Pioneer: "El perfil de crecimiento de las small caps representa una oportunidad para los selectores de valor"


Pese a que había empezado 2014 como una de las grandes apuestas dentro de la renta variable, lo cierto es que el universo de pequeñas y medianas capitalizadas ha tenido un comportamiento irregular, que no mediocre, a lo largo del año, especialmente desde el segundo trimestre. Sergio Groppi, co gestor del fondo que invierte en small caps Pioneer Funds- European Potential, achaca este traspié al “incremento de las descorrelaciones y de la volatilidad”, debido al cóctel de desinflación, débil crecimiento y tensiones geopolíticas en Europa. “La incertidumbre ha empujado a los inversores a tomar beneficios, se están yendo de los activos menos líquidos para preservar su capital”, abunda el experto. Pese a este panorama, Groppi aporta abundante razones para mantener la fe en esta clase de activo.

Entendiendo las dinámicas de las small caps en 2014

“La mayoría de las small caps son cíclicas, se están beneficiando de forma natural de las mejoras del mercado”, recuerda el gestor de Pioneer Investments. Añade a esto que, durante los años de la crisis, muchas compañías de pequeña y mediana capitalización aprovecharon para mejorar su posición financiera, de tal modo que del universo estudiado un 37% de compañías tiene una posición neta de efectivo y un 54% tienen más efectivo que compromisos financieros a corto plazo; el deuda/ebitda medio del sector es de 1,2 veces (normalmente se considera como razonable hasta las 2 veces).

Más complejo es lo referente a las valoraciones. Según Sergio Groppi, “son sostenibles, pero con un recorrido limitado y condicionado a la recuperación de los beneficios”. El gestor insiste en introducir un matiz importante: “Presentan valoraciones decentes tanto las de gran capitalización como las de pequeña, lo importante es que el perfil de crecimiento de las small caps representa una oportunidad para los selectores de valor”. “Ahora vemos más oportunidades en las mid caps que en las small caps por la liquidez”, indica no obstante, y añade que actualmente mantienen un sesgo ligeramente pro cíclico. 

Pioneer Funds- European Potential es un fondo con una cartera relativamente concentrada – entre 60 y 70 valores- en el que se invierte con un horizonte de medio a largo plazo, idealmente 2 ó 3 años aunque, si la idea funciona, ha habido valores que han permanecido más de una década en cartera. Para capturar las historias de éxito y beneficiarse de las subidas, Sergio Groppi y su colega Cristina Matti, cogestora del fondo, han desarrollado un método en tres pasos para identificar lo que ellos denominan “un stock potencial”.  

El primero de los pasos se fija en la estrategia de la compañía: que sea un jugador con cuota dominante en su nicho de mercado, que presente una fuerte ventaja competitiva, una estrategia de largo plazo que sea clara y balances saneados. El segundo paso consiste en examinar el equipo directivo/gestor; los gestores valoran la transparencia, la accesibilidad, una experiencia de gestión probada y sólida, que presten atención a los accionistas minoritarios y que muestren pasión por su negocio. El tercer paso ya atiende a la valoración de la compañía, con los anteriores parámetros en la mano. En este punto, buscan que el valor no esté correctamente valorado por el mercado, preferentemente que no goce de mucho seguimiento y que presente catalizadores de crecimiento. La combinación de todos estos aspectos da un único resultado: valores ganadores en el largo plazo. 

Tres preguntas y respuestas

La referencia al crecimiento de los beneficios es una idea que Groppi desarrolla en profundidad, ya que la considera clave para afrontar este universo en los próximos doce meses. Para empezar, afirma que los beneficios corporativos europeos están a punto de registrar un punto de inflexión. El experto de Pioneer Investments anticipa que está a punto de terminar la descorrelación entre las tendencias de los beneficios corporativos a uno y otro lado del Atlántico y aporta tres factores para justificar esta afirmación: los signos de estabilización vistos desde el segundo trimestre de este año, los últimos movimientos del BCE y el desarrollo de los tipos de los bonos. Vayamos uno por uno.

¿Han hecho suelo los beneficios en la eurozona?

“No se trata tanto de una mejora en las estimaciones de beneficio, sino que percibimos signos de estabilización, la tendencia a la baja podría estar a punto de hacer suelo”, aclara Groppi. Atendiendo a las medias históricas, el gestor recuerda que cuando el PIB crece entre un 1% y un 2%, entonces el 73% de las veces el beneficio por acción (BPA) de las compañías sube hasta un 14%. No obstante, su opinión es más prudente, pues se limita a afirmar que podrían esperarse crecimientos de doble dígito para el año que viene, aunque sin proporcionar una cifra exacta.

¿Qué impacto pueden tener el ‘Draghi put’ sobre las small caps?

“El BCE ha generado volatilidad en los últimos meses con sus medidas y al presionar a los gobiernos para que hagan reformas y estimulen el crecimiento”, observa Groppi por un lado. Para el gestor, la clave está en los nuevos TLTRO, mientras que cree que va a tomar más tiempo ver el impacto sobre la economía de la eurozona del último recorte del tipo oficial de interés. Por el otro, el gestor pone acento sobre un problema de tipo político, las diferentes velocidades a las que se están desarrollando las reformas. En su opinión, esto está produciendo fragmentación e ineficiencias dentro de la eurozona.

¿Qué papel juega el euro?

El tercer punto para Groppi – que no el menos importante- es la depreciación de euro, que califica como “una ayuda para las compañías”. Aporta otras tres razones para entender por qué es crucial el abaratamiento de la moneda única: ayuda a combatir la deflación y a impulsar el PIB, apoya el crecimiento económico vía exportaciones y porque la devaluación es un motor clave para los beneficios corporativos.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído