Por qué los inversores necesitan ser (más) pacientes con Japón


¿Imaginan un país en donde empresas y gobierno hagan campaña a favor de que los trabajadores acaben su jornada laboral a las 15:00? En Japón es real y se llama Premium Friday, porque se anima a los trabajadores a dejar sus puestos a esa hora el último viernes de cada mes, con la intención de que dediquen más tiempo a su ocio personal y a estar con sus familias. Las razones que hay detrás de esta campaña – que, por cierto, no goza aún de mucha popularidad entre los japoneses- conectan directamente con una de las tres flechas de las Abenomics: la de las reformas estructurales.

“El Gobierno ha tomado nota de la multitud de estudios que relacionan la bajada de productividad con el aumento del número de horas trabajadas. La idea detrás del Premium Friday es incrementar la productividad y, de paso, el consumo. Si quieres que el trabajador rinda más, tienes que ofrecerle algo a cambio”, explica Steve Glod, gestor del BL Equities Japan (calificado como Consistentes Funds People), perteneciente a Banque de Luxembourg Investments (BLI). Dos de las ideas de inversión mediante las que está reflejando el cambio en la mentalidad de los japoneses es a través de la inversión en cadenas de tiendas abiertas 24 horas (como 7/11) o en cadenas de gimnasios.

Steve Glod aclara que él es “un stock picker, no un experto en la economía japonesa”. No obstante, viaja dos veces al año a Japón desde que se hizo cargo del fondo en 2011, y cada vez que va trata de capturar el mayor número de elementos culturales posible para poder comprender mejor sus inversiones. En este sentido, el gestor lamenta la impaciencia de los inversores con respecto al avance de las reformas estructurales impulsadas por las Abenomics: “Estas reformas necesitan tiempo para progresar, especialmente en un país como Japón, donde las personas todavía tienen una mentalidad del pasado en muchos aspectos. Es necesario cambiar primero la mentalidad de la gente, y es algo que el Gobierno están consiguiendo en algunas áreas, como mediante la incorporación de la mujer al mundo laboral”.

En este sentido, el experto insiste en que la población está poniendo de su parte, al reconocer los avances del Gobierno: “Se ha conseguido el reconocimiento de que la deflación es un problema estructural”. Otro de los problemas que aquejan al país, detalla el gestor, es el perfil demográfico, marcado por el envejecimiento de la población y la falta de relevo generacional. Una de las ideas que han reflejado esta tendencia en cartera es Unicharm, el mayor fabricante japonés de pañales: esta compañía ha sabido adaptar su negocio, de manera que ahora la mayor demanda de su producto es para personas mayores, no para bebés.

El problema del envejecimiento poblacional se combina con la ausencia de inmigración. “Incluso para un país como Japón, que tradicionalmente ha estado aislado, el mundo se está volviendo más cercano. Sin embargo, resulta difícil atraer mano de obra extranjera, teniendo en cuenta que la semana laboral suele ser de unas 60 horas”, explica. En esta línea, otro de los objetivos pendientes del Ejecutivo de Abe es incrementar la tasa de natalidad hasta 1,8 hijos por mujer, frente a los 1,4 actuales.

A pesar de estas observaciones, es necesario dejar bien claro que la gestión del BL Equities Japan es eminentemente bottom up, sin visiones top down en la selección de valores. El producto refleja la filosofía de inversión de BLI, centrada en la búsqueda de compañías de buena calidad a un precio razonable en un horizonte de largo plazo.

Así, al igual que pide paciencia a los inversores para ver cómo la tercera flecha de las Abenomics (reformas estructurales) va poco a poco dando resultados, Glod también pide paciencia a los partícipes del BL Equities Japan: “Los inversores deben aceptar que el fondo puede atravesar periodos de comportamiento inferior a la media del mercado: no vamos a cambiar nuestro enfoque, aunque para el caso de Japón sí que es cierto que tenemos que ser prudentes, pues a veces no queda más remedio que vender compañías cuando la tesis no funciona”. Así pues, la máxima que guía al gestor a la hora de realizar su stock picking es “seguir acompañando a la compañía mientras que su equipo directivo siga tomando decisiones que sean correctas”.

 

Profesionales
Productos
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente