Nuevas metodologías para medir el riesgo de un fondo de inversión


Hay muchas formas de medir el riesgo de un fondo. La más utilizada (aunque, para muchos, no la más fácil de interpretar) es la volatilidad que mide cómo varía la rentabilidad del fondo respecto de su media histórica. También se suele utilizar el maximum drawdown, es decir la pérdida máxima registrada por el fondo en un determinado periodo de tiempo. A nivel de cartera, los expertos en selección de fondos analizan la distribución (por sectores, países, divisas), ya que un exceso de concentración puede suponer una fuente de riesgo, indican desde Morningstar. La firma de análisis ha diseñado una manera original de analizar el riesgo de una cartera: calcular la correlación que existe entre los 10 principales valores del fondo. “Evidentemente si esas correlaciones son muy altas, hay el riesgo que de un determinado evento afecte por igual a una parte importante de la cartera”, afirman.

Para explicar esta nueva metodología, en Morningstar comparan dos fondos de renta variable española, una categoría donde, de media, las 10 principales posiciones representan el 55% de la cartera. Los elegidos fueron uno de gestión activa, el azValor Iberia (gráfico de la izquierda), y otro pasivo, el Caixabank Bolsa Índice España (gráfico de la derecha). La conclusión a la que llegan en Morningstar es que, “aunque el fondo índice invierte en grandes compañías y uno puede pensar que asume menos riesgo que un fondo como el azValor, más sesgado hacía valores de mediana y pequeña capitalización, el análisis de la correlación de las principales posiciones indicaría lo contrario”. La firma de análisis se basa en la presunción de que, como existe una mayor correlación entre los valores que integran el fondo de CaixaBank AM, este fondo presentaría –siguiendo este medidor- un mayor riesgo.

morningstar

Se trata de una metodología innovadora, pero con algunos peros. En primer lugar, siguiendo con los ejemplos, “es cierto que las posiciones del fondo azValor están menos correlacionadas, pero también que se trata de valores de menor capitalización. Por lo tanto, sería interesante ver los riesgos individuales de las acciones, además de su correlación”, afirma Santiago Daniel O’Davoren, director de productos de inversión de Deutsche Bank y profesor del IEB. Además está el hecho de que normalmente el inversor no tiene acceso en tiempo real a las posiciones de un fondo y que esta metodología no podría aplicarse en caso de estrategias muy diversificadas. En todo caso, según el experto, previamente a la elección de un método u otro de análisis de riesgos, la pregunta del millón que debe hacerse el inversor es si, para él, lo relevante es el riesgo absoluto (la volatilidad) o si es más importante el riesgo relativo al índice (habitualmente medido con el tracking error).

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído