Tags: Banca privada |

Gestión de patrimonios


Iniciamos esta andadura bloguera con la intención de publicar periódicamente nuestras opiniones sobre todo lo que acontece en el mundo económico. Y lo queremos hacer desde un prisma no tanto bancario, gestor ni estrictamente financiero, sino también desde el punto de vista integral, de big picture y de 360 grados que los tenedores de un patrimonio no deben jamás olvidar.

Para ello tendremos muy en cuenta consideraciones macro, lógicamente, pero también cualquier otra circunstancia que pueda dar luz en el oscuro y peligroso camino de la gestión patrimonial familiar. En definitiva, hablaremos desde la óptica de un Family Office, donde las inversiones financieras no son más (ni menos) que una parte de las inversiones patrimoniales que conforman nuestra labor diaria con nuestros Clientes.

Desde nuestra perspectiva de preservación y adecuada progresión del patrimonio en el tiempo, el cortoplacismo pierde relevancia. Porque la vida inversora suele ser muy larga, y aún más si debemos velar por el patrimonio futuro de las generaciones venideras. De nada sirve obtener resultados brillantes, fruto de puro efecto montecarlo, durante uno o dos años si después nuestra estrategia (o la del gestor que hayamos elegido con ligereza) nos produce unas perdidas y/o costes de oportunidad enormes. Y es que es precisamente cuando miramos la progresión del patrimonio de una Familia a largo plazo cuando esas pérdidas y/o costes de oportunidad marcan diferencias abismales.

Evitar pequeños (o no tan pequeños) errores inversores en el tiempo supone, a lo largo de las décadas, un terrible castigo que minará de forma irremediable la correcta progresión del patrimonio familiar. Y lo peor es que, salvo con el asesoramiento adecuado, difícilmente un inversor sabrá reconocer sus errores estratégicos en el camino, a tiempo aún de rectificar y mejorar rigurosa y constantemente. Tan sólo el resultado, después de muchos años y cuando la vida inversora ya pasó, le evidenciará que jamás fue el inversor inteligente que debía haber sido. O al menos no lo fue de forma suficientemente consistente, y sus altibajos y bandazos le relegarán a la mediocridad, a él y a los suyos.

Esa visión integral del tenedor de patrimonio y de inversor financiero, inmobiliario y empresarial, será la que trataremos de expresar, conducir y guiar con nuestras opiniones y experiencias en el mundo del Family Office.

Apasionante época, sin duda, la que nos ha tocado vivir a los que amamos este oficio. Nos vemos en el próximo articulo.

Sobre Xavier Mariana

Nacido en Barcelona, después de cursar sus estudios de Ciencias Empresariales, fue multi-empresario y se dedica a la gestión del patrimonio de su Familia desde hace más de 20 años. Socio fundador de Cluster Family Office, empresa de servicios que ayuda a otras Familias en la gestión patromonial integral y en la creación y optimización de sus propios family offices.

Lo más leído