Perspectivas para 2011 sobre High Yield


Ahora que volvemos la vista atrás sobre un 2010 que nos ha dejado otro año de rentabilidades de dos dígitos, los inversores se cuestionan cada vez más sus inversiones en bonos de alto rendimiento. Sin embargo, las inquietudes de los inversores no tienen que ver con las valoraciones, sino con aspectos técnicos tales como los flujos de activos en los fondos y el ritmo que han mostrado las rentabilidades en los últimos años. Esperamos que las rentabilidades se moderen en 2011, pero hay razones para seguir confiando en la deuda de alto rendimiento.