Prem Thapar (Lombard Odier): “En el escenario actual ya no necesitamos reducir exposición a activos de riesgo"


Las previsiones de la firma de banca privada Lombard Odier para el resto de 2019 son positivas. Si en junio de 2018 comenzaron a reducir su exposición a activos de riesgo en renta fija, los esperanzadores datos de enero y febrero de este año les hicieron descartar que nos encontremos ante una recesión, sino que más bien se trate de una desaceleración en ciertos sectores, explica Prem Thapar, codirector de Inversiones de Lombard Odier en Europa.

Ha hecho un parón en sus inversiones en Reino Unido por el Brexit y en China por el conflicto de aranceles con Estados Unidos, ya que Thapar considera que su onda expansiva afectaría a la mitad del planeta. Con respecto a Reino Unido, “habrá que esperar el final de las negociaciones, pero tampoco llegará a ser un problema para provocar una recesión”, tranquiliza.

“En el escenario actual ya no necesitamos reducir exposición a activos de riesgo”, asegura. Algo que exige dos requisitos: que haya crecimiento económico y una política monetaria constructiva. “Esto último ya lo tenemos, nos hace falta más crecimiento”, valora Thapar. En cualquier caso,  la entidad sobreponderaba la renta variable y ahora está en el punto intermedio. En renta fija, Thapar es consciente de que “muchas carteras en la industria han estado invertidas en activos que no son normales en carteras conservadoras”, confiesa.

Por regiones, en Estados Unidos, comenta el gestor, el modelo económico favorece la bolsa como mecanismo de financiación de las empresas. La exposición histórica a renta variable en los clientes de banca privada de Lombard Odier ha sido del 30%, pero en los últimos años han dio aumentado el perfil de riesgo al 40-45% actual. Ahora la mayor parte del dinero está en perfiles equilibrados.

Así al otro lado del Atlántico tienen más exposición a renta fija y mercado monetario, al contrario que en Europa. “En EEUU es una inversión mientras que aquí un refugio”, matiza el gestor.

Con respecto a la divisa, a corto plazo es difícil prever un entorno positivo para el euro contra el dólar. “A corto plazo podríamos verlo en los 1,10 dólares, pero a largo plazo estamos centrados en el potencial riesgo de solvencia de la deuda americana, nos vamos a encontrar déficit presupuestario y comercial. La divisa debería ir cayendo”, sugiere.

En cuanto a inversiones alternativas, “no son sinónimo de rentabilidad”, para Thapar, en el contexto actual de mercado. “El inversor va buscando liquidez y los hedge funds ofrecen una prima de iliquidez. Asumir esto es difícil para el inversor”, concluye.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas