Pesimismo extremo entre los gestores


El pesimismo de los inversores llega al extremo. Así lo reflejan varios indicadores de la última encuesta mensual de BofAML. Los niveles de liquidez han subido de golpe a niveles no vistos desde el 11-S mientras que los gestores han rotado con fuerza sus carteras hacia activos defensivos. Tal es así que la exposición a renta variable ha caído a mínimos desde marzo de 2009, cuando se tocó el suelo en el S&P 500. Y ya solo un 7% de los encuestados no ve una recesión global para este año.

La negatividad de los gestores concuerda con la virulencia de la corrección que se ha vivido en los mercados en el último mes y medio. Un buen indicador de esa rápida retirada hacia la cautela es la liquidez. Como se aprecia en el gráfico siguiente, el nivel medio ha saltado del ya alto 5,1 al 5,9% en el último mes. Es un pico que no se vio siquiera durante la crisis de 2008. Hay que remontarse a 2001, al periodo posterior al 11-S para ver esos niveles de refugio.

Screen_Shot_2020-04-14_at_12

Los gestores siguen rotando sus carteras hacia la cautela. En el mes han recortado con fuerza su exposición a activos cíclicos y movido hacia defensivos. Y el posicionamiento en ambos es extremo también. La exposición al sector energético está en mínimos mientras que al de la salud en máximos. También se aprecia una fuerte apuesta por el consumo básico, las utilities, activos estadounidenses en general, tecnológicas y bonos. En cambio, la presencia de renta variable se ha desplomado a su punto más bajo desde marzo de 2009, cuando se tocó el fondo de la corrección en el S&P 500 durante la Gran Crisis Financiera.

Screen_Shot_2020-04-14_at_13

Ese posicionamiento a la defensiva está muy ligado a las previsiones de los gestores para la economía global. Un número récord de gestores, el 93%, ve probabilidades de una recesión para 2020. Curiosamente, hay una dicotomía entre el crecimiento del PIB y el de los beneficios por acciones (medido como EPS o earnings per share en inglés). Lo que refleja el siguiente gráfico es que los gestores sienten que las revisiones a la baja en las estimaciones del PIB han tocado suelo, pero que el el de recortes de beneficios acaba de empezar. Más de la mitad defiende que los beneficios empresariales se deteriorarán en los próximos 12 meses.

Screen_Shot_2020-04-14_at_13Lo que más preocupa a los gestores es un shock negativo, una ola de impagos, en la deuda crediticia. El 90% lo ve como la mayor amenaza actual a la estabilidad de los mercados financieros. El mayor que el temor al riesgo por ciclo económico, geopolítico o monetario.

Screen_Shot_2020-04-14_at_13

Noticias relacionadas

Lo más leído