Nueva gestora española en el mercado: Acacia Inversión


La agencia de valores bilbaína Acacia Inversión se ha dado recientemente de alta en la CNMV como sociedad gestora de Instituciones de Inversión Colectiva. Así las cosas, es la la primera gestora nacional que nace en 2011 en el mercado español.

Acacia Inversión se constituyó el 26 de febrero de 1997 como sociedad gestora de carteras. Previa autorización de la CMMV fue inscrita en el registro correspondiente con el número 127. Atendiendo a la demanda de clientes particulares, la sociedad inició su actividad con la gestión de sicav para la gestión de patrimonios privados. Actualmente gestiona cuatro sociedades de inversión, dirigidas al público en general y centradas principalmente en Europa, Estados Unidos y Japón, con las que trata de cubrir los principales perfiles de inversión: desde el conservador al agresivo. Se trata de Acacia Bonomix (mixto de renta fija con proporción 75% renta fija-25% bolsa), Globalmix Mixto Renta Variable (50% y 50% respectivamente), Reinverplus Renta Variable (100 % renta variable) y Acacia Premium Renta Variable Global (100% bolsa global).

Una vez consolidada en el mercado, la sociedad decidió transformarse en agencia de valores con el objeto de ampliar la gama de servicios que ofrecía a sus clientes. De esta manera, en marzo de 2000, el proyecto de transformación en agencia de valores fue aprobado por la CNMV, pasando a inscribirse la sociedad en el registro correspondiente con el número 178 y ofreciendo el servicio de banca privada.

Además de la gestión de sicav, ofrece un servicio de gestión de patrimonios (consistente en asesoramiento financiero, gestión de carteras y cestas de fondos, de las que selecciona los mejores fondos de gestoras nacionales y extranjeras) y de gestión global y family office. Para la gestión de las carteras utiliza todo tipo de instrumentos financieros: acciones, bonos y obligaciones, activos monetarios, opciones y futuros, ETF y fondos de inversión, derivados de divisas, productos de gestión alternativa… En todos los casos su objetivo es conseguir un crecimiento sostenido en el largo plazo, tratando de minimizar los riesgos mediante una adecuada diversificación y una gestión activa que se ajuste a la situación de los mercados en cada momento.

 

Empresas