Pictet: neutrales en bolsa, sobreponderados en deuda emergente en divisa fuerte para afrontar el último trimestre de 2014


Con la vuelta del verano llega una nueva revisión de las estrategias con las que Pictet AM piensa afrontar los próximos tres meses. En este caso, la mayoría de consideraciones de Luca Paolini, estratega jefe de la firma, están relacionadas con la renta variable. Si hace unos días se hacía público que la respuesta de la gestora suiza al último mensaje del BCE ha sido elevar su exposición a renta variable europea desde infraponderar hasta neutral, ahora Paolini entra en más detalles. En una primera evaluación, el experto recuerda con respecto a la dicotomía entre la recuperación de EE.UU. y la desaceleración de Europa y Japón – cuya divergencia se ve reflejada en el diferencial entre el bono estadounidense y el alemán, en su nivel más alto en 25 años- que “las acciones de los bancos centrales favorecen a los activos de más riesgo”. “De hecho la liquidez, con oferta de dinero y mejores condiciones crediticias, ha aumentado significativamente en Alemania y Francia”, añade. 

Una vista panorámica del entorno macro

Para justificar la  solidez de los fundamentales de EE.UU., el estratega llama la atención sobre la mejora de la actividad de fabricación, el fuerte crecimiento de los beneficios y  la recuperación de algunas áreas de la vivienda, “lo que sugiere un crecimiento económico cerca de 2,5-3% anualizado”. También se fija en el aumento de la utilización de capacidad, que le lleva a vaticinar que “la inversión de capital puede aumentar un 11% anualizado este año”. El problema es que las acciones han llegado a máximos tras el fuerte crecimiento del PIB al 4,2% anualizado el segundo trimestre, de manera que en precio/beneficios esperados los valores estadounidenses son los más caros. Entre otros puntos negativos que observa Paolini está el posible aumento de tipos de interés: “Los indicadores de sentimiento se han deteriorado un poco, especialmente en EEUU, tras el rally que ha llevado al índice S&P 500 a niveles récord”, afirma.

Entre tanto, el crecimiento ha sido decepcionante en la zona euro y la crisis entre Rusia y Ucrania proyecta sombras sobre la recuperación : “Los principales indicadores han caído mientras el crecimiento del crédito se ha estancado el segundo trimestre, con las economías centrales peor que la periferia y las expectativas de inflación a cinco años debajo de 2% por primera vez en casi cuatro años. Esta debilidad ya indicaba la probabilidad de que el BCE se embarcase en mayor estímulo monetario, aunque era previsible el cuarto trimestre o primero de 2015”, resume Paolini.

Aunque también ve una parte buena: están mejorando las condiciones de préstamos y la demanda empresarial de crédito, “lo que puede acelerarse una vez que el BCE finalice los controles bancarios en octubre”, en opinión del experto. Éste añade que las acciones europeas se benefician de valoraciones menos ajustadas tras la caída de las cotizaciones los últimos meses. “La prima de riesgo de capital en Europa es atractiva y estos factores deben ayudar a cerrar el peor comportamiento respecto a las acciones de EEUU.”, sentencia.

Repaso a las estrategias de renta variable

Pictet han tomado la decisión de estar neutrales en renta variable de forma global. Observan que “las valoraciones, por precio/valor contable, están justo por encima de la media de 25 años, aunque creemos que hay espacio para mayores ganancias a medida que nos acercamos a una etapa más madura del ciclo empresarial, especialmente si el crecimiento de beneficios muestra mejora”. Así, en su cartera regional han aumentado el peso de Europa respecto al índice a neutral y reducido el de acciones de EE.UU., mientras que se mantienen neutrales en Japón. 

Del país del sol naciente, el estratega valora que “su recuperación parece a la espera tras la peor contracción el segundo trimestre desde el terremoto y tsunami de 2011”, por lo que ve difícil que el Banco de Japón alcance el objetivo del 2% de inflación, aunque por otro lado constata que se está acelerando la actividad manufacturera, “que apunta a una producción industrial más estable, por lo que las condiciones económicas no son suficientemente débiles para incitar al BoJ a flexibilizar la política monetaria de inmediato, aunque ha dado señales de que ampliará su programa de estímulo masivo”. 

Paolini también indica que “la tercera flecha pro-crecimiento de reformas estructurales del primer ministro Shinzo Abe ha fracasado hasta ahora”, aunque es constructivo: “A pesar de este contratiempo, el caso de Japón es positivo a medio plazo, dada la combinación de un yen más débil, mejora de gobierno corporativo y perspectivas de rotación hacia acciones de los inversores institucionales. La prima de riesgo de las acciones en Japón es atractiva y las valoraciones razonables”, concluye en este apartado.

Paralelamente, Paolini enfatiza la preferencia de la firma por acciones de mercados emergentes. El experto matiza que “los fundamentales de los mercados emergentes siguen fuertes, pero hemos reducido la sobre-ponderación tras su fuerte recuperación en comparación con los mercados desarrollados desde marzo, en un momento en que el sentimiento inversor se ha vuelto más neutral”. El representante de Pictet no pierde de vista la mejoría de los indicadores económicos en las principales economías emergentes, aunque estos siguen por debajo de la media desde 1999 y “cualquier recrudecimiento de tensiones geopolíticas entre Ucrania y Rusia puede pesar en esta modesta recuperación”. Considera que la inflación se mantiene limitada en general, aunque existen casos concretos como Brasil o Turquía, en donde se han sobrepasado los objetivos de política monetaria. 

“En cualquier caso por precio/beneficios vemos mayor valor en acciones de mercados emergentes, donde seguimos positivos a medio plazo, porque las economías emergentes pueden recuperarse con la actividad global”, sentencia el experto. Dentro de este universo, China sigue siendo la mayor sobreponderación. “Esperamos del Banco de China popular mantenga los tipos de interés, aunque puede implantar medidas adicionales para impulsar el crecimiento”, comenta Paolini. 

Dentro de la asignación sectorial, se mantiene el sesgo cíclico por ser susceptible de beneficiarse del crecimiento global hacia finales de año y por presentar una valoración más atractiva que las acciones defensivas. “De hecho, hemos aumentado la exposición energía a sobreponderar, dados los altos riesgos geopolíticos, en un momento en que el precio del petróleo se encuentra en la parte inferior de su rango reciente. Además el sector energético es el más barato”, subraya el estratega. También se sobre-ponderan materiales, industrias y finanzas, mientras que se infra pondera el sector de consumo discrecional, cuyas valoraciones están ajustadas, en un momento de escasos beneficios. En cuanto a tamaños, siguen prefiriendo las acciones de gran capitalización frente a medianas y pequeñas, por valoración.

La visión de Pictet en renta fija

Dentro de la renta fija, en la gestora optan por sobreponderar deuda soberana y empresarial de mercados emergentes en divisa fuerte. “El diferencial de la deuda de mercados emergentes respecto a bonos del Tesoro de EE.UU. sigue alrededor de 280 puntos básicos y la rentabilidad de la deuda soberana en dólares ha llegado a ser del 10% desde comienzo del año, la mejor en renta fija”, subraya. Asimismo, le parece atractivo el diferencial de rentabilidad a vencimiento entre la deuda corporativa emergente respecto a la soberana, 290 puntos básicos, teniendo en cuenta que muchas de estas empresas pueden beneficiarse de la mejora de la actividad mundial.

Distinta es la postura respecto a la deuda emergente en divisa local, donde muestran cautela principalmente porque el tipo de cambio de las divisas puede permanecer bajo presión respecto al dólar. “De todas formas los bancos centrales de los países emergentes se están inclinando por depreciar sus monedas para impulsar las exportaciones, reducir la demanda interna de bienes importados y limitar el déficit por cuenta corriente. Ello puede ayudar a llevar a cabo reformas estructurales muy necesarias para proteger estos países de nuevas crisis económicas”, resume el estratega al respecto.

La estrategia con la deuda de mercados desarrollados pasa por la infraponderación, al considerar que la rentabilidad de la deuda es insosteniblemente baja. En la cartera de renta fija de Pictet también han expresado la divergencia en políticas monetarias entre EE.UU. y la eurozona con la previsión de aplanamiento de la curva de rentabilidades en la zona euro y empinamiento de la de EEUU. 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído