Paul Read (Invesco Pan European High Income): análisis de gestión en 2019 y expectativas para 2020


Paul Read es un profesional de la industria acostumbrado a decir lo que piensa. El hecho de que sea un gestor de renta fija no es algo que le lleve a considerar que el mercado de bonos es siempre una gran oportunidad de inversión. A veces lo es y otras, no. Y, cuando las oportunidades escasean, prefiere ser prudente. Históricamente, Read compra cuando los mercados experimentan fuertes correcciones y vende cuando están caros. “En ocasiones jugamos un papel de proveedor de liquidez en el mercado. Cuando todo el mundo vende y los inversores entran en pánico, utilizamos nuestras posiciones en efectivo para comprar. Históricamente, esta estrategia nos ha funcionado muy bien”, afirma en un almuerzo con clientes en Madrid.

Es lo que hizo, por ejemplo, en el último trimestre de 2018 en el Invesco Pan European High Income, fondo con Sello Funds People, con la calificación Blockbuster. Ser constructivo cuando los mercados cayeron. A cierre de aquel mes de diciembre, la liquidez representaba el 8,5% de la cartera. Fue incluso más baja en marzo de 2019 (7,7%). A partir de entonces, a medida de que los mercados fueron subiendo, la liquidez fue aumentando, hasta cerrar 2019 en el 15,2%, el doble de a lo que estaba nueve meses atrás. Hoy tiene casi 1.000 millones reservados en liquidez, esperando a ser utilizados cuando vuelvan a aparecer en su pantalla las oportunidades. “En estos momentos, el punto de entrada que ofrece el mercado no es el mejor”, reconoce.

Es importante reseñar que la estrategia de mantener fuertes posiciones en liquidez no solamente responde a cuestiones relacionadas con la captura de oportunidades. También a devolver el dinero al cliente en caso de que se lo pida. “Cuando hay turbulencias en los mercados, se aprecian más reembolsos. Es lo que ocurrió los primeros meses del 2019. Luego esta situación cambió y se produjeron entradas netas. Para nosotros, la clave es que estas entradas y salidas no desequilibren la cartera. Es algo a lo que prestamos una gran atención”.

Esta estrategia de modulación del riesgo en función de las condiciones del mercado no solo la aplica en el ámbito de la liquidez. También en el riesgo de crédito que asume en el mercado. Esto es muy claro, por ejemplo, en el segmento de high yield, donde hace un año tenía un 26,5% y hoy un 22,9%. “Algunos de estos bonos han corrido mucho, especialmente en Italia”, explica.

Un segmento de mercado que le gusta especialmente a Read son los emisores europeos en dólares. “Cuando los inversores americanos leen en los medios que hay problemas en Europa, venden estos bonos sin reparar en criterios fundamentales. Tenemos nuestro listado de compañías que nos gustan y viajamos un par de veces a Nueva York para explicarles a los brokers locales lo que nos interesa comprar. Es un segmento de mercado en el que hemos hecho mucho dinero”, revela. Su aproximación al mercado es de puro bond picking. Ni siquiera le parece especialmente relevante qué bonos son elegibles y cuáles no por parte del BCE en sus operaciones de compra de activos. “El QE mueve todo el mercado y, muchas veces, esta información ya está en precio”.

En 2019, la jugada de comprar cuando los mercados han bajado y vender cuando han subido le volvió a salir muy bien porque el fondo cerró con una rentabilidad neta del 12,2%. “Tras los buenos resultados del año pasado, creemos importante gestionar las expectativas de los clientes. Ponemos el dinero a trabajar cuando hay oportunidades. Últimamente hemos estado en modo recogida de beneficios. Para ilustrar cómo está el mercado, basta decir que la rentabilidad por dividendo que ofrece la renta variable europea está en el 4,4%, frente al 3% del cupón del high yield”. Es por eso por lo que Read piensa que la renta variable europea, hoy por hoy, es más atractiva que la renta fija.

Estrategia en renta variable

Al frente de la parte de renta variable del fondo está Stephanie Butcher, quien el pasado mes de octubre fue nombrada directora de inversiones (CIO) del centro de inversiones de Henley. La responsabilidad de Butcher alcanza a aproximadamente el 20% de la cartera. Es una posición estratégica, que sufre pocas variaciones. La gestora busca para esa parte compañías con un negocio de alta calidad, bajo apalancamiento y con buenos equipos directivos, que tengan para la empresa una visión estratégica.

“Evidentemente, queremos comprarlas a un precio atractivo, por lo que tenemos un sesgo value. Eso lleva a muchos inversores a preguntarse sobre la salud de estas compañías, ya que muchos piensan que son negocios de baja calidad. Si analizas el top 10 te encuentras con multinacionales como Sanofi, Roche, Total, Siemens, Novartis… Son empresas de muy alta calidad, con un negocio muy estable y unas perspectivas favorables. Para nosotros, una de las claves está en el dividendo, que sea sostenible, para lo que analizamos que las compañías generen los flujos de caja adecuados para poder seguir pagándolos en el futuro”, concluye Butcher.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído