Tags: Banca privada |

Parvest Bond Euro Government, fondo para la crisis


En esta ocasión, hemos elegido un fondo que es representativo del tipo de fondo que NO habría que tener si la economía global consiguiese realmente entrar en una senda de crecimiento sostenido. Si esto sucediera, y si además ocurriera una vez la Fed haya inyectado los miles de millones de dólares que pretende inyectar al sistema, entonces ocurrirían dos cosas: la primera, que los inversores abandonarían los activos refugio – como es el bono alemán y deuda de similar calidad crediticia – para dirigirse hacia activos de mayor riesgo y mayor rentabilidad potencial. De hecho esto ya está ocurriendo, pero el tema iría a más. Lo segundo que pasaría es que, con o sin razón (podría estar anticipándose en exceso), el mercado empezaría a preocuparse seriamente por la inflación, y eso es malo para la deuda pública de largo plazo, que es en lo que invierten este y otros fondos similares.

No queremos decir con esto que el fondo sea malo, que no lo es en absoluto, siempre ha estado muy bien gestionado, sino hacer ver que las rentabilidades pasadas no significan nada si cambia el escenario de mercado, y que a cada escenario corresponde un tipo de fondo. Este era perfecto para la crisis y la recesión. No lo sería para una auténtica recuperación económica.

Se trata de un fondo que invierte en obligaciones emitidas o garantizadas por Estados pertenecientes a la zona euro o a Estados que estén próximos a incorporarse al euro.

La duración de la cartera del fondo puede situarse entre 0,5 y 8 años. Actualmente, la duración media de la cartera es de 6,23 años, frente a 6,41 del índice de referencia (JPM GBI Emu).

La cartera está invertida en títulos con calificación crediticia Investment Grade de forma mayoritaria (calificación crediticia media actual igual AA+), pero en la parte alta de la banda – muy alta calidad crediticia – lo que es perfecto para un entorno de crisis y recesión pero no tanto en un escenario de crecimiento. El 50% de la cartera está en títulos con calificación AAA y 23% en A+. Actualmente, sus principales emisiones corresponden a Deuda alemana, francesa e italiana. Infrapondera respecto al índice la inversión en países periféricos (España, Portugal, Irlanda y Grecia), pero infraponderar no significa no tener, así que esto lo consideramos un lastre, dado que no acabamos de ver una mejora económica clara en estos países, que se mantendrán estancados mucho más tiempo y con déficits abultados que mantendrán en tensión los diferenciales.

En el año, el fondo gana un 4,69% en su clase institucional. En el último mes el fondo ha caído un -1,43%, lo que demuestra como puede sufrir cuando el mercado apuesta por la recuperación.

Antes de tomar cualquier decisión al respecto es conveniente verificar si el fondo mantiene su elevada duración actual o si hace uso de su facultada para reducirla muy significativamente, en cuyo caso estaría mejor preparado para un entorno de recuperación económica, si bien sus resultados tampoco serían espectaculares.