¿Por qué fondo de renta variable van a apostar las gestoras en 2015?


La bolsa europea es la gran apuesta de las gestoras internacionales para el 2015. Así lo revela la encuesta realizada por Funds People entre los responsables de las oficinas de 18 firmas extranjeras, en la que se muestra que el 44% de los encuestados señalan un producto de renta variable europea como su favorito para el año que viene. Se trata, sin embargo, de un porcentaje inferior al registrado hace un año, cuando el 53% de los sondeados elegían un producto de bolsa europea como la gran apuesta para 2015. Esto se debe a las mayores expectativas que está despertando la bolsa neoyorkina, como evidencia el hecho de que el 28% de los encuestados hayan señalado a un producto de renta variable estadounidense como su producto estrella para el nuevo año, un porcentaje que es 10 puntos superior al de diciembre de 2013.

Sin embargo, la disyuntiva a la hora de elegir un único producto de la gama de fondos que comercializan en España no solo se limita a elegir entre Europa y Estados Unidos. Tres casas eligen como fondo estrella para 2015 un producto de renta variable global y dos un fondo de bolsa emergente. De la muestra extraída por Funds People también destaca el hecho de que, de todos los responsables de oficina consultados (los mismos que el año anterior), la mitad repite el mismo producto que recomendó hace un año, mientras que el otro 50% elige un nuevo producto. Siguiendo un orden alfabético, los directores generales de las casas consultadas detallan su fondo de renta variable estrella para el próximo año y los motivos que le han llevado a tomar esta elección.

Si Nuria Trio tuviese que decantarse por uno de los productos de la gama de Amundi de cara a 2015, la elección de la directora general adjunta de la gestora sería el Amundi Funds Equity Emerging World. "Creemos que en 2015 habrá oportunidades en renta variable emergente; la caída de los precios de las materias primas proporciona margen de maniobra a los países importadores, especialmente de energía; pero dadas las disparidades económicas y políticas, el enfoque en esta clase de activo debe ser muy selectivo en cuanto a países, sectores y en la selección de valores. El fondo se gestiona de forma proactiva y diversificada basándose principalmente en el análisis fundamental para reflejar las convicciones de un equipo gestor que cuenta con una larga experiencia y todos los recursos del grupo. El riesgo se controla de forma constante para reflejar las convicciones y el nivel de confianza en los escenarios definidos por el equipo inversor, prestando atención asimismo a la liquidez y al riesgo divisa, que se gestiona activamente", explica.

Beatriz Barros de Lis, responsable de AXA Investment Managers para España y Portugal, apuesta por el AXA Rosenberg US Enhanced Index Equity Alpha. "Dentro de la estrategia de renta variable, Estados Unidos siempre debe ocupar una posición en la cartera de cualquier inversor. En estos momentos, Estados Unidos disfruta de unos sólidos fundamentales por lo que muchos inversores están considerando incrementar su exposición a la economía con mayor dinamismo en estos momentos.
Nuestro fondo tiene una trayectoria larga, batiendo al índice de forma consistente, lo cual es muy difícil en el mercado americano de renta variable. El S&P 500 es un mercado muy eficiente que se caracteriza por un elevado nivel de transparencia lo que hace que para los gestores activos sea muy complejo extraer alpha de forma recurrente. Se trata de una alternativa interesante frente a la gestión pasiva. Su componente de enhanced index nos permite generar alpha con un tracking error bajo, con costes inferiores y con todas las ventajas de un fondo de inversión (liquidez diaria, ventajas fiscales, etc.)".

La elección que hace para 2015 Luis Martín, director de Ventas de BlackRock para Iberia, es un producto de renta variable europea, concretamente el BGF European Equity Income, fondo gestionado por Andreas Zoellinger y Alice Gaskell. "Es probable que las prioridades de inversión de los clientes evolucionen a medida que transcurren sus vidas, desde incrementar su patrimonio cuando son más jóvenes hasta la obtención de unos ingresos regulares a fin de satisfacer sus necesidades financieras en una etapa más avanzada de sus vidas. Sin embargo, los tipos de interés bajos y la creciente volatilidad del mercado implican que puede ser necesario encontrar formas nuevas de alcanzar estos objetivos. Para aquellos que estén preparados para asumir el riesgo asociado, parte de la solución podría ser la renta variable que genera rentas", afirma. En este sentido, en la entidad consideran que Europa es un destino de inversión atractivo para los que buscan ingresos por ser un mercado de renta variable extenso y con liquidez, con una rentabilidad por dividendo de los más altos de las regiones desarrolladas y con muchas empresas de calidad y bien dirigidas con exposición al crecimiento internacional.

Sasha Evers, director de BNY Mellon IM para Iberia, elige como producto estrella de renta variable para 2015 el BNY Mellon Long-Term Global Equity. Se trata de un producto gestionado por Walter Scott, la gestora especialista de BNY Mellon especializada en renta variable global. Según explica, el objetivo del fondo es lograr crecimiento de capital a largo plazo invirtiendo en acciones de empresas globales de alta calidad. Su cartera se concentra en 40-60 valores que gestiona bajo una estrategia de ‘comprar y mantener’ a largo plazo dirigida a maximizar el potencial de revalorización de las acciones y de reducir los costes asociados de trading. La rotación anual del fondo es baja (típicamente entre un 15-25%). El estilo de gestión es growth, siempre manteniendo un enfoque en empresas de calidad que, a juicio de los gestores, son aquellas de gran capitalización con un ROE y ROI sostenible de entre un 20-25%. "Nos parece interesante porque la calidad de la cartera se ve reflejada en el buen comportamiento del fondo en momentos de estrés de los mercados financieros, como el actual. Es un fondo que se gestiona de forma activa con un estilo ‘bottom-up stock-picking' y que utiliza el índice MSCI World como indicador de referencia pero sólo a efectos comparativos".

En Deutsche Asset & Wealth Management son optimistas en cuanto a la renta variable para el 2015. "Cabe destacar que habrá una mayor volatilidad, pero pensamos que seguirá habiendo oportunidades muy interesantes en este tipo de activo, principalmente en la renta variable europea, donde podremos hallar las valoraciones más atractivas", asegura Luis Ojeda, responsable de la gestora para España y Portugal. Ante esta perspectiva, su recomendación sería el Deutsche Invest I Top Euroland, fondo de renta variable que invierte en compañías con balances robustos y modelos de negocio sólidos que cuenten con equipos directivos prudentes y cuyos precios de cotización, por razones tácticas, ofrezcan oportunidades de compra con potencial de revalorización a largo plazo. "Esto lleva a una selección de compañías con modelos de negocio que se apoyan en tendencias estructurales de crecimiento y que se encuentran en un punto de inflexión positivo en su dinámica de resultados de negocio (momentum en precio, revisiones de analistas...). De esta forma se construye una cartera de alta convicción (40-60 valores) con apuestas a largo plazo de baja rotación centrada en compañías de crecimiento de calidad, combinada con la gestión activa de sectores y países".

El fondo con el que se queda Sebastián Velasco, director general de Fidelity Worldwide Investment para España y Portugal de cara al 2015 es el Fidelity Funds Global Dividend. El fondo invierte en empresas de todo el mundo que pagan dividendos atractivos. El gestor opina que Estados Unidos es el mercado más caro, mientras que los precios de Europa y los mercados emergentes son más atractivos. En cuanto a Japón, piensa que ha vuelto 'al redil' después de 25 años de moverse en una dinámica diferente. En cualquier caso cree que se pierden matices con estas valoraciones tan generales. Enfatiza que hay que concentrarse en los valores individuales, creando así una cartera basada en los fundamentales. El gestor centra su esfuerzo en identificar empresas cuyos beneficios le parecen sostenibles, para así respaldar dividendos saludables y regulares. Es relativamente cauto sobre el conjunto del mercado, pero sigue encontrando valores con un perfil de riesgo-rentabilidad atractivo.

Ramón Pereira apuesta para el próximo año por la renta variable estadounidense, concretamente por el Franklin US Opportunities. El responsable de la oficina de Franklin Templeton para Iberia considera que Estados Unidos se encuentra en medio de un renacimiento manufacturero, lo cual será un catalizador para su mercado. "De la mano del shale gas, el shale oil, el abaratamiento de la energía y la percepción de que el abastecimiento estará asegurado durante los próximos años, muchas industrias han repatriado sus factorías a suelo americano. Si miramos las valoraciones podemos pensar que la bolsa está ya a precios razonablemente altos, pero si consideramos que la economía va a seguir creciendo y con ella los beneficios empresariales las expectativas de las bolsas son bastante positivas para los próximos años. Desde Franklin Templeton consideramos que este renacimiento manufacturero irá muy ligado al desarrollo tecnológico. Por ello, apostamos por un fondo como el Franklin US Opportunities, un fondo growth con un sesgo importante a la tecnología y la innovación".

La apuesta de Lucía Catalán en renta variable es el GS US CORE. La directora general de Goldman Sachs AM para Iberia y Latinoamérica recomienda este producto como posición estructural para las carteras. Su objetivo es batir anualmente al índice S&P 500 con una volatilidad del 2,5%. Destaca su diversificación: tiene actualmente 133 posiciones, siendo un producto neutral por estilo y sector. El fondo ha logrado batir al índice en el 2013 y 2014 y se encuentra entre los mejores de su universo por rentabilidad a 1 y 3 años. "Seguimos manteniendo una visión positiva sobre el crecimiento de la economia estadounidense, que esperamos crezca por encima del 3% en el 2015. Creemos que el S&P 500 continuará su senda alcista en los próximos 12 meses. Dos terceras partes de las ventas de las compañías que conforman el S&P 500 provienen del mercado doméstico, y estimamos que se verán impactadas de forma marginal por un menor crecimiento internacional, un dólar mas fuerte y por la caída de precios del petróleo. Nuestra visión es que un crecimiento consistente en Estados Unidos y un nivel de tasas a niveles bajos, ayudará a mantener las valoraciones bursátiles estables, con lo que el mercado debería subir en línea con los beneficios empresariales".

Íñigo Escudero se decanta por el Invesco Pan European Equity. Según explica el director de Ventas y de Servicio al Cliente para Iberia y Latinoamérica de Invesco, este fondo invierte en renta variable europea con un estilo blend/core y una gestión puramente fundamental: combina un análisis top-down y bottom-up centrado en buscar las ineficiencias del mercado a través de las valoraciones, primando la consistencia. "Las principales ventajas del fondo son la calidad del equipo gestor, la flexibilidad y convicción en la gestión, que permite a los gestores estar presentes solo donde realmente ven valor (sin limitaciones geográficas o sectoriales) y la consistencia. El fondo ha batido al índice de referencia en 10 de los últimos 11 años (desde que John Surplice y Martin Walker asumieron la gestión) y es cuartil 1 a 3, 5 y 10 años, lo que demuestra su consistencia independientemente del momento de mercado. Creemos que la renta variable europea sigue siendo una buena opción para 2015, ya que el crecimiento económico (bajo, pero no negativo), la debilidad del euro frente al dólar que aporta competitividad y el hecho de que las valoraciones de las empresas europeas ajustadas al ciclo económico siguen siendo atractivas (cotizando con importantes descuentos respecto a sus medias a largo plazo); son razones más que suficientes para ser optimistas en este activo".

Javier Dorado, responsable de J.P.Morgan AM para España y Portugal, elige el JPM Europe Equity. "Durante los últimos años el mercado de renta variable americano ha mostrado un comportamiento muy superior al europeo, gracias a un entorno macroeconómico más favorable, una política monetaria muy agresiva y una fuerte recuperación de los resultados empresariales. Durante este periodo, Europa ha sufrido varias crisis institucionales, que llegaron incluso a cuestionar la viabilidad del proyecto económico y político de la Unión, y también económicas, arrastrando a la recesión a muchas de sus países miembros. Ahora estamos ante un escenario donde el crecimiento en Europa va a ser moderado, pero suficiente como para permitir que las empresas crezcan en un entorno favorable. Las valoraciones del mercado europeo son atractivas y por fin el BCE parece decidido a mover ficha, por todas estas razones pensamos que el mercado europeo puede comportarse bien en el medio plazo. El JPM Europe Equity es un fondo con excelentes rentabilidades, un equipo con sobrada experiencia y un proceso de inversión de contrastada solvencia. Es una estrategia “core” que persigue batir a su índice de referencia con un estricto control del riesgo", explica Dorado.

La gran apuesta en renta variable para 2015 de Javier Mallo, responsable de ventas de Legg Mason Global AM para España y Portugal es el Legg Mason Clearbridge US Aggressive Growth, fondo de renta variable estadounidense gestionado por el mismo equipo desde hace 30 años y con una filosofía de inversión centrada en la búsqueda de compañías que el gestor piensa que va a tener un crecimiento sostenible a 10 años vista, a las que una vez analizado su balance, se aplica un proceso de valoración que desde la entidad califican como de muy estricto. En este sentido, Mallo destaca que los gestores Evan Bauman y Richie Freeman han sido capaces de batir a su índice de referencia (el Russell 3000 Growth Index) y al S&P 500 desde el lanzamiento del fondo, y que el producto está posicionado en el primer cuartil de rentabilidad en todos los periodos.

La elección de cara al próximo año de Ignacio Rodríguez Añino, director de Ventas de M&G Investments para España, Portugal y Chile, es el M&G Global Dividend. "Se anticipa un año marcado por la volatilidad en los mercados pero acompañados de un panorama más positivo y de crecimiento en general, aunque a menor ritmo. Una buena propuesta es este fondo de renta variable gestionado por Stuart Rhodes, que hace frente a esta incertidumbre centrándose en las 50 compañías que ofrecen un potencial para generar dividendos crecientes a largo plazo, aplicando una filosofía de inversión que tiene como objetivo proteger a los inversores de las caídas puntuales de los mercados pero aprovechando también las alzas". Es un fondo muy diversificado tanto a nivel sectorial como geográfico, y muy flexible. "Con la expectativa de crecimiento de flujo de caja en varias compañías, este fondo se perfila como una buena apuesta para el año venidero, sobre todo para inversores que estén enfocados en el largo plazo y quieran posicionarse con ventaja frente a los vaivenes del mercado", explica Añino.

Kyril Saxe-Coburg, responsable de Man para España y Portugal, apuesta por el GLG European Equity. "A pesar de que 2014 no ha sido un año tan bueno para la renta variable europea como cabía esperar, sí que ha habido dispersión de retornos, lo cual ha puesto de relieve la capacidad de selección de valores de algunos gestores. Esperamos mejores rentabilidades en renta variable europea en 2015, lo que acentuará la ventaja de invertir con un buen gestor". Según explica, GLG European Equity es un fondo europeo gestionado por dos co-gestores que a su vez se nutren de las mejores ideas del equipo de gestión de GLG Partners. Este equipo está compuesto por más de 40 profesionales tanto en renta fija, renta variable long only y renta variable long/short, y en él se fomenta la comunicación de modo que todos tengan acceso a las ideas y visión del resto. Su actual gestor, Ben Funnel, tomó las riendas del fondo en julio de 2012. Desde entonces se gestiona en base a las mejores ideas del equipo con especialización sectorial y se aplica un proceso interno  de optimización de valores.

"Creemos que nos encontramos en un buen momento para entrar en renta variable europea, porque ofrecen valoraciones atractivas que consideramos otorgan una buena oportunidad a largo plazo frente a otros mercados. La clave es conseguir controlar la volatilidad y gestionar el riesgo, que son dos de las mayores preocupaciones de los inversores en la actualidad, como reflejaba la última encuesta a inversores de Natixis Global AM", asegura Sophie del Campo. El fondo por el que apuesta la directora general de la entidad para Iberia, Latinoamérica y US Offshore para 2015 es el Seeyond Europe Min Variance, producto que selecciona las acciones menos volátiles de Europa, y menos correlacionadas entre sí. "Esta estrategia permite al inversor controlar el riesgo, a través de una cartera invertida 100% en acciones, pero construida de manera sistemática seleccionando las compañías europeas que ofrecen la menor volatilidad. El fondo está gestionado por los mayores expertos de volatilidad del mercado en Seeyond, el área dedicada a la volatilidad de Natixis AM. Consideramos que es un buen momento de entrada, ya que el perfil adaptativo del fondo, que combina tanto las volatilidades a largo plazo, como las de corto plazo, hace que sea capaz de salir de los sectores que están entrando en burbuja, y favorezca aquellos que se han quedado atrás.

La gran apuesta para 2015 de Laura Donzella, responsable de Ventas de Nordea para Iberia y Latinoamérica, es el Nordea 1 – Emerging Stars Equity Fund. Se trata de un fondo de mercados emergentes globales que invierte en las empresas mejor posicionadas para aprovechar las oportunidades de crecimiento estructural generadas por los cambios demográficos, tecnológicos,  de sostenibilidad y la globalización. Su proceso de inversión combina el análisis fundamental bottom-up con un filtro activo de criterios medio ambientales, de responsabilidad social y de gobernanza corporativa (ESG) que ayuda a identificar y gestionar mejor los riesgos típicos de mercados emergentes. "En un entorno lleno de incertidumbres económicas (precio del petróleo), políticas (elecciones) o sociales (protestas pro-democracia), el viejo enfoque de inversión en mercados emergentes (BRICS) no parece atractivo para los inversores. Una cartera concentrada de empresas de crecimiento (GARP) con un sesgo de alta calidad, es la mejor manera de ganar exposición al potencial alcista a largo plazo que es independiente del ruido del mercado a corto", asegura Donzella.

La bolsa americana ha marcado máximos en 2014. Se ha beneficiado de un mayor crecimiento de la economía americana y de un ritmo más lento en el crecimiento de las economías europea y japonesa. Es un hecho que ha sido la bolsa dentro del mundo desarrollado que mejor sigue comportándose a pesar de que la bolsa favorita para la mayoría de las casas en 2014 era la europea frente a la americana. La visión de Almudena Mendaza, responsable de Ventas de clientes de banca privada y distribución de Pioneer Investments (derecha), y Teresa Molins, directora de Ventas de clientes institucionales de la entidad, es que la economía americana se está convirtiendo a nivel energético en una economía casi autosuficiente debido a todos los avances tecnológicos que ha ido acometiendo en los últimos años y al shale gas, mientras que las medidas de política monetaria tomadas por parte de los distintos bancos centrales están apoyando al dólar, así que un inversor europeo podría beneficiarse de una apreciación del dólar frente al euro. Su propuesta es el Pioneer Funds-U.S. Fundamental Growth. "Su estilo de gestión se puede comparar con los andares de una tortuga: lento, pero firme y constante. Se trata de una cartera concentrada de 35 a 40 valores. Selecciona compañías con sesgo de crecimiento, que sean capaces de generar fuertes retornos sobre el capital a lo largo del tiempo y de mucha calidad. Tiene un especial enfoque en la calidad del crecimiento y su sostenibilidad, y no tanto en el crecimiento del BPA. "El Pioneer Funds – U.S. Fundamental Growth está pensado más que para destacar en las subidas del mercado, para resistir bien en los momentos de caída. Este sería uno de los puntos fuertes de este fondo".

La renta variable se mantiene como el activo favorito para el 2015 de Carla Bergareche, directora general de Schroders para España y Portugal. "Dentro de la renta variable una de nuestras apuestas es la europea, ya que consideramos que se están dando unas condiciones favorables para este mercado: el debilitamiento del euro, positivo para las compañías exportadoras, el impacto de las medidas reformistas en algunos países periféricos (sobre todo España y Portugal), un sistema financiero que tras el último AQR parece tener sus necesidades de capital cubiertas para reactivar el crédito en Europa, y el apoyo del BCE. Ante estos acontecimientos creemos que la selección de valores sigue siendo esencial. El Schroder ISF European Opportunities, gestionado por Steve Cordell, es una buena elección dentro de este activo ya que combina el posicionamiento de cada país en el ciclo económico junto con un riguroso procedimiento de selección de activos. El gestor divide el universo de valores en siete sectores (crecimiento, crecimiento defensivo, valor defensivo, servicios financieros, consumo cíclico, materias primas cíclicas e industriales cíclicos) y dependiendo de dónde nos encontremos en el ciclo económico, así se ponderarán los valores. Por ejemplo, los valores cíclicos guardan una correlación positiva con el ciclo económico y están sobreponderados en las fases de recuperación y expansión. Los valores defensivos guardan una correlación negativa con el ciclo económico y se infraponderan en las fases de desaceleración y recesión. Este enfoque único nos permite adaptarnos a los cambios de ciclo".

La elección en renta variable de Juan Infante es el UBS (Lux) Equity Sicav - European Opportunity Unconstrained. El responsable de UBS Global AM para Iberia explica que se trata de un fondo de gestión activa que invierte principalmente en acciones europeas de grandes compañías pudiendo también incluir en la cartera empresas de pequeña y mediana capitalización. "El fondo cuenta con gran liquidez y en su estrategia está permitido el uso de derivados. Han existido muchas oportunidades en la eurozona a lo largo de esta crisis de deuda y el hecho de poder tener posiciones cortas ha ayudado tremendamente  a proteger la rentabilidad de la cartera", asegura. El proceso de inversión se basa en tres pilares: análisis fundamental, análisis cualitativo y análisis cuantitativo. Su objetivo es encontrar las mejores oportunidades en el mercado a través de una serie de fuentes de información, sin restricciones de países o sectores.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas