Por qué comprar el último fondo con el mejor rendimiento es un error


Si nuestro objetivo como inversores es maximizar la rentabilidad, resulta lógico invertir en aquellos fondos que hayan demostrado una rentabilidad superior en el pasado reciente. Al menos ese es el razonamiento que parecen seguir muchos inversores, tanto retail como institucionales. Pero se equivocan.

Para demostrarlo, Vanguard ha comparado dos estrategias de inversión en renta variable estadounidense: por un lado, una estrategia que invirtió en los últimos fondos más rentables del periodo 2004-2013 y, por otro, una estrategia de tipo comprar y mantener (buy-and-hold) durante el mismo periodo. El análisis demuestra la segunda estrategia resulta claramente superior en los nueve estilos de inversión que establece Morningstar en renta variable:

Vanguard_buy-and-hold

Y eso sin incluir el impacto de los costes fiscales y de transacción. “De haberlos incluido, es probable que los resultados de las estrategias que persiguen activamente la rentabilidad hubiesen sido aún peores en comparación con las estrategias de comprar y mantener”, lo que, en opinión de los autores del estudio, subraya la importancia de “seleccionar fondos a partir de una combinación de factores cualitativos y cuantitativos y mantener un enfoque disciplinado y a largo plazo”, evitando la tentación de perseguir las rentabilidades más altas –o, peor, de salirse del mercado– en los periodos más complicados.

Y es que, como nos recuerda el aviso habitual en cualquier documento sobre fondos de inversión, las rentabilidades pasadas no garantizan ni son indicativas de rentabilidades futuras. “En teoría, una estrategia basada en la búsqueda de rentabilidad reciente tendrá éxito si la rentabilidad pasada sirve como indicador de la rentabilidad futura”, es decir, “si la rentabilidad superior es persistente (se repite de forma constante) año tras año” explican los analistas de Vanguard. “Los inversores que persiguen las rentabilidades más altas están asumiendo, implícita o explícitamente, una fuerte persistencia de las rentabilidades en el tiempo”.

Sin embargo, son numerosos los estudios que ponen de manifiesto la dificultad de que un producto se mantenga en el primer cuartil de rentabilidad a largo plazo: “De los 678 fondos de renta variable estadounidense que se situaban en el primer cuartil en septiembre de 2013, solo un 4,28% mantenía esa posición en septiembre de 2015”, señala un reciente informe de S&P Dow Jones Indices. Si el periodo de análisis se amplía hasta los cinco años “ninguno de los fondos que invierten en empresas de gran o mediana capitalización logró mantenerse en el primer cuartil” (leer más sobre el error que supone centrarse solo en los productos del primer cuartil a la hora de seleccionar fondos).

Otro informe, esta vez de Morningstar, concluye que, “en general, parece que la consistencia de las rentabilidades a corto plazo –entre fondos estadounidenses de renta variable– responde más a las diferencias de momentum que a las diferencias en la habilidad del gestor” (leer más sobre los factores que diferencian a los fondos de mayor éxito por rentabilidad).

Consistentes Funds People

En Funds People, nos hemos fijado en aquellos fondos que sí demuestran consistencia en las rentabilidades destacándolos con el sello Consistentes Funds People. Utilizando un modelo propio, se han identificado 457 productos registrados en el mercado español que merecen esta distinción y que pueden consultarse en la sección Productos de la web. Conozca qué hay detrás de un producto con el sello Consistentes Funds People.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído