Olivier Ginguené: "En Pictet AM somos proclives a aumentar nuestra exposición al riesgo"


“Aunque los factores económicos y políticos continuarán generando volatilidad en los mercados, actualmente nos mostramos proclives al riesgo y a favor de la renta variable, incluyendo la europea”. Así lo asegura Olivier Ginguené, director de Estrategia de Pictet Asset Management en el Barómetro correspondiente al mes de mayo, informe en el que este experto recomienda “tener muy en cuenta que las valoraciones en el mercado global de acciones son atractivas a 12 veces los beneficios esperados, con amplia liquidez y un sentimiento en niveles de neutralidad”.

Por este motivo, la gestora suiza afirma seguir sobreponderando la renta variable de emergentes, que cotiza a precios razonables y proporciona mayor crecimiento. “Si bien las rebajas de previsiones de beneficios continúan, este proceso está casi terminado y existe una lenta mejora del apetito por el riesgo. De hecho, durante el primer trimestre se produjeron entradas netas de 26.000 millones de dólares, que compensaron más de la mitad de salidas de 2011”, asegura Ginguené.

En este punto, el experto entiende que China parece especialmente atractiva en las carteras de emergentes y conviene sobreponderarla. “El país tiene flexibilidad para respaldar un crecimiento continuo y nuestros indicadores adelantados sugieren que la caída de su tasa de crecimiento terminó el primer trimestre. Además, su sector de construcción se puede recuperar a medida que repunte el crédito y su economía en general respaldada por nuevas medidas de flexibilización monetaria”.

Preferencia por deuda empresarial con grado de inversión y de alta rentabilidad

“Los mercados de renta fija reflejan temores sobre sostenibilidad de la deuda en la eurozona. Los bonos al 7% a 10 años constituyen el punto en el que los costes financieros se vuelven insostenibles y el BCE se ve obligado a intervenir. Ahora, según Moody’s Analytics, el coste sostenible ha caído hasta el 5,7% para España y el 5,5% para Italia, dada la debilidad de sus economías. En cualquier caso, creemos que el BCE seguirá interviniendo para evitar el riesgo de incumplimientos de pago”, afirma Ginguené.

De todas formas, el experto cree que el sentimiento seguirá frágil y la volatilidad continuará caracterizando al mercado hasta que vuelva el crecimiento económico, lo que se refleja en la caída de la rentabilidad de los activos considerados seguros, como la deuda pública de EEUU o el bono alemán. Por su parte, “la rentabilidad de los bonos italianos reflejan una visión excesivamente pesimista del país y hemos elevado esta exposición hasta una de mayor neutralidad.  Sin embargo continuamos infraponderados en deuda de España y Francia”, señala.

Desde la gestora helvética aseguran que cada vez más votantes rechazan la austeridad como única solución, lo que les hace prever un relajamiento que, en su opinión, “será una buena noticia para los inversores”. En este sentido, Ginguené cree que, aunque la canciller alemana, Ángela Merkel, está insistiendo en medidas de austeridad más enérgicas, “es previsible que finalmente se llegue a un acuerdo para un ritmo más lento de recortes a fin de estimular crecimiento”.

Empresas

Lo más leído