Nuevo récord: el Tesoro coloca deuda a 5 años por encima del 6%


El martes pasado el Tesoro marcó récords desde que España está en el euro al emitir letras a 12 y 18 meses a niveles de 1997. En la subasta de esta mañana volvió a hacerlo: el Estado ha tenido que pagar más de un 6% de interés para colocar deuda a 5 años, el nivel más alto desde que está en el euro.

Así, ha logrado adjudicar 2.220 millones de euros, por encima del objetivo máximo de 2.000 millones; un éxito de la demanda propiciado por la contención de emisiones, pues en total las peticiones han superado los 7.800 millones de euros. Pero lo ha hecho a un alto precio, a pesar de la tregua de los últimos días en los mercados propiciada por los rumores de compra de deuda por las autoridades europeas y la extensión de la operación Twist por parte de la Fed, que ha permitido que la prima de riesgo española se relaje hasta 510 puntos (aunque durante la jornada llegó a estar por debajo de los 500 puntos), con la rentabilidad del bono a 10 años en el 6,63% (por debajo del 7,2% que alcanzó el martes). El Ibex cerró plano, con una leve caída del 0,3%, en 6.773,5 puntos.

En total, la rentabilidad del bono a cinco años ha aumentado más de un punto porcentual desde el 4,96% de mayo hasta el 6,072%. Por su parte, el interés medio de los bonos a tres años ha subido desde el 4,876% de hace un mes hasta el 5,547%. El mayor deterioro se ha registrado en los bonos a dos años, con vencimiento en abril de 2014, pues su rentabilidad se ha duplicado, pasando del 2,069% de marzo hasta el 4,706%.

Según los analistas de Banco Madrid, el Tesoro ha superado con facilidad otra prueba de estrés. Teniendo en cuenta el “mes que hemos vivido con de continuos sobresaltos y en el que hemos alcanzado niveles históricos de prima de riesgo y tipos de interés desde la creación del euro, el Tesoro ha conseguido superar otro examen más con una subasta resuelta en unos niveles más que razonables”, tanto de volumen de peticiones (7.850 millones), como de volumen adjudicado respecto al objetivo (ratio de cobertura del 3,54) e, incluso, con una interesante recuperación de los niveles de rentabilidad desde los máximos alcanzados el lunes de esta misma semana (entre 50 y 70 puntos básicos).

Sin embargo, y aunque explican que “una mala subasta nos habría situado en una situación límite”, reconocen que el resultado actual no supone “ningún cambio respecto a la valoración de España como alternativa de inversión en los mercados financieros" y creen que esta subasta se debe de considerar “como un punto y seguido, ya que aportaba más inconvenientes que soluciones”. Y es que, para los analistas de Banco Madrid, los mercados están más pendientes del resultado de las auditorías a la banca española y sus necesidades de capitalización que del actual nivel de tipos de interés.

Para Santiago Hagerman, socio de GBS Finanzas, el resultado era esperado. "Hasta que se aclaren dos temas, las necesidades de recapitalización de la banca española y la cumbre de los líderes europeos de la próxima semana, seguirá habiendo incertidumbre y los tipos permanecerán un tiempo en los niveles actuales", explica. Unos niveles que considera muy atractivos, razón por la que están invirtiendo en deuda española con plazos cortos, de entre uno y dos años, vitamina para sus carteras de renta fija. "Es una buena oportunidad porque confiamos en la solvencia de España", explica.

"Tenemos muy presente que las próximas dos semanas están repletas de eventos (formalización del acuerdo de gobierno en Grecia, Eurogrupo/Ecofin, publicación de las pruebas de estrés por las auditoras, cumbre de la UE del 28/29 junio…)  y junto con la rumorología de mercado que apunta a una respuesta de las autoridades, podrían marcar una favorable evolución de la deuda española", explican en BMN Gestión de Activos.

Una subasta en la que no parece haber sido necesaria la intervención externa. Los expertos consultados por FundsPeople ya descartaban una intervención del BCE, y apostaban por medidas de apoyo alternativas.

Noticias relacionadas

Lo más leído