Omega Gestión no volverá a invertir en fondos que puedan imponer side pockets


Los efectos de la crisis ya están prácticamente superados dentro del mundo de la gestión alternativa. Sin embargo, hay muchas lecciones aprendidas. En Omega Capital, por ejemplo, han decidido elevar la liquidez de sus productos.

El fondo Cerrado pasará de tener liquidez anual a mensual a principios de 2010. Y los fondos Fractal y Turaco pasarán de ofrecer liquidez trimestral a mensual. “Somos sensibles a la necesidad de una mayor agilidad por parte de los inversores. Por eso invertimos en fondos subyacentes que ofrecen una mayor liquidez. Tenemos una estrategia doble. Por un lado buscamos liquidez alta para las estrategias más líquidas, en las que podemos invertir incluso a través de cuentas gestionadas o vehículos UCITS III, y por otra parte reconocemos que hay estrategias en las que la iliquidez es necesaria”, explica Alberto Ruiz, director de Omega Gestión de Inversiones, la gestora española del grupo. El manejo de la liquidez se ha convertido en un elemento central. “Hemos mejorado la gestión de la liquidez en casos de estrés para poder ajustarnos a los posibles reembolsos. Tenemos una ventaja de nacimiento, y es que contamos con un capital muy estable”, añade el director de Omega Gestión de Inversiones. En 2008, muchos fondos establecieron restricciones a los reembolsos. Ruiz considera que, en muchos casos, el uso de gates sirvió para proteger al inversor. “Las gates se han mostrado útiles en algunas estrategias. Lo que no nos ha gustado es que determinados gestores han aplicado gates sin tener una clara justificación por la situación de mercado y su capacidad para atender a reembolsos", comenta. Durante la peor parte de la crisis, muchos gestores decidieron separar la parte ilíquida de la cartera a través del uso de side pockets, una práctica que Ruiz considera más cuestionable. “Salvo excepciones, no tenemos previsto invertir en ningún fondo que tenga prevista la posibilidad de aplicar side pockets”, señala. Perspectivas 2010 Ruiz asegura que la elección de la estrategia correcta será muy importante en los próximos meses. "En 2009 estábamos convencidos de la recuperación del mercado y que todas las estrategias tenían potencial. Por eso, nuestros esfuerzos se centraron en la selección de aquellos gestores que, tras sortear de forma razonable el ejercicio 2008, fueran capaces de centrarse únicamente en aprovechar las oportunidades que ofrecía el mercado. En 2010, sin embargo, va a ser importante de nuevo la selección de aquellas estrategias que entendemos van a funcionar mejor en este nuevo entorno de mercado”, dice. Cree que 2010 será un año en el que “la direccionalidad no será remunerada y la volatilidad se mantendrá alta”, por lo que recomienda apostar por “estrategias no direccionales, con un objetivo de rentabilidad prudente”. “Muchos de los pecados originales de la industria de hedge funds ya se han purgado en 2008. La selección natural hace que la industria sea más eficiente y con menos competencia”, añade. Según Ruiz, es cuestionable que los hedge funds tengan la capacidad de generar riesgo sistémico, puesto que su peso es muy pequeño. “Sólo el 1% de los activos de los inversores de todo el mundo está en hedge funds”, afirma. Eventos corporativos Ruiz realizó una presentación sobre las perspectivas de la estrategia de eventos corporativos, dentro del ciclo de conferencias sobre inversiones alternativas organizado por Tressis y Funds People. En los últimos diez años, afirma, esta estrategia es la que ofrece la mejor ratio de Sharpe dentro del universo de los hedge funds. En eventos corporativos, los mayores riesgos son operacionales, de liquidez y de concentración. “Al invertir tenemos que analizar que los gestores no se solapen, que no estén en la misma operación”, comenta. Dentro de las estrategias de eventos corporativos (que incluyen el arbitraje en fusiones y adquisiciones, el arbitraje en la estructura de capital, los fondos de situaciones especiales, distressed y activistas), la mayoría de los fondos incluyen períodos largos en los que no se permiten reembolsos. “Hay que tener en cuenta que esta parte de la cartera es ilíquida, por lo que no puede representar una parte muy grande dentro de un producto multiestrategia”, señala Ruiz. A corto plazo, asegura que las mejores oportunidades se encuentran en los grandes desajustes que se han producido dentro de la estructura de capital de las empresas. Pero las fusiones y adquisiciones y las estrategias de distressed pueden ser el mayor caladero de los próximos años. “Habrá un resurgir moderado de los movimientos corporativos, con un listado interesante de operaciones previstas para 2010. Quizá no haya grandes operaciones con financiamiento, pero sí habrá compras estratégicas en las que grandes compañías se harán con competidores más pequeños”, comenta. Ruiz también señala que se encuentran todavía buenas oportunidades en distressed. “Hemos entrado recientemente en fondos distressed. No compramos antes porque es muy difícil adivinar cuál es la parte más baja del ciclo”, explica. Dentro del mundo de los eventos corporativos, el director de Omega Gestión de Inversiones considera vital escoger equipos con experiencia en varios ciclos de mercado.

El grupo Omega Capital lleva ocho años gestionando hedge funds en Irlanda, donde tiene registrados varios productos. Los fondos irlandeses que comercializa activamente son el Laredo, que gana un 8,9% en lo que va de año, el Cerrado, con una rentabilidad del 15%, y el Turaco, que se lanzó en octubre de este año.

En 2006, su filial española Omega Gestión de Inversiones obtuvo la autorización de la CNMV para gestionar fondos de inversión libre. Tiene domiciliados dos productos, el Laredo Inversión Libre, que gana un 8,20% en el año, y el Alphaville, lanzado en octubre.

Empresas

Lo más leído