Oportunidades en África: el caso de Egipto


Aproximadamente un año después de que los egipcios se echaran a la calle para derrocar a su antiguo líder, el país celebró a finales de mayo la primera ronda de sus elecciones presidenciales, cuyo resultado sorprendió tanto a los analistas como a los propios egipcios. Los sondeos preelectorales sugerían que el anterior ministro de Exteriores, Amr Moussa, y el islamista Moneim Aboul Fotouh se enfrentarían en la segunda vuelta. En cambio, los que más votos recibieron fueron Mohamed Mursi y Ahmed Shafiq, los dos candidatos más polarizados.

Algunos lo han interpretado como una señal del fracaso de la revolución, algo que, a nuestro juicio, no podría estar más lejos de la realidad. El hecho es que la revuelta popular no fue más que el inicio de un proceso de transición que se prolongará durante varios años. Ciertamente, es un gran logro que el proceso de elección del primer presidente democráticamente elegido de la historia del país haya sido hasta llegado al poder de una manera pacífica y justa.

Evaluación de la primera ronda de las elecciones desde el punto de vista de un inversor.

La prosperidad económica a largo plazo es una prioridad para ambos candidatos presidenciales y se sitúa muy por delante de cualquier programa radical o islamista. Las campañas de Mursi y Shafiq se han centrado principalmente en los problemas de la liberalización, la privatización y los incentivos fiscales. Ambos han propuesto reformas favorables a las empresas y otras políticas cuyo objetivo es fortalecer la posición fiscal del país. También se han esbozado programas para impulsar la legitimidad del futuro gobierno. En bolsa, parece que los inversores extranjeros aún se mantienen al margen, mientras que los inversores locales y expatriados están comprando acciones durante los periodos de debilidad.

El veredicto en el juicio a Mubarak eliminó otro factor de incertidumbre en el panorama general. Con respecto al resultado electoral del 17 de junio, los inversores aún han de lidiar con el riesgo político, sobre todo si el candidato vencedor no recibe un amplio respaldo del electorado. Además, está la cuestión habitual de si pueden cumplirse todas las promesas realizadas durante la campaña electoral, algo difícil de saber debido a que ninguno de los dos candidatos posee en realidad una trayectoria que le avale.

Posicionamiento actual y estrategia de inversión: ¿Dónde invertir en Egipto?

Las empresas egipcias han publicado unos resultados mejores de lo previsto tras la revolución. La Bolsa de El Cairo ha subido más de un 23% a lo largo del año. Los valores egipcios representan alrededor del 18% de la cartera del BB African Opportunities Fund, que es un porcentaje sustancial aunque inferior al de su ponderación en el índice de referencia, pues lo hemos reducido con la realización de beneficios.

Actualmente, estamos centrados en empresas con presencia suprarregional que generan ingresos en el Norte de África y los estados del Golfo y, en gran medida, en dólares y no en moneda local. Los bancos también están bien posicionados para un giro alcista. Además, estamos atentos a situaciones especiales, como se vio en febrero cuando France Telecom adquirió Mobinil. En este momento, el fondo mantiene una menor exposición a empresas locales de bienes y servicios de consumo, aunque tomamos nota de sus valoraciones crecientemente atractivas.

Empresas

Lo más leído