¿Podrá resistir PIMCO los flujos de salida del Total Return y garantizar niveles adecuados de liquidez? Morningstar responde


La salida de Bill Gross de la gestora que fundó hace más de 40 años ha acentuado los flujos de salida que estaba experimentando el PIMCO Total Return. Así, septiembre ha terminado como el 17º mes consecutivo de salidas de capital del fondo, que lleva sufriendo reembolsos desde el “taper tantrum” de mayo de 2013… con la peculiaridad de que las salidas en el mes ya terminado han recuperado fuerza. Los cálculos de Morningstar apuntan a unos flujos de salida de 17.900 millones de dólares en septiembre, cifra que no incluye los cerca de 5.600 millones de dólares en reembolsos registrados el 30 de septiembre, puesto que no se procesó esta cifra hasta el cierre del mes.

Es decir, en total el PIMCOTotal Return ha perdido 23.500 millones de dólares en un solo mes, a cuenta de la marcha de Bill Gross para incorporarse a Janus Capital. Asimismo, el ETF que replica la estrategia del fondo insignia (sometido a una investigación de la SEC por sospecha de manipulación de precios) perdió un 13% el viernes 26 de septiembre, un 3% el lunes y el martes siguientes y un 1% el 1 de octubre, miércoles. Desde Morningstar consideran que “esta cifra también es consistente con nuestro cálculo de que los inversores retiraron en torno a 20.000 millones de dólares del fondo PIMCO Total Return entre el viernes 26 de septiembre y el miércoles 1 de octubre”. Es decir, que de las salidas acumuladas por el producto en el mes, un 85% se produjeron en cuatro días.

Asimismo, este capital equivale al 8% de los activos bajo gestión del fondo. “Durante los últimos diez años, los reembolsos nunca habían superado el 3% en un mes, y sumaron un 9% durante el periodo de tres meses en el verano de 2013”, indican desde la firma.

Gestión de la liquidez

El interrogante que abren las salidas de dinero es si PIMCO va a ser capaz de seguir gestionando adecuadamente la estrategia sin hacer que los partícipes que han optado por quedarse sufran. La estimación de Morningstar es que, a finales de agosto, la cartera del PIMCO Total Return tenía 80.000 millones de dólares en activos muy líquidos, distribuidos de esta forma: un 16% en deuda soberana, un 16% en deuda corporativa a corto plazo, un 1% en hipotecas de corto plazo y un 3% en ABS de corto plazo. Esto supone un 36% de los 222.000 millones en activos bajo gestión que tenía el fondo en agosto.

A esta proporción se le deben añadir posiciones en otros activos de mayor duración pero con niveles aceptables de liquidez. Morningstar calcula que el fondo tenía unos 29.000 millones de dólares en titulizaciones respaldadas por agencias y TBAs. También se ha de recordar que, en términos de liquidez, la estrategia se beneficia del cobro de cupones, cancelaciones de hipotecas y bonos ejecutados.

“Hay razones para creer que PIMCO liquidó una porción de la cartera para incrementar su posición a activos equivalentes a efectivo en cerca de un 10% recientemente, pero es difícil asignar el efecto de esa liquidación o cuál es la posición exacta de liquidez del fondo dados los fuertes reembolsos diarios”, indican desde Morningstar. Sus analistas consideran que “la situación podría volverse mucho más desafiante en las próximas semanas o meses si se aceleran los reembolsos”.

En su opinión, el efecto de los constantes flujos de salida “podría incrementar el tamaño relativo de las posiciones menos líquidas del fondo, aunque las posiciones combinadas del PIMCO Total Return en las menos líquidas titulizaciones no respaldadas por agencias y en hig yield suponían un 10% ó 15% de los activos recientemente”. Desde el lado gestor, en la firma de consultoría recuerdan que en PIMCO tienen una política de transacciones interfondos, por lo que consideran difícil evaluar de qué manera podría mitigarse el efecto de las ventas del PIMCO Total Return. No obstante, su pronóstico es optimista: “Esperamos que el fondo y el mercado sean capaces de lidiar con reembolsos significativos”.

El papel de los institucionales

Con todo, pese a la fuga de partícipes, desde Morningstar recuerdan que el PIMCO Total Return sigue siendo el fondo de renta fija de mayor tamaño del mundo, con cerca de 200.000 millones de dólares en activos bajo gestión; se ha de tener en cuenta que la estrategia registró máximos históricos en abril de 2013, cuando cerró el mes con un patrimonio de 293.000 millones de dólares. De acuerdo con la media histórica de los cinco años previos al máximo, el fondo había sido capaz de atraer 1.500 millones en suscripciones netas al mes.

A estos 200.000 millones se les debe sumar el dinero gestionado para mandatos; tomando como referencia los datos al cierre de 2013, la estrategia gestiona en total en torno a 400.000 millones de dólares, lo que supone más de una cuarta parte de todos los activos a nivel global de la gestora con sede en Newport Beach.

Desde Morningstar resaltan el papel fundamental de los inversores institucionales para mantener la estabilidad del fondo. Cabe recordar que esta clase de clientes toman decisiones de inversión sobre horizontes de largo plazo, habitualmente cuentan con una tropa de asesores y con comités de inversión que monitorizan los activos o vehículos donde se ha depositado el dinero, así como de gestores que vigilan de cerca las estrategias.

“Toma tiempo empezar una relación de negocios con un nuevo gestor finalmente para mover el dinero. Cuando el dinero se traslada, lo hace de forma ordenada. Por tanto, es improbable que PIMCO pierda ya un número significativo de cuentas gestionadas separadamente”, observan desde Morningstar. Por otra parte, de perder a clientes institucionales, consideran que “la transición se hará de una forma planificada que busque minimizar esta interrupción”. Teniendo en cuenta que las agendas que manejan los inversores institucionales son diferentes a las de los minoristas, concluyen que “es improbable que un gran número de cuentas salgan al mismo tiempo”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído