Pictet AM sobrepondera mercados desarrollados y large caps


Las revueltas en el mundo árabe están poniendo nerviosos a los inversores, problemas a los que se añade la crisis de la zona euro. Desde Pictet AM consideran que, si el problema se circunscribe a Libia y es temporal, resulta manejable, mientras la crisis europea puede tener desenlace favorable en el Consejo Europeo este 24 y 25 de marzo. Por eso, cree que en general conviene sobreponderar países desarrollados, especialmente EEUU y Japón, y compañías con grandes capitalizaciones. Por sectores se decanta por energía, industrias y tecnologías de la información.

En cualquier caso, la gestora sigue siendo positiva con respecto a los activos de riesgo aunque con mayor cautela y una cartera más defensiva para el próximo mes o dos. “La dinámica del ciclo económico sigue positiva, con condiciones de liquidez sustentadas por políticas monetarias todavía cómodas y fuertes beneficios empresariales, pero las presiones inflacionistas pueden derivar en un aumento de costes. Además los acontecimientos en Oriente Medio son difíciles de evaluar y el aumento de precios del petróleo representa una amenaza para el crecimiento”, comentan.

Así, la gestora cree que si Libia dejase de producir petróleo las consecuencias no serían severas. “La revuelta en Libia ha cerrado una parte sustancial de su producción de 1,6 millones de barriles diarios, que normalmente se envía a Europa y no es fácilmente reemplazable en la actual condición estrecha de suministro y demanda. Pero incluso si dejase de producir completamente de forma temporal las consecuencias no serían demasiado severas, pues representa sólo el 2% de la producción global y las anteriores crisis petroleras sólo han llevado a recesión global cuando han sido sustanciales y sostenidas -como en 1973 tras la guerra de Yom Kippur y en 1979 tras la revolución iraní-“. Una perspectiva que se mantendría siempre que Arabia Saudí siga dispuesta a actuar como productor de cobertura, como en el pasado. De hecho bombea cerca de ocho millones de barriles día, con margen hasta de 9,5.

Sin embargo, el nerviosismo del mercado refleja el carácter imprevisible de la situación y el aumento de los precios de los alimentos entre países con grandes poblaciones jóvenes y alto desempleo, de manera que los inversores exigirán una prima de riesgo significativamente mayor las próximas semanas.

Además la mayoría de modelos económicos sugieren que un aumento en el precio del petróleo durante un período sostenido de 10 dólares puede reducir el crecimiento global un 0,2%, de manera que a 150 la desaceleración sería del 1%. De hecho la subida del petróleo es un impuesto al consumo en los mercados occidentales, que pueden tener que retrasar la restricción monetaria, mientras que en mercados emergentes, con mayor sensibilidad, pueden aumentar los costes industriales. Además, Pictet cree que un aumento de expectativas inflacionarias puede traducirse en mayores demandas salariales.

Los datos siguen apuntando a recuperación

Con todo, cree que los datos siguen apuntando a una recuperación entre las economías desarrolladas. Aunque en el cuarto trimestre de 2010 el crecimiento en EEUU fue del 2,8%, reflejando recortes profundos de gasto local y estatal, el índice Institute of Supply Management de actividad manufacturera de febrero aumentó al 61,4% y la confianza de los consumidores ya refleja el aumento de la renta disponible. Los balances empresariales siguen fuertes y se puede desencadenar un resurgimiento de fusiones y adquisiciones si caen los precios de las acciones, dice la gestora.

Además en Alemania el desempleo ha caído a mínimos de 18 años. Su PIB creció el 3,6% en 2010, reflejando la respuesta exitosa al prolongado período de crecimiento lento tras la reunificación. Pero es difícil creer que el Gobierno alemán se contente con lograr la convergencia en la zona euro con mayor inflación y deterioro de su posición fiscal, así que los riesgos a corto plazo siguen en la deuda soberana y la política monetaria asociada a la creciente inflación.

Al mismo tiempo Japón se sigue beneficiando de la recuperación global y crecimiento de las exportaciones. Tras de la crisis de 2008/9 y subida del yen están aumentando los beneficios empresariales y se está reflejando en los salarios mientras las valoraciones de las acciones son bajas y su limitada rentabilidad todos estos años está alentando a los inversores.

20.000 millones de salidas de países emergentes

Mientras, las autoridades en China han subido tipos de interés por tercera vez desde mediados de octubre y este año ya han subido en India, Indonesia, Corea, Tailandia y Vietnam. De hecho, la inflación entre emergentes se encuentra en el 6% por ciento, extremo superior de diez años, mientras la capacidad de producción está en máximos. Como la inflación de los alimentos representa el 42% de la cesta de los países asiáticos, hay riesgo de tensiones salariales, dice Pictet AM. Así, tras entradas de 90.000 millones de dólares en países emergentes en 2010 en sólo cinco semanas de 2011 las salidas suman 20.000 millones.

Empresas

Lo más leído