Pimco: "Hay que cambiar la manera de invertir"


En Pimco se plantean el mundo actual como la joroba de un camello: con dos posibles escenarios con igualdad de posibilidades, lo que hace complicada la labor de los inversores porque hay que plantarse cómo posicionar las carteras para esos dos posibles mundos. “Hay que buscar carteras que puedan hacerlo y eso es un reto porque en los mercados hay una correlación masiva entre activos y, además, el proceso de risk on/risk off es continuo”, explica Andrew Bosomworth, responsable de gestión de carteras de Pimco en Alemania.


En opinión de Bosomworth, la manera antigua de invertir ya no sirve. “Antes se esperaba entre 4 y 5% de retornos, se elegía una estrategia y se podía conseguir. Los gestores tradicionales se centraban en batir al índice y podían conseguir esos retornos”, dice el experto de Pimco. “Ahora, si quieres ganar un 4% tienes que tomar más riesgo en comparación con antes y esto fuerza a ciertos cambios. Como, por ejemplo, a mirar a otras clases de activo como son los de emergentes o high yield y en cuanto al estilo igual hay que cambiar a uno más enfocado hacia el retorno absoluto más que gestionar centrándote en el índice”.
Y esto es lo que precisamente están haciendo ellos en Pimco, buscando alternativas a la gestión más tradicional.


Respecto a su visión económica, Bosomworth considera que actualmente se están dando cambios estructurales importantes. “Hasta ahora, la política no era un tema de preocupación en Europa, era algo exclusivo de los emergentes”, dice. “En Europa, el tema no es sobre la estabilidad política sino sobre la económica. No hay unión monetaria que dure para siempre sin transformarse y encaminarse hacia una mayor unión fiscal y política”.


Él apuesta por una zona euro más pequeña y más uniforme. “Si Grecia no cumple con lo que se le pide hará default en el futuro y la pregunta será si seguirá en el euro o no. Ambas soluciones significarán muchos años complicados para el país El escenario más plausible es que decidan salir del euro”, dice. Considera que en el camino que la Unión Europea debe serguir es el da una mayor integración aunque cree que, en todo caso, será un proceso larguísimo, de décadas más que de una día a otro. “Europa necesita el euro, merece la pena, pero no es sostenible como es actualmente. Iremos viendo pasos hacia una mayor unión fiscal y política aunque será poco a poco. Países como España o Italia son sistémicos y no pueden caer, serían una explosión nuclear”, dice.


Bosomworth descarta que se vea un repunte en la inflación en los próximos dos años en Europa ya que considera que los niveles de endeudamiento todavía son demasiado elevados y, hasta que no se reduzcan no se llegarán tasas de crecimiento que puedan derivar en subidas de precio. “El dinero, que no desaparece, irá hacia activos como el oro o el sector inmobiliario”, dice. “Más allá de uno o dos años los ingredientes sí están ahí para que haya inflación pero habrá que ver primero un largo proceso de desapalancamiento”.



Respecto a la posibilidad de que las economías emergentes puedan disasociarse de las desarrolladas, el experto de Pimco cren que la correlación entre los países desarrollados y las economías emergentes “siempre estará ahí”. Aunque considera que, tal como está el mundo actualmente, mirar hacia esas economías para invertir es una buena estrategia actualmente. “La deuda corporativa emergente puede ser un buen activo para capear tanto un buen escenario económico como uno malo. Los emergentes tienen retos mejores en el futuro… tienen sus propios problemas pero estos son mejores que los que afrontan los países desarrollados. Hay compañías sólidas que si se gestionan de forma correcta tienen un futuro brillante por delante”, dice.


Además, considera que la crisis ha enseñado que los países están cada vez más relacionados y que la separación entre riesgo soberano y riesgo de crédito es difusa. Por tanto, en Pimco han decidido centrarse en países que han mejorado su riesgo de crédito como Barsil o Australia, por tener mayor flexibilidad en sus decisiones.


En cuanto a las agencias de rating
, cree que simplemente son los mensajeros pero que no se debe “disparar al mensajero”, son personas y cometen errores pero no son los causantes de la crisis. En Pimco las usan como guía para determinar la calidad crediticia pero no para invertir, ya que tienen sus propios ratings. Además, como consecuencia de la crisis, han aumentado el uso que dan a sus propios ratings y si antes sólo lo hacían sobre compañías y economías emergentes ahora también lo aplican para países desarrollados. Además, también hacen test de deuda a los países desarrollados para ver su sostenibilidad, ejercico que antes no se hacían porque no había los altos niveles de endeudamiento que hay actualmente pero, como dice Bosomworth , “ahora ya no puedes dar nada por sentado”.

Lo más leído