Tags: Renta Variable | EE.UU |

Por qué no me rendiría por completo: la visión de una gestora de bolsa americana


El mercado aún está recuperándose de la sangre derramada en los principales parqués la semana pasada. Aún en medio de la vorágine nos sentamos con Margaret Vitrano, co gestora del Legg Mason Clearbridge US Large Cap Growth Fund, fondo con los sellos Blockbuster y Consistente de Funds People. El fondo se ganó su fama tras el espectacular rendimiento que generó en 2009. En un año que el S&P 500 se disparó más de un 26%, subió más de un 40%. También batió al índice americano en 2012, 2013, 2015, 2017 y en lo que va de 2018. ¿Cómo vive una gestora de bolsa americana la peor semana para Wall Street desde marzo?

Lo primero que aclara es que no me rendiría por completo de los mercados. Al menos de momento. “Me aseguraría de tener una cartera equilibrada, con una parte en activos defensivos, que no necesariamente significa liquidez”, cuenta Vitrano. Aunque no ve inminente una recesión severa, habla de protegerse para las caídas. 

Porque el inversor tiene tanto motivos para estar negativo como para ser optimista. Por un lado, hay compañías que comienzan a hablar del impacto de la guerra comercial en sus cuentas, con el conglomerado de lujo LVMH, compañía que no tiene en cartera, como ejemplo más reciente. “Esto implicaría que los márgenes empresariales comenzarán a ralentizarse”, explica Vitrano. 

En cuanto a valoraciones, la bolsa americana está más cara que demás mercados. “¡Pero mira el crecimiento de la economía!”. Según estima, la reforma fiscal de Estados Unidos ha añadido 150 puntos básicos al crecimiento económico para 2018 y se seguirá notando su efecto en 2019. Además, como señala, la intención de capex durante el tercer trimestre se disparó un 22%. “Es cierto que preocupa una escalada de la tensión comercial y puede suponer un freno a la economía. Pero calculamos que reste unos 50 puntos básicos; es un impacto que se puede absorber”, defiende. 

Cómo invertir en negocios duraderos

El secreto del fondo, explica su co-gestora, reside en su cartera concentrada (40-50 valores), creada a base de la selección activa. Para las compañías que entran en el fondo, piensan con plazos de inversión de varios años. “¿Cómo serán los retornos sobre el flujo de capital en años?”. Hay empresas, como Visa, que han estado en cartera más de siete años, “y podrían estar otros siete más”. 

Y además se preguntan: ¿Cuál es un buen precio a pagar? “No creemos en comprar a cualquier precio”, asegura Vitrano. En el proceso de inversión se plantea el potencial de subida, pero también lo mal que se podrían poner las cosas si se equivocan en su convicción. 

El fondo invierte únicamente en large caps americanas y su índice de referencia es el Russell 1000 Growth. Y de ese universo, buscan modelos de negocio duraderos. “Empresas en posiciones de liderazgo, pero que además sean capaces de monetizarlo”, explica. Los gestores buscan la ventaja competitiva de una compañía, pero igual de importante es que la propia empresa esté pensando en su negocio a largo plazo. Es lo que les permitirá soportar las caídas de un mal trimestre.  

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído