Personas y procesos, claves en la crisis


Una vez celebrado el primer aniversario de esta mega crisis en la que nos hemos visto inmersos y de la cual no hay esperanzas cercanas de poder salir en el corto plazo, varias son las reflexiones que, de momento, se pueden hacer.

El movimiento sufrido por los mercados financieros en el último año no tiene precedentes en la historia, la capitalización de los mercados domésticos ha pasado en poco mas de 12 meses a ser menos de la mitad, y en algunos casos, como el de Luxemburgo, a reducirse cerca del 70%.

Si a esta situación le añadimos que el valor de las acciones a nivel global se ha reducido entorno al 50%, que nos hayamos inmersos en el peor “rallye” bajista en 12 meses de la historia, que el valor de las viviendas tanto en Estados Unidos como en Europa se ha desmoronado y que las materias primas han perdido en algunos casos más de la mitad de su valor, se abre un panorama ciertamente preocupante para el sector de los fondos de inversión que ha llevado, solo en España, a que la cifra de reembolsos en lo que llevamos de año haya sido superior a los 51.000 millones de euros, esto es, una perdida de más del 60% del patrimonio.

Se ha vuelto el pan nuestro de cada día el leer sobre fondos cerrados o fusionados, despidos masivos de personal, reestructuración de compañías, etc, lo que ha provocado que la situación de alguna de las gestoras internacionales que hasta ahora gozaba de una situación de privilegio haya cambiado significativamente. Hasta hace poco parecía que este tsunami solo iba a arrasar la costa de los Hedge Funds, pero poco a poco estamos viendo como la gestión tradicional se está viendo igualmente afectada, y como muchas casas están pagando los excesos del pasado, con fondos encaramados en las últimas posiciones de los rankings cuando hace poco esos mismos fondos se catalogaban como buques insignia de las firmas.

Esto nos lleva a extraer una conclusión inmediata, cada día se hace más importante la selección de gestoras por parte de los que nos dedicamos a la multigestión, sobre todo en lo que se refiere a los equipos y a los procesos de inversión que, ahora más que nunca, deberían ser los factores clave del éxito de los fondos. Este momento de volatilidad está afectando a los equipos de gestión de algunas firmas, que han pasado de centrar sus esfuerzos en batir al mercado a la preocupación por la incertidumbre de sus puestos de trabajo, lo que ha hecho que disminuya sensiblemente su eficiencia en la gestión y eso se traslada, de forma irremediable, a la rentabilidad de los productos.

Creo que todos hemos oído en algún momento afirmaciones del estilo “estamos muy cerca de tocar suelo”, “los mercados ya no pueden tener mucho más recorrido a la baja”, “esto no puede seguir cayendo más”……y los índices se han encargado enseguida de quitar razones a quienes osaban desafiarles, por este motivo, y mientras no sepamos lo duradero que esta situación pueda llegar a ser, será más importante que nunca volcarnos en el análisis de las dos Ps que nos pueden marcar realmente la diferencia en el futuro más inmediato, las personas y los procesos.

Empresas

Lo más leído