Oro y plata, al inicio de la ascensión


La pasada semana ha sido realmente movida para los mercados de commodities, en especial para la plata, el petróleo y, en menor medida, para el oro. Desde hace casi tres años las opiniones a favor y en contra del oro y la plata, como inversión refugio y, tal vez algo más, se suceden. En USA escribir sobre el oro y la plata es casi deporte nacional Pero ¿cuál es el futuro de estos mercados?.   Muchos miran a los mercados de oro y plata como unos simples mercados para la especulación. Es cierto, lo son, y en tiempos de crisis, aún un poco más. Pero detrás de esta primera impresión emocional hay un algo adicional y racional. Los mercados de oro y plata son más que joyería tradicional. El oro (y plata) es, en tiempos de crisis selectas como la actual, una cuasi-moneda. Así mientras su moneda de referencia baja (dólar) el oro sube. Económicamente hablando, nada nuevo bajo el sol. Desde la desaparición de Brettón Woods, y en tiempos de crisis el oro siempre ha sido destino obligado como estrategia defensiva ya que su papel de cuasi-moneda se magnifica en dichos escenarios, menguando en tiempos de bonanza. En otras palabras, por lo general en las crisis financieras el valor de compra del dinero fiduciario y el oro son vasos comunicantes, si el primero baja el otro sube y viceversa, afectándose en estas situaciones transitorias la estructura (tipología) de la demanda de oro (y plata), su volumen demandado y por tanto el precio. Pero en esta crisis la perdida de valor no solo proviene del dólar, sino también de otras monedas mundiales.

Dos aspectos sobresalen a la hora de intentar aproximar el futuro del oro y de la plata: el primero, evidentemente es ¿cuál será el futuro del dólar?; el segundo, ¿qué posicionamiento estratégico tomarán los distintos Bancos Centrales con respecto al oro (cambio agresivo de la demanda) a la vista de las diferentes escenarios de la economía mundial?. Ambos aspectos están interrelacionados.   La situación de la economía USA esta complicada. El crecimiento del primer trimestre 2011 aunque positivo, es insuficiente. El riesgo a la doble recesión, aunque poco probable, tintinea en el ambiente. La Reserva Federal norteamericana, con muchos fuegos abiertos y pocas balas, necesita un ingrediente para sofocar tanto incendio. Hay que crear inflación. Aspecto que junto al desequilibrio fiscal y el desmesurado endeudamiento público, colabora en la devaluación del dólar, (si bien la inflación ofrece hoy a USA otro doble beneficio: animará al consumidor americano a consumir y reducirá el endeudamiento público en términos de valor real). La devaluación del dólar esta siendo agresiva y todo indica progresará con el tiempo. Lo cual afecta, de manera muy directa, a todos y cada uno de los Bancos Centrales del mundo que ven, en silencio y con tristeza, disminuir el valor de sus reservas de manera precipitada sin saber que acción tomar. Entre el 50% al 60% de la reservas de los Bancos Centrales del mundo son dólares. Así, y a la vista de ello, cada vez se oye con más insistencia a los Bancos Centrales repetir el estrillo “empieza a ser oportuno la diversificación de las reservas” o bien salir del dólar. Pero ¿hacía donde?. El oro es objetivo de todos ellos, continuándose la tendencia abierta por India, Tailandia, Rusia, Mauricio, Corea del Sur, China, México… De aquí a no mucho se empezará a jugar, pero ya en serio, una partida clave para la economía mundial, “Bretón Woods II”, y todos son conscientes de que la palabra oro está en la “agenda” , no siendo inoportuno revisar de manera previa el volumen de tenencias.   En los próximos seis meses el oro, y tras tal vez visitar el precio 1.430 UDD/onza, se encaminará hacía los 1.650 UDD/onza, en donde bien pudiera terminar el año si los niveles de variación de la inflación y riesgo global mantienen su senda actual. De cambiar al alza el riesgo o la tasa de demanda mundial, el precio aumentará con rapidez. Pero, la plata es más interesante. Por razones conocidas y otras desconocidas, este metal precioso se ha tomado unas vacaciones de casi 30 años, y ahora, como es natural todo son prisas. El precio de equilibrio actual de la onza plata está, de acuerdo al modelo WM (adjunto), en alrededor de 59 USD/ Onza. Actualmente el precio de la plata ha entrado en una fase de consolidación que bien podría durar entre dos o tres meses. Consolidación en un rango de precio inusualmente amplio (25-35 USD/ Onza), pues a dinero fácil y rápido las prisas se vuelven generosas. Finalizada la consolidación, su ascensión volverá a ser trepitante. El oro y la plata están empezando la ascensión.

Lo más leído