Tags: Gestores |

Oportunidades globales de calidad, con Morgan Stanley


Tribuna de Paula Mercado, directora de Análisis de Vdos.

La gestión de una cartera de renta variable global, capaz de obtener resultados positivos,  independientemente del momento del ciclo económico y de la situación del mercado, supone sin duda una alternativa atractiva en un entorno de rentabilidades en descenso y volatilidades al alza. La búsqueda de oportunidades en cualquier mercado y en cualquier sector, aportará un valor superior.

De acuerdo con esta filosofía de inversión, el fondo de Morgan Stanley MSIF GLOBAL OPPORTUNITY FUND, encuadrado en la categoría VDOS de Renta Variable Internacional Global Valor, obtiene en el año una rentabilidad de 31,39 por ciento en su clase A en dólares.

Con un estilo de inversión puramente bottom-up, selecciona para incluir en su cartera compañías con ventajas competitivas sostenibles y que puedan reinvertir su capital obteniendo altas tasas de retorno, con un horizonte de inversión primordialmente a largo plazo. Son empresas de calidad, poco apalancadas, con ingresos recurrentes, productos de consumo repetitivo y una base de clientes amplia y diversificada geográficamente.  

El equipo gestor se distingue por su preferencia en describirse a sí mismos como ‘inversores’, mas que como ‘gestores’ o ‘analistas’, poniendo énfasis en el fuerte sentimiento de pertenencia y de responsabilidad compartida entre cada miembro del equipo de inversión. El gestor principal de la estrategia es Kristian Heugh, quien lidera desde Hong Kong las inversiones globales para el equipo Growth de la gestora. Un equipo integrado por 17 profesionales de la inversión, que incluye 12 inversores y un encargado de identificar modelos de negocios disruptivos y nuevas temáticas.

Con más de catorce años de experiencia en el sector, Kristian Heugh se incorporó a Morgan Stanley en 2001. Previamente fue co-gestor de estrategias dedicadas a la industria tecnológica y a la renta variable internacional, a la vez que formaba parte del Global Research Group, trabajando muy de cerca con el equipo Growth. Anteriormente fue analista del sector tecnológico, como integrante del equipo de Estrategias de Rotación Sectorial de Empresas de Crecimiento de Diversa Capitalización. Kristian recibió un B.A. en Económicas por la universidad de Duke y cuenta con la certificación CFA (Chartered Financial Analyst).

Para la generación de nuevas ideas, el equipo se sigue un proceso de due diligence riguroso. Un primer filtro considera la información recibida a través de su red de contactos y a partir de los análisis de las compañías. Para continuar el proceso, se cuestiona la posibilidad de sesgo sistemático que pueda estar causando la valoración incorrecta del precio de la acción, así como las ventajas competitivas de cada compañía y la oportunidad que ofrece de obtener altas tasas de retorno.

En una segunda fase, se analizan las ideas generadas, examinando la calidad de las ventajas competitivas y de crecimiento para determinar la calidad total de la compañía. Si la compañía no es de alta calidad, es descartada como posible candidata a ser incluida en la cartera. El proceso de valoración continúa con un debate sobre las principales tesis de inversión, sus precios, unidades, márgenes, y múltiplos, para determinar un Price to Value aproximado. El debate incluye tanto a Kristian Heugh como a los Jefes de Inversión de la región y el sector correspondiente y los gestores de otros fondos dentro del equipo Growth, lo que aporta una diversidad de opiniones que ayuda a realizar una predicción más certera de las expectativas de la compañía para los próximos cinco años.

Finalmente se construye la cartera, incluyendo empresas de alta calidad y precio inferior a su valoración. El riesgo es muy importante para el equipo, apoyándose en su riguroso análisis y su proceso de valoración para reducir los riesgos específicos de las compañías.  Así, riesgo de valoración, de la industria, financiero y de análisis son monitorizados a diario.

El resultado del este proceso de inversión es una cartera con un enfoque bottom-up, agnóstico de cualquier índice de referencia, concentrada en las mejores ideas, con una rigurosa disciplina de valoración y de análisis de calidad. Una cartera que incluye entre sus mayores posiciones nombres como Facebook Inc (9,30%) Amazon.com Inc (7,06%) Epam Systems Inc (6,52%) Luxoft Holding Inc (4,94%) y Tal Education Group (4,94%). Por país, las mayores ponderaciones corresponden a EEUU (52,13%) China (11,97%) Korea del Sur (6,43%) Japón (5,21%) y Dinamarca (4,53%).

La evolución histórica del fondo por rentabilidad lo sitúa entre los mejores de su categoría, en el primer quintil, durante 2013, 2014 y 2015, con un dato de volatilidad a tres años de 15,51 por ciento y de 20,37 por ciento a un año. En este último periodo, su Sharpe es de 1,96 y su tracking error, respecto al índice de su categoría, de 6,79 por ciento. La suscripción de la clase A de GLOBAL OPPORTUNITY FUND no requiere una aportación mínima, aplicando una comisión fija de 1,60 por ciento, mientras que la aportación mínima para suscribir la clase I es de 500.000 dólares (aproximadamente 457.573 euros) y su comisión fija de 0,90 por ciento.

El equipo gestor cree que es más importante la exposición económica y las previsiones de crecimiento de las compañías que la región donde coticen, aunque al observar la procedencia de los beneficios, la distribución es de aproximadamente un tercio de la cartera para cada región (EEUU, EMEA y ASIA). Entienden que invertir en oportunidades globales supone tomar algo de exposición a emergentes (fundamentalmente a ASIA) pero muy selectivamente.

Puesto que se focalizan en la selección de compañías que cumplan determinados requisitos, los gestores hacen poco caso del ‘ruido del mercado’. Buscan compañías de calidad, mediante un exhaustivo análisis fundamental, con el objetivo de lograr una cartera también de calidad, con sesgo de crecimiento, capaz de lograr un buen comportamiento sin importar el entorno de mercado en el que nos encontremos. Hacen hincapié en empresas cuyo modelo de negocio se base en ventajas competitivas únicas y difíciles de replicar, con capacidad para reinvertir el capital obteniendo altas tasas de retorno.

Una estrategia de inversión de búsqueda de calidad que ha supuesto la generación de retornos superiores en los últimos tres años, haciéndolo merecedor de la calificación cinco estrellas de VDOS.

Para información más detallada, ver ficha del fondo a continuación.