Pictet trae a España su fondo de deuda pública global


Pictet AM ha lanzado en España el fondo Pictet Global Bonds Fundamental, domiciliado en Luxemburgo, bajo normativa UCITS de pasaporte europeo. Invierte en instrumentos de deuda pública global, emitida o garantizada por gobiernos u organismos supranacionales, tanto de mercados desarrollados como emergentes, seleccionados mediante análisis fundamental, en base a la capacidad y disposición de los emisores para hacer frente a sus deudas.
 

“La mayoría de países paga su deuda a vencimiento con emisión de nueva deuda, lo que a veces termina abruptamente con una quiebra. De hecho los inversores que siguen los índices de ponderación por capitalización están prestando más a países más endeudados. Sin embargo es posible invertir según capacidad y voluntad de pagar de un país, es decir su posibilidad de crear riqueza de forma sostenible. Se trata de la inversión en base a fundamentales. Ello incluye a países emergentes, que pueden suponer casi la mitad del PIB mundial para 2020”, comenta Mickael Benhaim, co-director de renta fija global y regional de Pictet AM y gestor del nuevo fondo.
 

Se trata de una alternativa a las estrategias tradicionales de renta fija basadas en índices ponderados por capitalización, los cuales obligan a comprar bonos de países que más se endeudan, independientemente de si la carga es sostenible a largo plazo, limitan la diversificación en divisas y se exponen escasamente a la expansión económica y de mercados de capitales de las regiones emergentes.
 

El fondo fue puesto en marcha el 31 de enero. Parte de un universo de 70 emisores soberanos, con peso inicial de acuerdo a población, superficie geográfica y capital. Selecciona los países en base a la capacidad y voluntad de pagar sus obligaciones, con peso máximo de diez por ciento por país. La cartera actual incluye 23 emisores, seis de ellos emergentes. En su puesta en marcha sobre pondera, entre otros respecto al índice Citigroup WGBI, China, Canadá, Australia, Méjico, Chile y España e infra pondera Japón, EEUU, Bélgica, Polonia e Italia.
 

El fondo integra diversos filtros y desviaciones respecto a la tendencia general. El primero es la sostenibilidad de la deuda. “No es suficiente con el ratio deuda/PIB, que en Japón supera 200% más que Grecia. Además, hay que anticipar posibles giros negativos antes de que sean irreversibles. De hecho conviene disponer de cálculos propios, sin depender de calificaciones de las agencias de crédito. También hay que mirar la capacidad de un país para reducir su nivel de deuda mediante crecimiento económico y superávit comercial. De hecho si de manera estructural el coste de financiación a largo plazo es mayor que el crecimiento nominal del PIB no hay forma de reducir la deuda y el proceso se hace irreversible”, comenta Benhaim, y continua diciendo, “al aplicar filtros eliminamos los peores países. Este análisis fundamental tiene capacidad para detectar crisis–reduciendo peso en países de riesgo- incluso varios años antes. Grecia habría quedado limitada en 2004, año en que hubiera sido mejor tener una crisis moderada”.
 

Registrado en España y con liquidez diaria, está denominado en euros. La clase minorista, cuya comisión de gestión es de 1%, está pendiente de alcanzar 500 partícipes para ser traspasable sin retención fiscal.
 

Esta estrategia de inversión, Global Fundamental, en deuda soberana ha proporcionado 8,2 por ciento de rentabilidad anualizada frente a 5,8 del índice Citigroup WGBI, con volatilidad similar -aproximadamente 7% -y mayor ratio de sharpe (exceso de rentabilidad relativa a la inversión sin riesgo) en simulación de enero de 1996 a diciembre de 2011.
 

 

Lo más leído