“Por valoración y rentabilidad, la bolsa resulta más atractiva que el mercado de deuda”


La evolución registrada por la Bolsa europea el año pasado no ha sido tan mala teniendo en cuenta las dimensiones que ha tomado la crisis de deuda de la Eurozona. Si bien 2011 fue un año decepcionante para los activos de riesgo, en el que los inversores buscaron refugio en el bono alemán, el oro, el franco suizo o el yen, el comportamiento de la renta variable del Viejo Continente ha sido incluso mejor que el registrado por los mercados emergentes o Japón.  

 

De cara al futuro, 2012 podría ser aprovechado por las empresas para fortalecer sus balances e incrementar su política de retribución al accionista, según asegura Henderson Global Investors. ¿Garantiza esto una favorable evolución del mercado de acciones europeo? En opinión de la gestora británica, no.  

 

Y es que, tal y como reconoce la firma en su informe ‘Global Snapshot’, la respuesta que de el BCE a los actuales retos a los que se enfrenta la economía europea “continuará dictando la dirección de los mercados en el corto plazo”. Eso no quiere decir, sin embargo, que las valoraciones sean baratas y que resulten muy atractivas frente al rendimiento que ofrece el mercado de bonos, indica la gestora.

 

En este sentido, la crisis de deuda soberana que en 2011 influyó decisivamente en la elevada volatilidad registrada en el mercado de bonos parece haberse calmado tras la última cumbre europea, en la que los líderes europeas acordaron nuevas medidas de austeridad y una mayor coordinación fiscal que, por ahora, parece estar ayudando a países como España o Italia, asegura Henderson. Por el contrario, el euro vuelve a ser víctima de la crisis de deuda, una situación que sitúa al dólar como un destino atractivo a la hora de buscar refugio.  

 

Puede conocer el informe completo descargándose el siguiente documento:

Lo más leído