Perspectivas de renta fija en 2012 de M&G Investments


“Los bancos centrales están viviendo un cambio de régimen. Les gustaría ocuparse de la inflación pero, a menos que se prioricen el crecimiento y la reducción del desempleo, tendremos que enfrentarnos a enormes problemas sociales y a un crecimiento ralentizado”, asegura Jim Leaviss, gestor de renta fija de M&G Investments, que en un informe sobre perspectivas del mercado de renta fija contempla un escenario a corto plazo en el que los tipos de interés se mantendrán por debajo de la inflación. 

 

“En esta situación, los bonos ligados a la inflación parecen un seguro barato”, señala el gestor. Cita como ejemplo el caso del Reino Unido, donde la tasa de inflación implícita entre los gilts a 5 años y los gilts a 5 años referenciados a un índice es aproximadamente un 1% del IPC. “Considerando que el IPC actual se sitúe cerca del 5%, el mercado descuenta una importante deflación. Aunque un IPC negativo es posible, no nos parece muy probable en un entorno en el que se puede imprimir dinero y donde se esperan subidas en las tarifas de los suministros y en las tasas académicas”, explica este experto. 

 

Por el contrario, Leaviss califica de “mediocre” la rentabilidad del orden del 2% que ofrecen los bonos británicos, alemanes y estadounidenses a 10 años. Incluso con un crecimiento muy por debajo de la tendencia, con tipos de interés que se mantienen o incluso bajan y con la compra de miles de millones en bonos gubernamentales por parte de los bancos centrales, el potencial alcista es limitado, asegura el gestor. “Las ventas se animan, pero los niveles de rentabilidad de antes de la crisis no se volverán a ver hasta dentro de algún tiempo, quizás, años”, indica. 

 

Más interesantes le resulta al gestor de renta fija de M&G Investments el mercado de high yield, donde los diferenciales descuentan tasas de impago del 50% en los próximos 5 años. “Dado que los emisores han neutralizado sus créditos activos para evitar riesgos de financiación en los próximos dos años, esperamos tasas de impago muy bajas a corto plazo”, reconoce Leaviss. “El mercado de deuda high yield senior garantizada, desarrollado recientemente y que está reemplazando gradualmente al mercado de préstamos apalancados financiado por los bancos, genera una nueva oportunidad para invertir en bonos basura de menor riesgo”, afirma. 

 

Menos entusiasta se muestra con el mercado de renta fija emergente, donde este experto aprecia algunos inconvenientes. “Es obvio que sus economías ofrecen un mayor potencial de crecimiento, unos estupendos datos demográficos y un menor ratio de deuda sobre el PIB que el mundo desarrollado, si bien en los últimos dos años han aumentado las inversiones por parte de los occidentales, hasta el punto de que ahora poseen más del 30% de la deuda en moneda local, el triple que en 2009”. 

 

“Además, en Europa del Este, el aumento de los préstamos personales era consecuencia de una financiación más barata en divisas europeas, incluyendo el franco suizo. A medida que las monedas locales han ido perdiendo valor, los pasivos han aumentado de forma dramática. Encontramos grandes tensiones en el sector bancario y estos factores, junto con las recientes salidas de capital desde fondos de mercados emergentes, aumentan el riesgo en esos mercados de bonos”, revela el gestor. 

 

Puede leer el informe completo de Jim Leaviss descargándose el siguiente archivo adjunto:

Lo más leído