Tags: Europa |

Posibles escenarios para el Brexit: previsiones de las gestoras internacionales


Se nos agotan las metáforas para definir otra semana más de votaciones cruciales en Reino Unido que terminan sin avances sustanciales. En los últimos siete días el Parlamento británico ha rechazado (de nuevo) el acuerdo de Brexit planteado por Theresa May y la Unión Europa, renegado de una salida de la UE sin acuerdo y abierto las puertas a extender el periodo de negociación aunque no a un segundo referendum. Ahora, y con menos de 300 horas para la fecha señalada como el Brexit oficial, prácticamente todas las incógnitas siguen intactas. ¿Cuáles son los posibles escenarios? Las firmas internacionales responden.

1- Pactar una extensión del plazo

Los mercados se adentran de nuevo en una semana decisiva. Tras votar el jueves a favor de pedir una extensión del plazo, Reino Unido queda en manos de la UE. Una de las grandes cuestiones que ocupan a los inversores es exactamente la razón que van a dar para explicar una prórroga del artículo 50. El problema que remarca Stephanie Kelly, economista política de Aberdeen Standard Investments, es que, con el Parlamento tan dividido sobre el tema de Brexit, no está claro quién tiene exactamente la autoridad suficiente para presentar una razón clara y que además sea convincente. “Esto, obviamente, frustrará a la UE, que exigirá concesiones, pero es muy poco probable que la UE se niegue finalmente a conceder una prórroga. Los costes para ambas partes siguen siendo demasiado altos”, defiende la experta. La respuesta a esta duda se resolverá estos próximos días.

Captura_de_pantalla_2019-03-15_a_las_21

Si Europa accede a dar más tiempo a Reino Unido, surgen algunas pequeñas incógnitas. Como se aprecia en el gráfico que aporta ING, la extensión del nuevo plazo es importante ya que tienen hasta el 12 de abril para avisar de su participación en las elecciones parlamentarias europeas que se celebran a finales de mayo. Si la extensión se prolonga hasta el 30 de junio como propone Reino Unido, la primera reunión del Parlamento Europeo el 2 de julio debería contar con miembros electos británicos. 

Por eso, aunque algunos oficiales del Comité Europeo, como Donald Tusk, han abierto la puerta a un periodo más largo, desde ING ven más probable que el plazo sea de unos dos o tres meses a lo sumo para evitar el “dolor de cabeza” que supondría pensar en las implicaciones de Reino Unido en los comicios europeos. 

2- Votar de nuevo el acuerdo del Brexit

Queda aún así una segunda aunque pequeña alternativa: la de aprobar, a la tercera, el plan propuesto por Theresa May y la UE. Como señala Caspar Rock, director de inversiones de Wealth Management de Schroders, a medida que se acerca la fecha límite, May está acorralando a los parlamentarios al reducir su gama de opciones. “Los Brexiteers pueden temer cada vez más una revocación del Artículo 50, un segundo referéndum o ningún Brexit, mientras que los Remainers se verán presionados por el hecho de que aún puede surgir un acuerdo”, explica. “Podría ser el caso de que el gobierno pierda muchas batallas para ganar la guerra. Theresa May ya ha reducido el margen de oposición a su acuerdo y ahora puede seguir adelante para llegar a la mayoría, por muy cerca que nos lleve al 29”.

Las probabilidades son bajas, pero existen. Según destacan desde ING, la clave está en Geoffrey Cox, fiscal general, quien estaría en conversaciones con el Partido Sindical Demócrata (DUP) para ver cómo puede cambiar su asesoramiento legal sobre la regulación de la frontera con Irlanda. “Para resumir, el DUP, entre otros, quieren que exista un mecanismo legal para que Reino Unido pueda retirarse del respaldo en una fecha futura, pero de momento el Fiscal General no ha podido dar esta garantía. En las conversaciones más recientes dentro del gobierno, se estaría planteando servirse de la Convención de Viena como opción nuclear para salir del acuerdo, aunque algunos expertos legales ya han cortado las alas a esta idea”, explican desde ING. Si el gobierno puede ganarse al DUP, entonces muchos parlamentarios conservadores, así como algunos legisladores laborales, podrían respaldar el acuerdo.

Empresas

Noticias relacionadas