Oyster lanza un nuevo fondo de rentabilidad absoluta en crédito


La familia de fondos Oyster ha aumentado recientemente con la incorporación del Oyster Credit Opportunities, un producto UCITS III que toma posiciones largas y cortas en renta fija privada y que pretende mantener una baja volatilidad.

Oyster ha delegado la gestión de este fondo en la boutique británica especializada Cairn Capital, que gestiona un patrimonio de unos 43.000 millones de dólares. El nuevo fondo combina distintas estrategias de valor absoluto y relativo. Invierte fundamentalmente en títulos con grado de inversión y lo hace tanto a través de bonos como de derivados de crédito.

Una de las ventajas de los CDS, aseguran los gestores, es su liquidez, “como ha quedado demostrado claramente durante la crisis”, señala Tim Frost, gestor y socio de Cairn Capital. El fondo tiene un sesgo claro hacia empresas europeas y al menos el 51% de la cartera debe estar compuesta por títulos con grado de inversión.

El objetivo a largo plazo es conseguir una rentabilidad de Euribor más 200 puntos básicos. En los próximos doce meses, dadas las excepcionales condiciones del mercado, los gestores esperan conseguir entre 400 y 600 puntos básicos por encima del Euribor. “Hay una gran cantidad de oportunidades”, destaca Andrew Jackson, responsable de inversiones de Cairn Capital y gestor del fondo.

El fondo, que ofrece liquidez semanal, tiene hoy una exposición neta positiva (cercana al 30%) y las estrategias largas de crédito son las que dominan la cartera para aprovechar el repunte de los mercados y el rápido estrechamiento que han experimentado los diferenciales en los últimos meses. Sin embargo, las cosas pueden cambiar de manera considerable en los próximos meses. “El mercado está empezando a discernir entre las compañías buenas y las malas. Esto es bueno para las estrategias de valor relativo, que se harán más importantes a medida que los mercados se normalicen”, comenta Jackson. Este tipo de estrategias puede llegar a representar hasta la mitad de la cartera del fondo.

Los gestores pueden tomar algunas posiciones para aprovechar las situaciones especiales que se presentan en algunos valores. Se trata de posiciones más pequeñas (en total sólo pueden llegar a representar el 20% del fondo), más volátiles y suelen tener una rotación más alta que el resto.

“La clave es tener un perfil de riesgo asimétrico. Se trata de reducir la volatilidad y también de reducir el riesgo de caídas”, afirma Frost. Los gestores del Oyster Credit Opportunities consideran que el exceso de optimismo en el mercado no resulta positivo para los mercados de crédito y creen que pronto la renta fija privada podrá encontrar un entorno más favorable que el de los últimos meses. “Nuestro objetivo es que los inversores se beneficien tanto de los movimientos alcistas como bajistas dentro de los mercados de crédito”, agrega Frost.

Los gestores aseguran que el control de riesgos es uno de sus principales focos de atención. “Una de nuestras prioridades es evitar los errores. Somos muy conscientes del riesgo. Sólo porque no podamos ver al francotirador, no significa que no esté allí”, dice Frost.

Banque Syz y Oyster están apostando por el formato UCITS III como el vehículo más adecuado para la comercialización de productos alternativos y de rentabilidad absoluta, especialmente entre clientes particulares. Los gestores de Cairn Capital reconocen que el trabajo para adaptar su estrategia a un producto armonizado ha sido largo, pero aseguran que el esfuerzo ha merecido la pena. “Nos gustaría tener la libertad de hacer lo que quisiéramos y es cierto que UCITS III implica una restricción. UCITS nos limita, pero ofrece seguridad a los clientes. Creíamos que era el formato adecuado. Pasamos mucho tiempo adaptando la estrategia”, reconoce Jackson.

Lo más leído