Pioneer Investments identifica los riesgos a corto, medio y largo plazo


Aún optimistas, pero algo más cautos que a principios de año. Así se podría resumir la visión global de Pioneer Investments de cara a la segunda mitad de 2014 que desgrana Monica Defend, directora de Asignación Global de Activos de la gestora. “Nuestro escenario es, por lo general, positivo –vuelta al crecimiento potencial de la economía mundial, políticas monetarias acomodaticias e inflación contenida– pero habrá que estar atentos al delicado proceso de transición que está viviendo tanto el área emergente como el mundo desarrollado”, advierte Defend.

“Aunque la tasa de crecimiento de la economía mundial es decente en muchas regiones, el exceso de capacidad que reflejan los niveles de desempleo (sobre todo en Europa) sigue siendo considerable y la inversión sigue lejos de los niveles previos a la crisis”. Para la experta, aún no está claro si esta situación de estancamiento estructural se convertirá en ‘la nueva norma’ o si volveremos a un ciclo más tradicional en el que la economía se vea impulsada por las inversiones productivas.

Respaldo para los activos de riesgo

Para Defend, “el entorno actual de bajo crecimiento, baja inflación y políticas monetarias expansivas implica una baja volatilidad y bajas rentabilidades en renta fija, lo que, combinado con las previsiones de mejora de beneficios, debería resultar positivo para los activos de riesgo”. Aunque las valoraciones ya no son tan atractivas tras el rally vivido por estos activos durante la primera mitad del año, en Pioneer observan diferencias importantes entre las distintas regiones.

“Desde una perspectiva fundamental, la rentabilidad por dividendo sigue respaldando a las acciones europeas mientras que el mercado estadounidense es el más rentable, aunque creemos que los mercados emergentes son la región más infravalorada”, explica Defend. De cara a los próximos meses, la gestora ha adoptado un posicionamiento más cauto “porque algunos de los indicadores tácticos parecen estar perdiendo fuerza”, pero se mantienen largos en activos de riesgo.

Riesgos a corto, medio y largo plazo

“A corto plazo, el principal riesgo es geopolítico”, afirma Defend. Aunque durante la primera mitad del año los aspectos geopolíticos no se han traducido en un repunte significativo de la volatilidad –algo que la experta atribuye a que los inversores estaban más preocupados por la recuperación económica–, en Pioneer creen que esta situación podría cambiar en los próximos meses.

A medio plazo, Defend señala los posibles errores en la implantación de las reformas estructurales serán la principal fuente de riesgo. “La economía mundial sigue convaleciente, por lo que los países deben ser cuidadosos con sus políticas económicas. El principal riesgo reside en una posible falta de coherencia en el diseño de la reformas institucionales o estructurales, o en un retraso en su implantación, que podría causar un deterioro significativo de las perspectivas económicas”.

Por último, en la casa transalpina identifican la deuda pública –cuyos niveles se han visto en general incrementados durante la crisis– y el envejecimiento de la población –que podría dificultar el pago de esa deuda– como los principales riesgos a largo plazo.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído