Oportunidades de inversión en el sector tecnológico


El panorama de la inversión en el sector tecnológico ha cambiado dramáticamente en los últimos tiempos con la aparición de las tablets y los smartphones. Pocos años atrás, el sector tecnológico estaba dominado, al menos en cuanto a la conexión a Internet, por el mercado de los ordenadores personales (PC), que a su vez estaba dominado por compañías orientadas al consumidor, como Microsoft e Intel. Ahora, con la innovación tecnológica y el extraordinario crecimiento de las ventas de tablets y smartphones, ha entrado en juego una nueva promoción de gigantes tecnológicos.

Los antiguos pioneros tecnológicos están intentando darles alcance. Aún disfrutan de posiciones potentes en PCs pero, dado el creciente número de vías para acceder a Internet, la dinámica de poder ha cambiado. Entre los nuevos líderes del mercado están Apple , con sus productos iPad e iPhone, y Google, con el consorcio Android. Pero también existen otras compañías que debemos considerar, como por ejemplo Qualcomm (QCOM) en el segmento de chips.

¿Cómo analizar el sector tecnológico para tener en cuenta estos cambios? La metodología de análisis de Perkins se basa en un enfoque moderado y no asume hipótesis heroicas al evaluar el potencial de subida y el riesgo bajista de un valor. Esto es especialmente cierto cuando un mercado experimenta cambios drásticos como los que están afectando al sector tecnológico.

No queremos arriesgarnos a dejarnos arrastrar por la euforia del mercado, comprando a valoraciones determinadas por unas previsiones de crecimiento excesivamente optimistas.

Nuestro proceso comienza con el desarrollo de hipótesis básicas extraídas de las tendencias históricas del mercado de PCs. En 2010 se vendieron aproximadamente 352 millones de unidades. En algún momento, esperamos que tal vez la mitad de los consumidores de PCs puedan sustituirlos por tablets o aparatos similares. Este proceso puede durar varios años, pero nuestro razonamiento es que si una familia posee dos PCs, tal vez sólo sea necesario utilizar uno de ellos para crear contenidos.

A la inversa, pensamos que la mayoría de las empresas continuarán en el espacio de los PCs, aunque puede haber ciertas áreas donde pueden crecer las tablets. Por ejemplo, para un representante de una compañía farmacéutica, una tableta puede ser útil para acceder a información sobre medicamentos desde el despacho de un médico, pero nuestra hipótesis subyacente es que la mayoría de las compañías necesitarán la mayor potencia de los PCs para generar contenidos.

Dadas estas dos previsiones, consideramos que las tablets probablemente experimenten un crecimiento mayor del que se anticipa. Wall Street y los grupos de análisis de la industria prevén unas ventas de tablets cercanas a 60 millones en 2011. Nosotros pensamos que la cifra podría aproximarse a 70 millones, además de los 20 millones vendidos en 2010.

Por consiguiente, hemos ajustado nuestras estimaciones de beneficios de algunas compañías tecnológicas tradicionales, pero continuamos tratando estas previsiones de forma conservadora, como es habitual en nuestro proceso de inversión.

Este periodo es muy interesante para los que están relacionados con la tecnología, tanto en calidad de consumidores como de inversores. Estos nuevos productos ofrecen una sana combinación de vías de acceso a Internet que simplemente no existían hace pocos años. También están ampliando la lista de actores dominantes en el sector. La consecuencia de todo ello es un mayor número de opciones, algo que siempre es interesante cuando se trata de la tecnología. Para los próximos años esperamos un gran nivel de innovación en todo el sector. Por muy atractivos que sean los avances actuales, puede que lo mejor esté por llegar.

Craig Kempler, analista de tecnología de Perkins, una de las gestoras de Janus Capital