Nueva ley para pymes y emprendedores: el motor del dinamismo, en marcha


Desde Optima Financial Planners entendemos que las medidas aprobadas por el Gobierno el  pasado día 23 de febrero, y comunicadas durante el Debate sobre el Estado de la Nación, van a suponer un avance en el apoyo a la contratación de los jóvenes a través del  fomento del empleo de los parados menores de 30 años, del impulso del autoempleo y la creación de nuevas empresas. Asimismo, a través de incentivos fiscales para los emprendedores se va a conseguir un fuerte desahogo en las pymes. En la medida en que se van a habilitar 45.000 millones de euros para proporcionar liquidez a las pequeñas y medianas empresas, se va a conseguir que existan mecanismos de financiación empresarial que aporten un flujo continuado de recursos, ya que la falta de financiación supone una dificultad adicional con la que cuentan las empresas en un contexto recesivo.

Es imposible negar que las grandes empresas españolas aportan mucho a nuestro país, no sólo en términos de PIB, sino en la imagen que se proyecta en el exterior. Sin embargo, a menudo nos olvidamos de que existen muchísimas empresas que, aunque más pequeñas, contribuyen tanto o más a la economía y a la realidad económica y social del país.  Así, en los últimos años, se tiene a veces la sensación de que la política ha estado muy alejada de las pymes y que se ha regulado sólo para las grandes empresas.

Impulsar las pymes es impulsar el crecimiento

Optima Financial Planners defiende el apoyo a las pymes. Es básico acercarnos a sus problemas para poder dar una respuesta que mejore su competitividad. Debemos tener en cuenta que el 99% del tejido español está compuesto por ellas y que, juntas, llegan al 65% del PIB. Por tanto, una política decidida en favor de las pequeñas y medianas empresas es una política en favor de la mayoría del tejido empresarial español.

Los problemas de financiación, las trabas burocráticas, las cargas fiscales  y sociales unidas a un contexto económico de recesión, suponen un gran problema para la mayoría de las empresas españolas en cuanto a términos de competitividad y, por tanto, de supervivencia. Gracias al último paquete de medidas aprobadas por el gobierno se va a intentar que las pequeñas empresas y autónomos se puedan beneficiar de las mismas y se impulse el crecimiento de la economía española. En este contexto, las reformas estructurales que se aplican en España persiguen dotar a la economía de una estabilidad en términos de déficit público e inflación, lograr entidades financieras solventes que garanticen el crédito y se tienda a conseguir aumentar la competitividad de nuestra economía.

Dentro del tejido empresarial español, destacan por su importancia cuantitativa y cualitativa las pymes y los autónomos. Los estudios demuestran que, precisamente, este tipo de empresas y los emprendedores constituyen uno de los principales motores para dinamizar la economía española, dada su capacidad de generar empleo y su potencial de creación de valor.

No obstante, durante los últimos años, estos agentes económicos han registrado un descenso de la actividad económica y han tenido que desarrollar su actividad en un entorno laboral, fiscal, regulatorio y financiero que ha mermado su capacidad de adaptación a los cambios. Además, se vienen enfrentando a una dependencia estructural de la financiación de origen bancario que puede limitar, en circunstancias como las actuales, su capacidad de expansión.

Por ello, es imprescindible que se potencie y se facilite la iniciativa empresarial, especialmente en la coyuntura económica actual. Es necesario el establecimiento de un entorno que promueva la cultura emprendedora, así como la creación y desarrollo de proyectos empresariales generadores de empleo y de valor añadido.

Nuevas medidas para estimular el emprendimiento

Durante el tercer trimestre de 2012, España registró una tasa de desempleo del 54,1% para los jóvenes menores de 25 años, frente al 23% de la UE-27, según datos de Eurostat.

Si atendemos al desglose de los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) para el cuarto trimestre de 2012, la tasa de paro se sitúa en el 74% en el grupo de población compuesto por jóvenes de entre 16 y 19 años, en el 51,7% entre los jóvenes con edades comprendidas entre los 20 y los 24 años y en el 34,4% entre los jóvenes que tienen entre 25 y 29 años.

Por todo ello, el Gobierno acaba de publicar un decreto-ley de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y la creación de empleo, decreto que Optima Financial Planners considera será beneficioso para favorecer el empleo, la financiación de pymes y autónomos y, en general, el  impulso de las iniciativas emprendedoras.

Entre las principales medidas aprobadas, Optima Financial Planners destaca...

1) El establecimiento de una “tarifa plana” de 50 euros en la cotización a la Seguridad Social para nuevos autónomos menores de 30 años que inicien una actividad por cuenta propia durante los primeros seis meses.

2) La posibilidad de que los beneficiarios de prestaciones por desempleo puedan capitalizar el 100% de esta cuantía para realizar aportaciones al capital social de todo tipo de sociedades.

3) En el caso de la reducción de la cuota de la empresa a la Seguridad Social por contingencias comunes durante un máximo de 12 meses –del 75% en empresas de más de 250 personas y del 100% para el resto-, esta se supeditará al mantenimiento del empleo neto. Este incentivo podrá ser prorrogado por otros 12 meses adicionales siempre que se acredite por el trabajador la realización de la formación referida en ese segundo año o en los seis meses anteriores a la renovación.

4) El contrato en prácticas se podrá suscribir después de haber finalizado un contrato de formación y aprendizaje previamente en la misma empresa.

5) Las sociedades de nueva creación tributarán a un tipo reducido del 15% durante los dos primeros ejercicios en que se obtengan resultados positivos.

6) Con efectos desde el 1 de enero de 2013, los autónomos que inicien actividades económicas podrán aplicar una reducción del 20 por 100 en los rendimientos netos que obtengan durante los dos primeros ejercicios en que se obtengan resultados positivos. La cuantía de los rendimientos netos sobre la que se aplicará la citada reducción no podrá superar el importe de 100.000 euros anuales.

7) Se establecen incentivos fiscales para fomentar el autoempleo en régimen de autónomo. Los desempleados que decidan establecerse como autónomos podrán beneficiarse de la exención completa en el IRPF de las prestaciones por desempleo cuando el abono de la prestación sea en forma de pago único (hasta ahora están exentos sólo hasta 15.500 euros).

8) Se crea un Portal Único de Empleo que facilitará la búsqueda de empleo y donde se alojará toda la información de utilidad para orientar a los jóvenes y poner a su alcance herramientas que faciliten la búsqueda de empleo o el inicio de una actividad empresarial.

9) Se habilita a las empresas de trabajo temporal para celebrar contratos para la formación y aprendizaje.

10) Se facilitará a los seguros privados y fondos de pensiones que inviertan en valores negociados en el Mercado Alternativo Bursátil y en entidades de capital riesgo.

11) Se facilita el desarrollo de los mercados de renta fija para mejorar el acceso a la financiación no bancaria de las empresas españolas.

12) Se amplía el Plan de Pago a Proveedores, dando una segunda oportunidad a proveedores de entidades locales y comunidades autónomas ya incluidas en el plan.

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído