¿Podemos convertir a la volatilidad de los mercados en nuestra aliada? (2ª Parte)


Efectivamente, podemos hacerlo. En el mercado existen diferentes fondos de inversión que utilizan variadas técnicas direccionales y de arbitraje sobre diferentes subyacentes que intentan sacar provecho de la volatilidad de los mercados.De hecho , en el número de marzo de Fundspeople se publica una interesante entrevista con Eric Hermitte responsable de gestión de los fondos de arbitraje en volatilidad de Credit Agricole AM donde podéis encontrar algunos ejemplos de fondos de éxito en esta categoría.

Los fondos que buscan sacar provecho de la volatilidad suelen seguir diferentes tipos de estrategias: unas direccionales, otras de valor relativo y otras que combinan la compra de contado con la venta de opciones llamadas “buy&write”. Entre las primeras, la versión long-only (actualmente sólo accesible para inversores institucionales) la podemos encontrar en el LFP Long Vol. Fundamentados en que para estar cortos de volatilidad es mejor estar largos de renta variable, el fondo siempre está estructuralmente largo de volatilidad, en mayor o menor grado (vega entre 0 y 3). Por lo tanto, en caso de estar los gestores muy negativos, se quedarían en liquidez pero no se ponen cortos ni arbitran. Justamente incluyendo esta última opción, destacan fondos como el CAAM Volatility Euro Equities, que arbitra con la volatilidad implícita a 1 año del DJ Eurostoxx 50, asumen que la volatilidad es una variable estadística que tiende a la media por lo que cuando ésta si sitúa por encima de la media histórica del 25% el fondo se posiciona con una vega negativa y tanto más negativa cuanto más lejos esté de la media y cuando se sitúa por debajo viceversa. De esta manera el fondo gana dinero por un doble motor de rentabilidad, la pura apuesta direccional a convergencia hacia la media de la volatilidad y por otro lado la correcta gestión de la vega hace que se pueda ganar dinero con la propia “volatilidad de la volatilidad”.

En los momentos actuales con los niveles de volatilidad implícita del Eurostoxx cercanos al 40% puede ser una estrategia complementaria a entrar única y directamente en renta variable . Si se piensa que los repuntes alcistas de volatilidad tienen una menor duración en el tiempo que las tendencias bajístas de las bolsas puede tener sentido como elemento diversificador. El tercer tipo de fondos arbitran diferentes tipos de subyacentes: acciones, bonos, divisas, materias primas y bonos convertibles. Las apuestas de valor relativo se realizan tanto dentro de estas categorías como cruzadas entre algunas de ellas, entre distintas zonas geográficas e incluso entre diferentes tramos de vencimiento y strike de las opciones con las que se opera (el denominado “smile”).

Credit Agricole también implementa este tipo de estrategias a través de su fondo CAAM Dynarbitrage Volatility. Las estrategias “buy&write” son adecuadas con niveles de volatilidad elevados ya que son vendedoras de volatilidad. Combinan la compra del contado con la venta de opciones “call” ligeramente “out of the money” de tal modo que inicialmente se ingresa la prima y si el mercado sube por encima del nivel de la opción a vencimiento se renunciaría a esa subida. Mercados muy castigados con aún niveles de volatilidad elevados pueden ser una combinación adecuada para estas estrategias. Las podemos encontrar en diferentes ETFs de entidades como Lyxor o Invesco a través de sus Powershares y también en gestoras de fondos no cotizados como Exane a través de su High Level Buy&Write (DJ Eurostoxx 50) o Sollertia con el Gateshore (S&P 500).

Lo más leído