciento.

Atendiendo a los grandes bloques económicos del mundo la gestora estima que, en este momento, Europa representa la región más interesante para invertir por sus atractivas valoraciones.  De hecho, si se miran las compañías europeas con una buena exposición a Europa, estas entidades se pueden comprar 4 o 5 puntos más baratas que sus homólogas americanas y mientras la recuperación económica siga cobrando impulso, esperan que continúe habiendo valor en Europa.

En cuanto a la actual política del Banco Central Europeo, en su opinión el QE en Europa es interesante en el sentido de que probablemente ha sido demasiado y demasiado tarde. Si se mira el QE en EEUU, en Reino Unido o en Japón, empezó en un momento en el que en términos generales los rendimientos eran más altos. En Europa los rendimientos ya están muy bajos y la intención de la autoridad monetaria europea es comprar enormes cantidades de bonos en un momento en el que los precios son altos y las rentabilidades bajas, por lo que no estamos seguros de que vaya a tener un gran efecto, pero sí seguramente aportará liquidez y mantendrá los tipos en niveles bajos al menos los próximos 18 meses, lo que es supone un importante soporte para el mercado.

Respetando el objetivo de preservación de capital, los gestores consiguen un excelente control de la volatilidad que, tanto a uno como a tres años, es uno de los mejores datos de los fondos de su categoría.

Para información más detallada, ver ficha más abajo.

Profesionales

Lo más leído