Por qué sigue siendo atractivo invertir en marcas: actualización del Global Brands


Hay marcas que nunca fallan, o eso creen sus consumidores porque siempre están dispuestos a seguir comprando sus productos o servicios. El MS INVF Global Brands es un fondo de Morgan Stanley IM calificado como Blockbuster que se encarga de identificar a las compañías que cuentan con marcas de referencia que capturan la fidelidad del consumidor. Gracias a esta estrategia sigue generando rentabilidad para sus partícipes incluso en tiempos tan inestables como los actuales.

En un evento organizado recientemente por la firma en Madrid, el gestor Bruno Paulson ofreció una actualización de la estrategia. Pero antes de entrar en detalles, ofreció una breve actualización sobre la visión macro del equipo para contextualizar las oportunidades que ofrece actualmente el Global Brands. Esta visión prevé un crecimiento global bajo y la continuación del endeudamiento al alza: “Mucha gente está de acuerdo en que el exceso de deuda fue el principal problema que condujo a la crisis en 2007, y ahora se muestran sorprendidos de que actualmente haya un volumen de deuda superior al de entonces. No puedes pensar que la situación vaya a acabar bien”. Además, el gestor anticipa un cambio de régimen: “Entre 1998 y 2009, los gobiernos de todo el mundo trabajaron para permitir la creación de actividad empresarial e incentivar los negocios. Con el auge de problemas como el populismo o el terrorismo, es difícil ver la misma tendencia de aquí en adelante”.

El panorama también es desafiante si el inversor se ciñe estrictamente a lo que está pasando en los mercados: “Ahora mismo el inversor no debería buscar más rentabilidad, sino mantener lo que tiene. Todos los activos están caros y el mundo es un lugar difícil”, afirma Paulson. En este contexto, “la renta variable de alta calidad es claramente atractiva, en comparación con sus equivalentes en la renta fija: ofrece mejor rentabilidad por dividendo (la rentabilidad media del fondo está en el 3%), sus valoraciones son razonables en términos absolutos y relativos y ofrecen certidumbre en un mundo incierto, porque son compañías con fijación de precios y beneficios recurrentes”.

Una filosofía muy sólida

“Pensamos en qué cosas odiamos absolutamente y las evitamos para atajar las pérdidas de capital. No pensamos en el riesgo en términos relativos, nos preocupa perder dinero en términos absolutos porque algo salga mal, como que se produzcan cambios regulatorios, errores del equipo directivo o que una marca fracase por no adaptarse a una fuerza disruptiva”, declara Paulson.

Como resultado de este enfoque y del estado actual de las valoraciones, el equipo gestor ha introducido algunas discretas novedades: “Estamos invirtiendo en más compañías industriales que en el pasado. En cambio, hemos dejado de invertir en valores vinculados al lujo, porque pensamos que ya no hay compañías tan buenas con los precios actuales. También hemos añadido más tecnología”, detalla el experto.

Por lo demás, el proceso de selección de valores sigue siendo fiel a sus principios: “Buscamos compañías en donde sea muy improbable que se disuelvan los beneficios, que tengan múltiplos razonables y fuertes activos intangibles. Llevamos 20 años haciendo lo mismo: el mercado piensa en términos relativos y nosotros en términos absolutos; el mercado es cortoplacista y nosotros, largoplacistas. El mercado se centra en los beneficios y el crecimiento, y nosotros nos fijamos en los flujos de caja y en los retornos”, explica el gestor.

El poder de fijación de precios es el factor sobre el que pone más énfasis, pues resulta crucial para garantizar los márgenes de beneficio de las compañías susceptibles de formar parte del Global Brands (actualmente la rentabilidad media de los flujos de caja de la cartera es del 5%). Las compañías preferidas del equipo gestor son aquellas que “generan beneficios con poco uso de capital, porque son los intangibles los que aportan valor para los accionistas”. Este enfoque hacia modelos de negocio de alta calidad ha permitido que el fondo batiera al mercado en los últimos cinco años gracias al crecimiento de los beneficios, frente a la expansión de múltiplos imperante.

Debido a estos criterios de selección, el fondo presenta un sesgo hacia los sectores de alimentación y bebidas, tabaco, productos para la higiene del hogar y de cuidado personal. Una de las compañías que más entusiasma actualmente al equipo gestor es Reckitt Benckiser, propietaria de marcas como el lavavajillas Finish, los ambientadores AirWick o los productos de cuidado personal Clearasil y Scholl. Constituye la mayor posición de la cartera, con una ponderación del 7,8%. También ponderan más de un 7% Microsoft y British American Tobacco (BAT); Paulson indica que, como muestra de la concentración de la cartera, los diez valores de mayor peso suponen un 59,2% del total.

En cambio, el equipo gestor ignora de forma sistemática los sectores con escasa capacidad para generar beneficios de forma sostenible y sólida a lo largo del tiempo: nombres financieros (su asignación es del 1%, frente al 19,7% del índice, y no tienen bancos en cartera), las utilities, las telecos, el sector de materiales industriales y la energía.

Por geografía, la mayor exposición regional del fondo sigue siendo a Norte América (51%), seguida de Reino Unido (25%), Europa (19%) y Japón (3%). El representante de Morgan Stanley indica que la cartera está infraponderada respecto al índice salvo en el caso de Reino Unido, y es debido a que muchas de las compañías allí listadas son en realidad multinacionales.

Tampoco invierte en compañías emergentes “porque no encontramos todavía las compañías con el precio adecuado y el equipo directivo adecuado”, por lo que su enfoque se centra en buscar compañías multinacionales con exposición a emergentes vía ingresos. De hecho, la exposición si te tiene en cuenta los ingresos es del 4% para Reino Unido y del 29% para los emergentes. Norte América repite como la mayor exposición, con un 45% vía ingresos.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído