¿Por qué unos fondos monetarios limitan las entradas de dinero y otros no?


La decisión del BCE de dejar sin remunerar los depósitos de los bancos ha provocado que algunas gestoras decidan limitar las entradas de dinero nuevo en sus fondos monetarios en euros de más corto plazo. ¿Por qué unos productos sí y otros no? ¿Cuál es la diferencia principal entre ellos? Al margen de que en algún caso pueda tratarse de la política de la gestora, la razón principal es el tipo de producto. Todos son monetarios pero no de las mismas características tipo y, por tanto, no con el mismo espectro de inversión.

En primer lugar, existen dos tipos principales de fondos monetarios, según la clasificación de ESMA: los short-term money markets funds (monetarios a corto) y los money markets funds (monetarios). La principal diferencia entre ellos es el plazo y, por tanto, el tipo de productos en los que invierten. En el primero, el plazo medio de vida de la cartera es de 60 días y el vencimiento de cada título adquirido no puede superar los 397 días. En el segundo, la vida se alarga hasta 90 días y el vencimiento hasta dos años, máximo. Debido a ello, los monetarios corto plazo invierten principalmente en certificados de depósito y en papel comercial, por lo que les afecta más la decisión del BCE.

Pero, además, hay otra diferencia entre estos productos que resulta fundamental a la hora de decidir si se mantienen abiertas las suscripciones en un momento como el actual o se restringen temporalmente hasta que se encuentren nuevas formas de conseguir rentabilidades sin perjudicar a los partícipes actuales. En el caso de los monetarios a corto, pueden tener valor liquidativo estable o variable, mientras que en los monetarios a más largo plazo ha de ser variable.

Habitualmente, los fondos a más corto apuestan por el NAV estable, lo que les obliga a dar siempre una rentabilidad positiva, a diferencia del variable, que puede darla negativa. Esto limita todavía más las opciones de inversión y les obliga a apostar por títulos de la máxima calidad y seguridad. 

Monetarios corto plazo con NAV estable

Por todo ello, los fondos monetarios a corto plazo con valor liquidativo estable son los que en estos momentos están más afectados por la decisión del BCE. Pero, además, existe una última derivada: el vencimiento que tenga el fondo específico en este momento. Si se encuentra con vencimientos largos dentro del límite permitido (aun siento monetario corto plazo) tiene más margen de maniobra y puede aguantar más tiempo abierto que si coincide con un plazo más corto. 

Todos estos factores son los que explican que algunas entidades, como J.P.Morgan, GSAM o BlackRock hayan decidido limitar las nuevas suscripciones temporalmente de algunos de sus activos, mientras otras entidades, como Amundi, Schroders, Fidelity, DWS, BBVA o Bankia mantienen los suyos abiertos.

Por eso, las gestoras se afanan en explicar que la situación actual en absoluto tiene que ver con los cierres (en ese caso sí lo fueron) de fondos en Estados Unidos durante varios meses cuando se desató la crisis de las subprime en agosto de 2007. 

Entonces, fue BNP quien inició un proceso al que más tarde se unieron varias entidades. Cerró tres fondos el 9 de agosto de 2007, sólo un día después de desatarse la crisis, con el argumento de que se había evaporado totalmente la liquidez en algunos segmentos del mercado de deuda en el país y que no se podía calcular el valor liquidativo de los fondos. En esos mismos días, Goldman Sachs decidió inyectar 3.000 millones de dólares en uno de sus grandes fondos para compensar la pérdida de parte de su valor.

Aquella situación, que también tuvo reflejo en España con el cierre de más de una decena de fondos, no tiene nada que ver con la actual, en la que las gestoras únicamente están limitando las entradas de nuevo dinero pero en absoluto impiden que se mueva el dinero libremente de los partícipes de esos fondos. Y, previsiblemente, no será una situación que se prolongue mucho tiempo, ya que es de esperar que tanto los bancos como las gestoras encuentren pronto una nueva forma de remunerar los depósitos de los fondos.

Alternativas 

De momento, los fondos de J.P. Morgan AM que temporalmente no aceptarán suscripciones y traspasos desde otros fondos son JPMorgan Liquidity Funds – Euro Liquidity Fund, JPMorgan Liquidity Funds – Euro Government Liquidity Fund, JPMorgan Funds – Euro Money Market Fund, JPMorgan Investment Funds – Euro Liquid Market Fund y JPMorgan Series II Funds – EUR.

Sin embargo, acepta nuevas entradas el JPM Managed Reserves, un fondo de renta fija a muy corto plazo, con una duración máxima de un año, que cuenta con más de 800 millones de dólares de patrimonio. Además, el 18 de julio lanzará en España un monetario denominado Current Reserves.

En GSAM, las restricciones afectan al GS Euro Liquid Reserves Fund (sólo a partir de 25 millones) y al GS Euro Government Liquid. Como alternativa, la entidad propone el GS Euro Liquid Reserves, de pagarés.

Los fondos afectados de BlackRock son el Institutional Euro Liquidity Fund y el Institutional Euro Government Liquidity Fund, aunque permanecen abiertos con normalidad otros monetarios de la gestora, como el Institucional US Dollar Liquidity Fund

Sin restricciones

En cambio, Schroders no ha aplicado ninguna restricción. Su Schroder ISF Euro Liquidity Fund cuenta con una calificación AA de Moody’s (que ahora tiene nueva metodología) y gracias a ello puede ser algo más flexible en sus inversiones y, por tanto, tiene más margen de maniobra ante la decisión del BCE. Además, la gestora tiene el producto calificado como fondo de deuda a corto plazo, en lugar de cómo monetario.

También se mantienen sin limitaciones el Amundi Funds Money Market Euro y el Amundi Money Market Fund, así como el DWS Dinero Gobiernos AAA y DWS Fondeposito Plus (registrados en España), y DWS Institutional Money Plus, DWS Invest Government Liquidity y DB Portfolio Euro Liquidity (internacionales).

Al igual que Amundi y DWS, también Fidelity ha optado por mantener abiertos sus monetarios a vencimiento: se trata de los ILF en euros, dólares y libras, que cuentan con rating AAA e invierten en deuda de muy alta calidad con una duración media inferior a 60 días. 

Las gestoras españolas tampoco han impuesto limitaciones por el momento. BBVA no cuenta con fondos de tan corto plazo, con lo que no resulta afectado ningún producto de su cartera, en tanto que Bankia ha optado por mantener toda su gama abierta. Cuenta con Bankia Rentabilidad Objetivo Corto Plazo (1 año), Bankia Rentabilidad Objetivo Medio Plazo (3 años) y Bankia Rentabilidad Objetivo Largo Plazo (10 años).

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído