Perspectivas para 2011 de los principales gestores de Fidelity


Para los gestores de Fidelity, 2011 probablemente se caracterizará por una disociación más pronunciada entre las economías desarrolladas y emergentes, combinada con importantes alzas de las materias primas que pondrán en aprietos a los bancos centrales y sus esperanzas de salir de las dificultades a golpe de imprimir dinero. Estos son los comentarios de los gestores.

 

Ian Spreadbury  Bonos en libras esterlinas, títulos de alto rendimiento europeos

Preveo rentabilidades moderadas en la renta fija privada en 2011 y creo que algunas áreas de alta calidad del mercado de deuda siguen teniendo potencial. Los fundamentales de la deuda corporativa están mejorando de forma continua, las emisiones de bonos corporativos se hallan en niveles bajos y los equipos gestores siguen siendo reacios a apalancar los balances. La resaca de deuda en las economías desarrolladas es un riesgo clave para las perspectivas de los bonos corporativos y, por lo tanto, me centro en empresas defensivas que puedan resistir un entorno económico complejo. Sin embargo, las expectativas que manejo -inflación y crecimiento económico bajos- suelen ser generalmente favorables para las rentabilidades de los bonos y no comparto los miedos que tienen otros en el mercado, a saber, que los rendimientos de los bonos se van a disparar.
 

David Simner  Bonos corporativos europeos

Durante el último año hemos sido testigos de una importante mejora en los fundamentales de las empresas. Por otro lado, las inciertas perspectivas a las que se enfrenta la economía mundial probablemente mantengan el endeudamiento bajo y los niveles de caja altos en las empresas. Esta situación crea un trasfondo positivo para la renta fija privada. Además, el entorno de tipos de interés bajos probablemente estimule las entradas de capitales en esta clase de activo dentro de una búsqueda general de rendimiento. Las tensiones que viven las economías periféricas europeas también favorecerán estas entradas de capitales fomentando la diversificación y el alejamiento de la renta fija pública y la inversión en deuda corporativa de alta calidad. No obstante, los riesgos persisten. Los planes de austeridad están presionando a la baja el crecimiento económico en el mundo desarrollado y la amenaza de otra crisis de deuda pública sigue acechando con fuerza. También han aumentado los riesgos políticos, ya que las autoridades europeas preparan nuevas leyes. Por lo tanto, los mercados de bonos siguen sufriendo una considerable incertidumbre. En cualquier caso, un entorno de crecimiento ralentizado e inflación baja es, en general, propicio para los bonos corporativos y espero rentabilidades positivas durante los próximos 12 meses.
 

John Carlson  Deuda de mercados emergentes

A la vista del mejor comportamiento de la deuda emergente este año y de las entradas de capitales que ha registrado este mercado, muchas personas creen que esta clase de activo se ha quedado sin fuelle, pero lo cierto es que sigue habiendo oportunidades. Existen numerosas oportunidades de carry, con un diferencial de rendimiento de alrededor de 300 pp.bb. Además, creemos que la demanda estructural de deuda emergente está todavía en sus fases iniciales y eso debería seguir favoreciendo a esta clase de activo. Esperamos que los tipos de interés, que han sido una importante fuente de rentabilidad este año, sigan siendo bajos y reduzcan su aportación a las rentabilidades totales en 2011. A partir de un rendimiento base de aproximadamente el 5,50%, creemos que una expectativa razonable de rentabilidad total durante el próximo año podría situarse en torno al 7%.
 

Sam Morse  Renta variable europea

Peter Lynch siempre decía que nadie puede predecir los tipos de interés, ni la evolución de la economía o de la Bolsa. Animaba a los inversores a dejar de lado estas predicciones y concentrarse en lo que estaba ocurriendo realmente en las empresas en las que habían invertido. Esta ha sido ciertamente mi filosofía a lo largo de los años. Europa sigue siendo una región en la que abundan las buenas ideas desde el punto de vista de la selección de acciones, con independencia del ritmo en que se recuperen sus economías frente a otras partes del mundo. En este entorno incierto, creo que es aún más importante centrarse en los valores en cartera, así como descubrir nuevas ideas que ofrezcan un buen crecimiento estructural en el futuro, en lugar de prestar demasiada atención al trasfondo económico.
 

Alexander Scurlock  Renta variable europea

Sigo siendo optimista sobre la renta variable europea, ya que considero que las valoraciones son favorables, especialmente frente a la renta fija pública. En concreto, considero que el llamado núcleo europeo sigue siendo la región más atractiva. Alemania es la gran beneficiada del fuerte crecimiento de los mercados emergentes y de la política monetaria única del BCE. La austeridad presupuestaria en los países del sur y la periferia de Europa refuerza mi convicción de que el crecimiento económico europeo será lento, ya que las subidas de impuestos y los recortes del gasto dificultarán la actividad empresarial. Me centro en encontrar oportunidades de crecimiento sostenible dentro de este complejo entorno económico. En este sentido, la clave es el poder de fijación de precios. Las empresas con poder de fijación de precios destacarán en un entorno de inflación y crecimiento económico bajos.
 

Adrian Brass  Renta variable estadounidense

Preveo que la economía de EE.UU. seguirá recuperándose desde los niveles deprimidos del año pasado gracias a la estabilización de las grandes amenazas estructurales, como el sistema financiero, la vivienda y el paro. Si bien a corto plazo las medidas de estímulo sin precedentes en los programas de relajación cuantitativa están tirando al alza de los precios, a largo plazo me preocupan los niveles de endeudamiento del gobierno y los hogares y la posibilidad de que se suban los impuestos. Estos problemas sistémicos son comunes a todos los países occidentales y probablemente limitarán el crecimiento económico en los próximos años. Sin embargo, los EE.UU. son un mercado muy amplio en el que puedo encontrar multitud de oportunidades de inversión con valoraciones atractivas.
 

Robert Rowland  Renta variable japonesa

Mantengo una postura cauta sobre Japón. La economía del país se va a enfriar debido al menor dinamismo del crecimiento mundial, la brecha de producción no remite, el crecimiento de la inversión empresarial sigue siendo débil y la deflación salarial continúa. Aunque los riesgos bajistas para la economía se han incrementado sin lugar a dudas y la deflación está muy afianzada, la proximidad de Japón a las economías asiáticas de alto crecimiento como China debería dar cierto apoyo a las empresas exportadoras. Además, el gobierno se dispone a anunciar más medidas de dinamización económica y el Banco de Japón ha relajado aún más la política monetaria recortando de forma efectiva los tipos de interés hasta el cero y aumentando las compras de activos. Entretanto, las valoraciones de las empresas japonesas siguen siendo atractivas, ya que los parámetros ligados a los activos y los beneficios están en la parte baja de sus horquillas históricas. Creo que el potencial bajista del mercado es limitado, pero éste cuenta con escasos catalizadores para las alzas.
 

Nick Price  Renta variable de mercados emergentes

Los motores a largo plazo de los mercados emergentes siguen intactos: demografía atractiva, ventajas competitivas por sus bajos costes laborales, abundancia de recursos naturales, riqueza en aumento, incrementos de la productividad y cuentas públicas saneadas. Estos rasgos son especialmente atractivos frente al mundo desarrollado, que se enfrenta a déficits públicos propiciados por la relajación cuantitativa y a un consumidor que todavía está rebajando su endeudamiento. Como resultado de ello, el mercado ha revisado al alza las valoraciones de las acciones emergentes en 2010, pero en estos momentos sigo sin suscribir la idea de que se está produciendo una burbuja en estos mercados. Sigo encontrando oportunidades atractivas a valoraciones razonables. Con independencia de cualquier volatilidad que vivan las Bolsas a corto plazo, sigo siendo muy optimista a largo plazo.
 

Allan Liu  Renta variable del sureste asiático

La economía mundial sigue enfrentándose a importantes retos, en forma de debilidad en las economías avanzadas de la zona euro y EE.UU. y un recrudecimiento de las disputas comerciales, especialmente entre China y EE.UU. Sin embargo, la región del sureste asiático sigue siendo atractiva por la buena salud de sus sistemas financieros y sus sólidos fundamentales. La demanda interna es fuerte y está apoyada por un incremento de la renta, bajos niveles de deuda y altas tasas de ahorro, factores todos ellos que probablemente apoyarán un ciclo de crecimiento plurianual.
 

Teera Chanpongsang  Renta variable de Asia emergente

Las economías de Asia emergente son capaces de generar un fuerte crecimiento del PIB real gracias a sus tendencias de crecimiento estructural, como una abundante mano de obra, un creciente consumo interno y un mayor gasto en infraestructuras. Esto da lugar a atractivas oportunidades de inversión y debería traducirse en un fuerte crecimiento de los beneficios en los próximos años. El sólido crecimiento de la producción industrial en los últimos años ha reducido rápidamente el exceso de capacidad y espero más expansiones, tanto proyectos nuevos como ampliaciones de operaciones existentes.
 

Stephen Ma  Renta variable china

El 2011 va a ser un año interesante para China. Como se esbozó en el borrador del 12º plan quinquenal, China probablemente centre sus esfuerzos en crear nuevos sectores, como energías alternativas, productos químicos, materiales y actividades centradas en mejorar la distribución de las rentas para crear una sociedad más armoniosa. La dirección que ha tomado la política china recientemente indica que el gobierno previsiblemente va a seguir moldeando la economía china para que pase de un modelo orientado a la exportación y a la inversión a otro basado en el consumo, prestando especial atención a reducir la dependencia de los sectores exportadores basados en el ensamblado de productos. Las tendencias a largo plazo, como el crecimiento del consumo interno, la consolidación y modernización industrial y el desarrollo de las regiones interiores, seguirán desempeñando un papel clave en la próxima fase del desarrollo de China. La apreciación del yuan y el crecimiento de los salarios seguirán siendo catalizadores del crecimiento e impulsan la demanda interna y la renta familiar.
 

Anthony Bolton  Renta variable china

Durante las últimas semanas parece que el mercado alcista mundial ha retomado su rumbo. Los mercados emergentes como China se han beneficiado de la liquidez que se está creando en el mundo desarrollado. La economía china no se ha desacelerado tan rápido como se esperaba y este enfriamiento probablemente tenga lugar en 2011. Sin embargo, sigo creyendo que la tasa de crecimiento de China será muy atractiva frente a las que se registren en el mundo desarrollado.
Profesionales
Empresas

Lo más leído