Omega Capital: "La adecuada selección de gestores sí aporta valor en los hedge funds"


En Omega Capital son unos claros convencidos de la gestión alternativa y, en especial, de los hedge funds. En líneas generales, 2011 fue un año complicado para estos productos pero la alta dispersión de resultados ha demostrado, en opinión de Gabriel Fernández de Bobadilla, director de Gestión de Activos de la entidad, que “la adecuada selección de gestores sí aporta valor”. Así, por ejemplo, en su fondo de fondos Cerrado, registrado en Luxemburgo y con un perfil de inversión de renta variable, consiguieron cerrar el año con un retroceso de tan sólo el 2,3%. Otro ejemplo: de los ocho hedge funds que el fondo Laredo incluye en su cartera que siguen una estrategia long/short de renta variable, seis terminaron el año con rentabilidades positivas cercanas a los dos dígitos.

 

En Omega Capital cuentan con un equipo de 12 personas en la parte de gestión alternativa y son los miembros de la entidad con mayor experiencia los que visitan y seleccionan a los gestores que incluyen en sus fondos de fondos. Además, tienen oficinas en Londres y Nueva York, "En estos productos, el riesgo gestor es muy importante así que es clave reunirse periódicamente con ellos", dice Fernández de Bobadilla.

 

“La decepción de los inversores no es exclusiva con los hedge funds, lo que se plantea en general es si la gestión activa sigue produciendo alfa”, dice Fernández de Bobadilla. “Nosotros creemos que sí que tiene todo el sentido este tipo de gestión y es la manera de aportar valor a las carteras”. Además, según apunta Alberto Ruiz, director de inversiones, “el problema es analizar los productos condicionado por el calendario”, ya que, asegura, los hedge funds sí han cumplido con su función de ofrecer resultados asimétricos y, además, muchos de ellos han recuperado en enero y febrero lo perdido en 2011.

 

“La gestión activa sí compensa”, dice Ruiz. Así, su fondo Cerrado ha registrado un retorno anualizado desde abril de 2005 del 5,23% frente al -0,85% del MSCI Euro Hedge, con una volatilidad del 11,33% frente al 16,58% que ha experimentado su índice de referencia.

 

En Omega Capital siguen centrados en la selección de gestores alternativos, si bien, como novedad, en los últimos tiempos han incorporado hedge funds regulados. “Estamos muy especializados en la selección de hedge funds y lo que hemos hecho ha sido adaptar nuestros procesos de selección al universo de productos regulados, lo que nos permite ofrecer mayor liquidez en algunos de nuestros fondos”, explica Ruiz. Así por ejemplo, en su fondo Penta la liquidez es semanal. La gestora ha decidido combinar productos regulados con hedge funds puros en sus dos SIL y en el FIL Penta, no así en el resto de sus fondos, que siguen siendo fondos de fondos hedge.

 

Además, han dejado de trabajar con ciertas gestoras que, al alcanzar grandes volúmenes bajo gestión, “se estaban acomodando y asumiendo poco riesgo, algo que a nosotros no nos sirve en nuestra estrategia de gestión”, explica Ruiz, por lo que han ido moviéndose hacia gestoras de menor tamaño o más especializadas. Suelen decantarse por productos de tamaño mediano, entre 500 y 1.500 millones de euros, ya que consideran que en los megafondos es más complicado obtener buenas rentabilidades.

 

Su gama de productos se centra en sus carteras conservadoras, con su fondo Laredo, tanto en la versión española como irlandesa, y su producto de perfil de riesgo intermedio, más próximo a la renta variable, que se plasma en el fondo irlandés Cerrado y que en España toma el nombre de Alphaville FIL. De hecho, recientemente han modificado este último para que pueda invertir hasta un 70% directamente en Cerrado, de manera que el inversor pueda optar por los dos vehículos, el irlandés y el español, que tendrán un comportamiento similar.


Además, en Omega Capital cuentan con tres vehículos de carteras a medida, el FIL Penta Inversión Libre y dos SIL (Diversity, que desde su lanzamiento en julio de 2010 acumula una rentabilidad del 10,4%, y Alpes 2000). En total, la gestora cuenta con un patrimonio de más de 550 millones de euros en productos alternativos.


Fernández de Bobadilla considera que los inversores institucionales o los altos patrimonios más sofisticados “están ya mirando a más largo plazo, tomando ya cierta perspectiva de la crisis y buscando productos que generan alfa”. “Hemos notado un renovado interés por parte de los inversores por estrategias alternativas , que ven que este tipo de gestión recobra sentido para sus carteras”, apunta Ruiz.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído