Por primera vez en la última década todas las categorías de fondos españoles pierden dinero


El 2018 quedará en los anales de la historia de los fondos de inversión como el peor año en términos de rentabilidad desde 2008. Una caída media del 4,63% supone la peor cifra desde la crisis de Lehman Brothers, cuando cayeron un 5,59%.

Sin embargo, la particularidad de este año es que todas las categorías de fondos españoles pierden dinero. Frente a un 2017 y 2016 donde apenas cayeron los monetarios, en 2018 todos los tipos de fondos disponibles en España sufren perdidas, superando el 10% en las categorías de renta variable, de entre el 4% y el 7% en los mixtos, globales y retorno absoluto, y por encima del 1% en renta fija. En el caso de los monetarios, a diferencia que el año pasado, son los que menos caen, un 0,5%.

Pero para entender la magnitud de los datos hay que echar la vista atrás en los últimos 10 años. Incluso en el peor año desde 2008, los fondos monetarios consiguieron terminar el año en positivo, con un 2,44% de media. En renta fija euro, tanto a corto como a largo plazo, también alcanzaron resultados positivos, quedándose solo en negativo los fondos de renta fija internacional y siendo la media de la categoría de renta fija positiva.  

En este sentido, supone el fin a 10 años de rentabilidades positivas en renta fija. De todas maneras, habrá que esperar a ver el informe general para poder comparar las rentabilidades de 2018 de las categorías de renta fija de forma desagregada y  conocer si existe alguna subcategoría acaba en positivo.

En bolsa, es más habitual ver años buenos y malos. Sin embargo, una vez más vuelve a ser positivo la gestión de los fondos de bolsa española frente al índice. Según datos del avance, la caída media de la categoría asciende al 11,64%, cuando el Ibex 35 cae a día de hoy cerca del 16%. Desde 2011, esta categoría había finalizado el año siempre con subidas. Junto a 2010 y 2008, el 2018 supone el cuarto año en negativo para esta categoría de la última década.

Similitud con 2011 y 2008

El año que acaba tiene cierta similitud con 2011 y 2008. Salvo la renta fija y los monetarios, que sí consiguieron aguantar estos años sin caídas, el resto de categorías también finalizaron en números rojos. No obstante, en 2008 el descenso fue mucho más acentuado, con derrumbes del 40% en el caso de los fondos de bolsa, frente a caídas en torno al 12% de este año. Incluso del 21% y 8% en los mixtos de renta variable y fija, frente al 6% y 4% de los últimos doce meses. En el caso de los globales llegaron a bajar un 13%, el doble que este año.

Hay que destacar especialmente estas categorías, junto con el retorno absoluto, porque reúnen un 46% del patrimonio total de la industria de fondos españolas. Entre ellos están las famosas gamas de perfilados. De los últimos 10 años, sólo en 2015, los mixtos de renta fija y variable no pudieron terminar el año en positivo, aunque en sendos casos se quedaron prácticamente igual, siendo la caída de apenas un 0,02% y 0,05%, respectivamente. Globales y retorno absoluto no perdían desde 2011.

Como dato alentador, tanto en 2011, donde los resultados fueron prácticamente idénticos a los de 2018, como en 2008, el año siguiente fue positivo para todas las categorías.

Noticias relacionadas