¿Por dónde ha venido la recuperación patrimonial de las IIC extranjeras en España en los últimos cinco años?


La distribución de fondos y sicav internacionales en España atraviesa un buen momento. Los más de 70.000 millones de euros en fondos y sicav internacionales en manos del inversor español hace que los mínimos patrimoniales tocados en 2009 parezcan quedar ya muy lejos. En los últimos cinco años, el crecimiento del volumen de activos de estos productos se ha cuadriplicado, lo cual ha ido acompañado además de un incremento de la cuota de mercado, que actualmente se sitúa en máximos históricos, representando el 27% del volumen en inversión colectiva en España. Las entidades internacionales han sabido dar respuesta a las ineficiencias creadas tras la crisis de Lehman Brothers y el caso Madoff en 2008, primero con fondos de renta fija, luego con productos mixtos y últimamente a través de la gama de renta variable.

Desde que se registraron los mínimos de mercado, Ignacio Rodríguez Añino, responsable de M&G Investments para Iberia y Chile, considera que hay dos aspectos relevantes a destacar: de un lado, el buen comportamiento tanto de la renta fija como de la renta variable, que han hecho crecer el capital. Del otro, que los fondos hayan vuelto a ser uno de los productos favoritos de los inversores. “Las gestoras españolas han tendido a vender productos sin riesgo (monetarios, garantizados y similares), mientras que las extranjeras se han posicionado con productos de más riesgo”, afirma. En el caso de la gestora británica, los productos que más han crecido han sido, principalmente, el M&G Optimal Income, el M&G European Corporate Bond Fund, el M&G Global Dividend y el M&G Global Convertibles.

¿Por dónde ha venido el crecimiento?

"A lo largo de la crisis financiera, la pérdida de confianza en la industria por parte de los inversores tuvo una repercusión negativa en el sector". Así lo atestigua Armando Senra, responsable de BlackRock en Iberia y Latinoamérica, quien considera que “estamos viendo que esta confianza se ha ido recuperando poco a poco, contribuyendo al crecimiento positivo registrado por el sector en 2013 y los primeros meses de 2014”. Pero… ¿por dónde ha venido la recuperación patrimonial de las IIC extranjeras en España? No hay una respuesta única a esta pregunta, ya que depende de cada entidad y de los procesos de crecimiento orgánico en los que se haya visto inmersa cada una de ellas. En el caso de BlackRock, por ejemplo, las compras en 2009 de Barclays Global Investor (BGI) e iShares consolidaron a la entidad como la primera gestora por volumen de activos tanto a nivel mundial como en España.

Actualmente, el patrimonio de la gestora en el país asciende a los 8.283 millones de euros (5.342 millones en productos de gestión activa y 3.128 en ETF, con datos de Inverco a cierre de 2013). “Durante los últimos años, en España hemos visto una fuerte demanda por fondos que invierten en renta fija y renta variable, especialmente europea, fondos multiactivo y de retorno absoluto, en concreto el BSF Fixed Income Strategies Fund, el BGF Euro-Markets Fund, el BGF Euro Short Duration Bond Fund y el BGF Global Allocation Fund. También hemos presenciado mucha demanda hacia nuestro abanico de productos cotizados, incluidos aquellos que invierten en Europa, Estados Unidos y mercados emergentes, tales como el iShares S&P 500 UCITS ETF, el iShares Euro Stoxx 50 UCITS ETF y el iShares Euro Corporate Bond Large Cap UCITS ETF”, explica el responsable (leer entrevista a Armando Senra).

En algunos casos, las acciones han tenido un mayor peso en el crecimiento patrimonial de la entidad. Un ejemplo sería Fidelity. Según explican desde la firma, “el crecimiento ha venido dado sobre todo por el lado de la renta variable, aunque la renta fija ha incrementado su peso en los activos que gestionamos desde algo menos del 20% en marzo de 2009 hasta el 30% en estos momentos”. En cuanto a los fondos de la firma que más han crecido en este periodo, los cinco primeros en este periodo han sido -de mayor a menor crecimiento- el FF Iberia, el FF European High Yield Fund, el FF America Fund, el FF Euro Blue Chip y el FAST Europe. En el caso de GSAM, por el contrario, el incremento del volumen patrimonial ha venido principalmente por la renta fija, concretamente por el GS Global High Yield, el fondo que, según Lucía Catalán, directora de GSAM para Iberia, ha sido el producto de mayor éxito en términos de demanda por parte de los clientes en los años que van desde 2009 a 2014.

Sin embargo, no ha sido el único. En renta variable, los productos estrella han sido el GS Japan, el GS US CORE y el GS N-11. Más recientemente, la firma ha apreciado demanda en España en tres fondos de retorno absoluto: el GS Global Strategic Income, el GS Strategic Absolute Return I y el GS Strategic Absolute Return II (leer entrevista con Lucía Catalán). Tanto en el caso de Fidelity como en el de GSAM se ha producido una tendencia durante los últimos años a la diversificación del patrimonio en diferentes productos. "En el caso de Fidelity, ningún fondo representa más del 10% del total", explica Sebastián Velasco, responsable de la gestora para Iberia (leer entrevista con Sebastián Velasco). En el caso de GSAM, se produce un fenómeno similar. “El negocio de GSAM en España ha evolucionado. Ahora, nuestro modelo de negocio está más diversificado en cuanto a clientes, pero también en cuanto al mix de producto. Hace unos años, las ventas se concentraban en ciertos fondos, pero ahora ya no es así”, afirma Catalán.

Aunque el crecimiento patrimonial durante estos cinco años ha venido tanto por el lado de la renta variable como de la renta fija, en términos generales sí puede hablarse de un sesgo del interés del inversor hacia los productos que invierten en bonos. En este sentido, una de las tendencias que se han apreciado durante los últimos años ha sido el mayor interés por productos de renta fija globales y flexibles. De hecho, este ha sido un importante motor de crecimiento para firmas como Franklin Templeton. "La recuperación patrimonial experimentada en los últimos años ha sido impulsada principalmente por la categoría de renta fija global (Templeton Global Bond y Templeton Global Total Return), si bien también hemos tenido un crecimiento muy importante en renta variable, tanto Emergente (Templeton Asian Growth) como de países desarrollados (Franklin US Opportunities y Franklin Mutual European)”, explican desde la entidad.

¿Por qué gana atractivo el producto fondo?

Pero… ¿qué habría provocado el mayor interés de los inversores por el producto fondo? Almudena Mendaza, directora de Ventas de Clientes de Banca Privada y Distribución de Pioneer Investments, y Teresa Molins, directora de Ventas Institucional, creen que el entorno continuado de bajos tipos de interés de los últimos años ha sido un factor que ha propiciado el aumento en el patrimonio registrado de las distintas gestoras en España. La pérdida de atractivo de los depósitos, con unos tipos de interés en mínimos históricos y unas letras del Tesoro que apenas alcanzaban el 1% de rentabilidad, llevó a los inversores a buscar otras fuentes de rentabilidad, provocando el trasvase de dinero hacia los fondos de inversión, particularmente a los fondos de renta fija. Muchos de los fondos de este tipo de activo lograron ofrecer rentabilidades muy atractivas incrementando la popularidad de estos productos”. 

En el caso de la gestora italiana, el crecimiento patrimonial durante los últimos cinco años ha venido por el lado del Pioneer Funds-Euro Aggregate Bond, el Pioneer Funds-Euro Corporate Short Term y el Pioneer Funds-Strategic Income. No obstante, durante el último año en la gestora han apreciado un incremento del apetito por el riesgo de los inversores, como evidencian las entradas en fondos de renta variable como el Pioneer Funds-US Fundamental Growth, el Pioneer Funds-US Research o el Pioneer Funds-Euroland Equity.

Cinco años dan para mucho y la tendencia al alza no ha seguido una línea recta

En estos cinco años han sucedido muchas cosas, que han hecho que la positiva tendencia mostrada por la industria internacional no haya seguido una línea recta. Esto es algo que han vivido el grueso de entidades, entre ellas Amundi. Según revela Nuria Trio, directora general adjunta de Amundi Iberia, “salvo en el caso del fondo First Eagle Amundi International, que ha recibido entradas constantes año tras año gracias a su capacidad para generar rentabilidad, en la gestora no podríamos hablar de entradas constantes en las mismas clases de activos o fondos de inversión concretos de forma continua a lo largo de todo este periodo”.

Trio explica que en los primeros años de este periodo, la mayoría de flujos han entrado en productos defensivos: monetarios (Amundi Funds Cash Euro), renta fija corto plazo (SG Oblig Corporate 1-3), high yield (Amundi Funds Bond Euro High Yield) o bonos ligados a la inflación. “También los productos de retorno absoluto de volatilidad funcionaron muy bien (Amundi Funds Absolute Volatility Euro Equities y Amundi Funds Absolute Volatility World Equities)”. En los dos últimos años en la firma han apreciado una rotación hacia activos de algo más de riesgo, al percibir entradas en productos de renta variable como el Amundi Funds Equities US Relative Value o productos de gestión pasiva. En renta fija las últimas mayores entradas se concentran en renta fija global y flexible, como el Amundi Funds Bond Global Aggregate.

España, un mercado cada vez más importante

El mercado español ha ido creciendo a lo largo de los últimos años en importancia. Así lo reconocen desde Nordea, firma que desde 2009 nombró a Laura Donzella para dedicarse en exclusiva a este mercado. Durante este tiempo, la firma nórdica ha percibido interés en soluciones defensivas, centradas en la protección del capital y el bajo riesgo, concretamente en el Nordea 1-Stable Return Fund y en el Nordea 1-Global Stable Equity Fund. Esta mayor importancia de España ha hecho que durante estos cinco años algunas entidades desembarcasen en el país, con la apertura de oficina. Una de ellas ha sido Natixis Global AM, que abrió oficina en plena crisis financiera, en 2011.

“Desde entonces el balance de nuestra actividad ha sido muy positivo. Hemos tenido muy buena acogida por parte de los inversores en España que buscan entidades internacionales con una oferta especializada: en menos de tres años hemos implantado nuestro modelo de negocio multigestora y puesto en marcha nuestra actividad en Portugal y en Latinoamérica. Hemos cerrado más de 60 acuerdos de distribución con diferentes firmas nacionales e internacionales y lanzado una amplia oferta de productos de inversión”, explica Sophie del Campo, directora general de la entidad para Iberia y Latinoamérica. En este periodo, los fondos más demandados por sus clientes han sido uno de renta fija -el Natixis Credit Euro 1-3- un mixto –el Loomis Sayles Multisector Income- y dos de renta variable -el Harris Global Equity y el Seeyond Europe Min Variance-. (Leer entrevista con Sophie del Campo).

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído