Pictet Funds Biotech, acertar a largo plazo


Los momentos de crisis son ideales para quienes invierten realmente a largo plazo, ya que permiten suscribir participaciones a precios razonables - o incluso baratos - en sectores que, en situaciones normales, cotizan a precios prohibitivos. Es lo que suele ocurrir con los activos que la mayoría de los inversores piensa que tienen las mejores expectativas de futuro: cómo todo el mundo lo piensa, nunca están baratos. La única excepción son las situaciones de pánico o máximo pesimismo. La situación actual bien podría definirse en esos términos, y si en algo está de acuerdo casi siempre el mercado es en que la biotecnología es uno de los sectores con mayor futuro a largo plazo.

Este fondo tiene una particularidad interesante: el gestor, Michael Sjöström, cuenta con el apoyo de la cogestora Carmen Tang, que cuenta con una amplia formación científica, así como la de un comité consultivo externo especializado. En un sector como este es un valor añadido a tener en cuenta.

El fondo, que invierte a nivel mundial en acciones de empresas del sector, se concentra en compañías centradas en el desarrollo de productos con fuerte potencial comercial. Donde hace más hincapié tanto el comité de expertos que asesora al fondo como el gestor del mismo es en biotecnología relacionada con la sanidad, en campos tales como inmunología / virología, neurología, cáncer, cardiología, endocrinología, etc.

Su patrimonio está muy concentrado en el mercado norteamericano, lo cual es absolutamente lógico pues es allí donde se concentra el mayor número de empresas de este tipo. La concentración por valores es importante - entre 35 y 40 -, pero eso también es lógico, ya que no son tantas las empresas de este sector que cotizan en bolsa, si lo comparamos con otros sectores. A la hora de seleccionar títulos, el equipo gestor prima la inversión en compañías que tienen un histórico en el desarrollo de nuevos productos o tecnologías, en empresas que cuenten con al menos un producto en una etapa avanzada de desarrollo, que tengan una posición competitiva y valoraciones atractivas.

La gestión es muy activa, tanto por las características del sector – no todas las empresas acaban desarrollando y vendiendo una patente – como para reducir el alto nivel de riesgo específico de las empresas (ratio “alpha” de 7,09%).

El procedimiento de inversión se basa en la generación de ideas y posterior selección de títulos “bottom-up”, centrada en empresas que cuentan con un producto en su última fase de desarrollo. Se parte de un universo de inversión formado por 400 empresas con una capitalización igual a 350.000 millones de dólares. De entre ellas se seleccionan los 35 – 40 valores que forman normalmente la cartera.

El fondo también ofrece el valor añadido de la experiencia: es uno de los primeros fondos especializados en el sector de la biotecnología que salió al mercado.

Se suele clasificar regularmente en el primer cuartel de su categoría desde 1994 y, salvo el pasado año, siempre ha superado a su índice de referencia (Nasdaq Biotechnology).

Hay una clase de acciones en dólares y otra en euro con divisa cubierta.

Tiene calificación AAA de Standard and Poor’s Fund Management Ratings.

Conclusión

Fondo recomendado para inversores agresivos que realmente deseen invertir a largo plazo, y que permite aprovechar la actual situación de los mercados para tomar posiciones en un sector que, en situaciones normales, no suele estar barato.

El equipo de gestión combina experiencia en los mercados y en el sector con una sólida formación científica, lo cual representa un valor añadido en un sector tan especializado como es la biotecnología.

Empresas

Lo más leído