¿Podemos convertir a la volatilidad de los mercados en nuestra aliada?


En una situación como la que estamos viviendo donde la liquidez, la transparencia y la cercanía hacia las inversiones es un valor imprescindible, después de las desagradables experiencias recientemente vividas, el rango de activos “elegibles” para que los inversores se atrevan a depositar su dinero se ha estrechado considerablemente. Adicionalmente, los mercados han pasado de registrar las volatilidades más bajas de la historia a regresar hacia los niveles más elevados en muchos años lo que tampoco incita a tomar posiciones estables en casi ninguna clase de activo.

¿Qué hacer entonces con el dinero si encima las inversiones consideradas sin riesgo se apresuran hacia cotas cercanas al 0%? Hemos intentado aportar algunas ideas desde este blog desde que comenzó el año y hoy nos gustaría introducir otra. ¿Podemos aprovechar estos niveles de alta volatilidad para sacar provecho de ella en nuestro favor invirtiendo a través de fondos de inversión? La respuesta es afirmativa, la volatilidad es un activo invertible a través del mercado de opciones, ya que comprando o vendiendo opciones y cubriendo el riesgo del subyacente y de tipo de interés aislaríamos la volatilidad implícita existente para un activo y a un plazo determinado. Además, la volatilidad tiene la característica adicional de ser una variable estadística que tiende a la media lo cual permite estrategias de arbitraje tanto direccionales como no direccionales.

Por supuesto, es fundamental que, para cumplir con los requisitos de transparencia y liquidez que comentaba al inicio, los instrumentos en los que invierta el fondo coticen en mercados líquidos y profundos, con acceso a valoraciones mark-to-market precisas y que liquiden a través de cámaras de compensación oficiales. En próximas entradas os iremos desvelando algunas de las estrategias que en los momentos actuales podría tener sentido implementar. Seguimos trabajando sobre ello.

Lo más leído