Oportunidades del mercado de high yield europeo


El mercado de high yield europeo ha evolucionado desde su lanzamiento en 1999. Según Fich Ratings a septiembre de 2010, durante este año se podría alcanzar el récord de 50.000 millones de euros en emisiones. Es decir, se espera que este mercado siga creciendo y podrá alcanzar un tamaño de aproximadamente 200.000 millones de euros a finales de 2011.

También ha evolucionado el universo de emisores desde su lanzamiento: si bien en 1999 el 60% de los emisores eran compañias del sector de telecomunicaciones y medios de comunicación, a partir de 2009 ya existe una mayor diversificación sectorial con un menor peso en sectores cíclicos (construcción, retail, ...). Además ha cambiado el inversor de este tipo de activo, no estando únicamente en manos del inversor institucional.

En términos de tamaño, los países europeos con mayor número de emisores son Alemania y Francia. Encontramos compañías interesantes que emiten deuda high yield españolas e italianas que tiene una importante parte de su negocio fuera de su mercado doméstico. Un ejemplo es Campofrío, cuyo negocio fuera de España es superior al 64%.

Si los tipos de interés permanecen bajos, la rentabilidad superior que ofrece este tipo de activo resultará atractiva para cualquier inversor. Hemos analizado cómo se comporta este activo en épocas de una política monetaria restrictiva (años 1999 al 2000 y 2005 al 2008): se comportó bien y los diferenciales continuaron estables y sólo comenzaron a subir después de un año en 1999 o de dos años en 2005.

El mercado no espera una subida de tipos de interés aproximadamente antes de un año. Una subida de tipos de interés significa una mejora de las condiciones económicas, lo que directamente implica una mejora de la calidad del high yield y una compresión de los diferenciales por el impacto de la subida de tipos de interés.

Nuestra visión continúa siendo positiva para 2011. Esperamos que el retorno de este activo se sitúe en un rango del 8% al 12%. Las tasas de insolvencia (default) van a continuar cayendo a niveles bajos (1%-2%). La calidad crediticia continuará mejorando debido a la mejora en las compañias a nivel de balance, ratios... Las valoraciones de este tipo de activo continúan siendo atractivas versus el resto de activos europeos.

Lo más leído