Pocas veces ha sido tan arriesgado ser financiero


TRIBUNA de Ignacio de la Torre, director Académico y profesor de los Masters de Finanzas IE Business School. Comentario patrocinado por IE Business School.

Un ginecólogo amigo que lleva más de 4.000 partos me comentaba cómo cuando entraba en el quirófano a atender un nuevo alumbramiento, sentía el mismo miedo que la primera vez. Según él, el miedo le ayuda a extremar la prudencia, y así, hacer bien su trabajo.

Hoy el actual mercado financiero puede compararse con uno de los partos más difíciles, y aquél profesional de las finanzas que no tenga en cuenta el miedo o la prudencia más elemental, experimentará graves consecuencias.  Así por ejemplo los bonos soberanos siguen en la mayor burbuja de su historia, burbuja que ha provocado excesos de valoración en múltiples clases de activos a medida que los bancos centrales han inyectado miles de millones en los mercados.  La inflación poco a poco comienza a inquietarnos, y los bancos procederán a retirar los estímulos y a subir los tipos de interés a un ritmo que nadie calibra. En ese contexto, la profesión del financiero se vuelve apasionante, pero también muy peligrosa.

Un inversor buscará cómo evitar perder dinero intentando identificar los pocos activos que no cotizan a valoraciones desorbitadas, en un mundo en el que hay más dinero a perder que a ganar. En un mundo en el que las correlaciones entre activos han subido peligrosamente, la difícil misión de un buen inversor es gestionar los enormes riesgos, misión incluso más importante que la de ganar dinero.  Seguir la máxima de Warren Buffet de “hay que ser valientes cuando los demás son cobardes y cobardes cuando los demás son valientes” es extremadamente difícil de ser aplicada, especialmente en contextos como el actual.

“La formación financiera distinguirá a aquél que en este nuevo mundo sea capaz de convertir los desafíos en oportunidades”

A su vez, un director financiero tendrá que calibrar la transición de un mundo de dinero barato a un mundo de un dinero más caro, lo que genera profundas reflexiones en la financiación corporativa. Así, es posible que hacia verano el BCE anuncie una reducción del volumen de inyecciones monetarias hasta eliminarlas, paso previo a una subida de tipos, que llegará antes de lo que se había descontado. A su vez, la barra libre de liquidez que proporciona el BCE a los bancos, y que estos usan para dar créditos a las compañías a unos tipos de interés artificialmente bajos, toca a su fin en marzo de 2018. En ese momento, no sólo el precio del dinero estará subiendo, tanto a corto plazo como a largo plazo, sino que en el caso de España, quedarán menos de una decena de bancos operativos, y con necesidad de subir su exigua rentabilidad.  Las empresas deberían diversificar sus fuentes de financiación, acudiendo a los mercados de bonos, y hacer compatible a los bancos con los inversores institucionales, de cara a prepararse para el complicado escenario que se avecina.  Además, en España seguimos pecando de una utilización excesiva de la deuda, se hace necesaria una reflexión sobre aumentar la financiación vía recursos propios, especialmente ahora que la ventaja fiscal de la deuda se encuentra mitigada. La financiación por recursos propios pasa por la bolsa, por el capital riesgo, y si hablamos del sector tecnológico, por fondos de venture capital, que viven ahora cierto esplendor.

Hace ya muchos años que acabó la época en la que la inversión se facilitaba cuando, por ejemplo, los bonos del Estado pagaban una rentabilidad de un 5%, y los tiempos en los que el trabajo de un director financiero se reducía a renovar líneas de financiación con el banco de relación.  Vamos hacia un mundo mucho más difícil y volátil. Abandonamos un mundo y entramos en otro plagado de incertidumbres. La gestión de las finanzas en un mundo así pasa necesariamente por la formación, ya que entre tantas incertidumbres, se abren también posibilidades.

Para conocer las nuevas formas de financiación y de negocio, IE Business School ha preparado la gira impúlsate 2017, especialmente enfocada en aquellos perfiles financieros que están a la vanguardia de las finanzas.

Lo más leído