Pesimismo del inversor ante la actual situación en los mercados


El índice de confianza del inversor español encadena seis trimestres consecutivos en negativo, aunque ha registrado una pequeña mejora durante el último trimestre. El indicador se sitúa en -0,99 puntos entre abril y junio, de acuerdo con los resultados de la encuesta que elabora trimestralmente J.P. Morgan Asset Management.

 

La crisis económica es la principal razón esgrimida por los encuestados para justificar su pesimismo, hasta el punto de que la cifra de inversores que creen que la salida de la crisis no se producirá en al menos dos años se sitúa en máximos históricos de este indicador con casi un 89%. La ligera mejora del índice respecto al trimestre anterior (-1,35 puntos), se explica por el pequeño incremento del número de inversores que consideran que los mercados bursátiles se mantendrán igual en los próximos seis meses, con una reducción del número de inversores respecto al trimestre anterior que consideran que los mercados caerán.

 

El mercado europeo, el que mejores perspectivas tiene para el inversor español

 

Para los inversores que creen que los mercados van a subir en los próximos seis meses, es el mercado europeo el que puede experimentar las mayores subidas. El 23% de los inversores optimistas así lo creen, frente al 20% que cree que serán los mercados asiáticos el más alcista y el 19% que creen que será España, que baja dos puntos porcentuales en las preferencias frente a la encuesta anterior. Destaca también que solo el 4,5% de los encuestados opina que Japón será el mercado que más suba, claramente por debajo del 7,8% que mantenía antes del tsunami y la crisis nuclear de Fukushima.

 

Los depósitos y cuentas remuneradas siguen en máximos y el resto de productos crecen ligeramente

 

Los inversores aumentan su escepticismo con respecto al final de la crisis. Tres años y medio después del estallido de la burbuja del crédito, el 89% de los inversores estima que la recuperación todavía tardará en producirse al menos 18 meses, con una amplia mayoría de encuestados (71% del total) que teme que este periodo será superior incluso a los dos años.  Este sentimiento negativo sobre los mercados se refleja en la forma de invertir de los españoles, ya que se mantiene la tendencia de contratar productos que garanticen una rentabilidad sostenida con el paso de los años. En línea con esta tendencia de las últimas oleadas del índice, el 92 por ciento de los encuestados reconoce tener un depósito, cuenta o libreta de ahorro, que proporcionan un tipo de interés fijo. Por su parte, crecen ligeramente los inversores que declaran tener fondos de inversión, planes de pensiones e instrumentos de renta fija.   

Intenciones de inversión para los próximos seis meses  

 

La encuesta elaborada por J.P. Morgan Asset Management y GFK Emer dedica también un apartado a recoger las intenciones de los inversores para los próximos seis meses. Lo más destacado es la fuerte subida que muestran las intenciones de inversión en depósitos, libretas o cuentas de ahorro remuneradas con tipos de interés fijos, que se sitúan en su máximo histórico del 76%. Por su parte, los planes de pensiones suben más de cuatro puntos porcentuales, rebotando de sus mínimos de más de dos años.  También destaca que el número de inversores que no prevén contratar ningún producto ha caído en más de 10 puntos porcentuales, una caída nunca vista antes en este indicador. Solo uno de cada siete encuestados no espera contratar ningún producto financiero en lo que queda de año.   

 

La encuesta de confianza del inversor de JPMorgan Asset Management  

 

La encuesta de confianza del inversor de J.P. Morgan Asset Management en España cumple ahora cuatro años. Esta encuesta, que J.P. Morgan Asset Management lleva realizando en Alemania desde 2002 y en Suecia desde 2004, tiene por objetivo conocer el comportamiento y las motivaciones del inversor/ahorrador, así como la evolución de su nivel de confianza en los mercados. El perfil del inversor español es un individuo de 50 años de media, casado, residente en hogares con una media de 2,6 miembros y ubicado mayoritariamente en la zona noreste y centro de España.

 

Se adjunta informe