Plan de trabajo de ESMA para 2013: las reformas que vienen


Desde la creación en 2011 de la Autoridad Europea de Valores y Mercados, más conocida por sus siglas en inglés ESMA (European Securities and Markets Authority), ha venido publicando distintos planes de trabajo que recogen la intensa actividad llevada a cabo para cumplir con sus fines fundacionales, entre los que se encuentran asegurar la integridad, transparencia, eficiencia y correcto funcionamiento de los mercados financieros y reforzar la coordinación internacional de la supervisión, buscando, además, con carácter general aumentar la protección del inversor y del consumidor de productos financieros.

Para el año 2013, ESMA ha publicado, con fecha 1 de octubre de 2012, su programa de trabajo (junto con un programa de trabajo plurianual 2013-2015). En dicho plan ESMA fija su estrategia ESMA junto con los objetivos y prioridades para el año 2013. Dichos objetivos y prioridades están basados en tres elementos clave: supervisión, protección del consumidor financiero y búsqueda de la estabilidad financiera. Para conseguir todo esto, ESMA tiene ambiciosos planes relacionados con distintas reformas legislativas y revisión de legislación existente.

La primera de todas es la revisión de la famosa Directiva MiFID, que será sustituida por una Directiva revisada MiFID, denominada ya MIFID II, y por un nuevo Reglamento MiFIR.

Entre las novedades más reseñables de MIFID II están la obligatoriedad por parte de las entidades de modificar su política de clasificación de clientes y reconfigurar los sistemas y procedimientos, la prohibición de ciertos incentivos, lo que podría desembocar en la prohibición del cobro de retrocesiones en determinados productos, como es el caso de los fondos de inversión.

Otros importantes trabajos legislativos en los que ESMA está inmersa y que se prevé que finalicen en 2013 son: un nuevo Reglamento de Agencias de Calificación Crediticia (CRA III), la revisión de la Directiva de Transparencia, los Reglamentos sobre Fondos de Capital Riesgo y Fondos Sociales y el Reglamento sobre Depositarios Centrales de Valores (Central Securities Depositories, CSDs).

Al mismo tiempo, y en consonancia con su carácter de regulador supranacional, ESMA promoverá, la convergencia supervisora y la implementación uniforme de la regulación de la UE.

La protección del consumidor financiero es otro de los puntos clave. ESMA intensificará su trabajo analítico sobre innovación financiera identificando las tendencias de los consumidores y estudiando las reclamaciones y las ventas de productos financieros del año anterior, adoptará un papel activo en la identificación de amenazas potenciales o efectivas a la protección del inversor, coordinará la regulación y supervisión de las actividades financieras innovadoras y, también, se involucrará en la educación financiera del consumidor.

Dentro de este contexto, ESMA revisará la aplicación de las normas de conducta en la MiFID y las prácticas supervisoras en relación con mejor ejecución. ESMA investigará los incumplimientos de los Estados miembros y mediará para arreglar diferencias que se pudieran producir entre ellos.

Por último, y buscando contribuir a la estabilidad financiera, ESMA continuará llevando a cabo análisis económicos para identificar riesgos y vulnerabilidades y análisis del impacto de potenciales desarrollos adversos de los mercados financieros. Entre las áreas que ESMA ha identificado para este 2013, se encuentran hedge funds y el shadow banking, habiéndose comprometido a emitir al menos dos informes en 2013.

Parece pues que, en 2013, la regulación europea tendrá un fuerte impulso y ESMA seguirá con su creciente actividad. Habrá que estar vigilantes ante las novedades anunciadas, especialmente la reforma de MIFID y, en particular, el tema de los incentivos.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído