Novedades legislativas y el caso de las cajas italianas centran las jornadas de cajas de Allfunds Bank


Allfunds Bank organizó el pasado miércoles 23 de marzo un encuentro de cajas de ahorro en el Hotel Santo Mauro con el fin de crear un foro para los directivos de las áreas de banca privada e inversiones de todas las cajas de ahorro. Durante la jornada se trataron las próximas novedades normativas europeas que afectarán a la industria de fondos así como la evolución del sistema bancario italiano con especial atención al caso de las cajas italianas. Asistieron 40 directivos representando a 26 cajas de ahorros.

El sector de la inversión colectiva se enfrenta a numerosas novedades legislativas en los próximos meses. MiFid II, UCITS IV-V y AIFMD serán las principales guías que marquen el camino en los próximos años. Así lo explicó Marta Oñoro, directora de la Asesoría Jurídica de Allfunds Bank, en la jornada organizada por esta entidad para las cajas de ahorros.

En el caso de UCITS IV, el nuevo documento que sustituye al folleto simplificado (KII), las cuentas ómnibus y el préstamo de valores serán entre otras algunas de las principales novedades para el sector. La posibilidad de que las gestoras españolas puedan aplicar cuentas ómnibus (agrupando diversos inversores en una única cuenta) fomentará la distribución de fondos españoles en redes de otras entidades.

Para Ussía, el préstamo de valores será una vía atractiva para aumentar la rentabilidad de los fondos. "Según algunos estudios, esta operativa puede ofrecer entre 30 y 35 puntos básicos de rentabilidad adicional", explica. Sobre las fusiones transfronterizas entre productos UCITS, Oñoro considera que no se verán a corto plazo, ya que no está clara la fiscalidad entre los diferentes países.

En el caso de MiFid II, el cobro de las retrocesiones es uno de los grandes debates que está sobre la mesa. Según los documentos a consulta, Bruselas plantea la posibilidad de que no se retroceda una parte de la comisión del fondo para retribuir a aquellos que presten servicios de asesoramiento independiente o gestión de carteras. En los últimos años, cada país europeo ha tomado formas diferentes de implementar esta controvertida medida.

Los últimos cambios legislativos en Reino Unido a través del Retail Distribution Review han llevado a que los asesores independientes (IFA) no puedan recibir retrocesiones de la gestora, cobrando únicamente del cliente a partir de enero de 2013. No obstante este proceso ha tardado más de 5 años en fraguarse y se han dado unas excepciones, como a las plataformas de fondos, que sí pueden recibir retrocesión por los servicios administrativos prestados a las gestoras.

Asimismo, en Italia, se abrió este debate con la implementación de MiFID en 2007 y se optó por eliminar las retrocesiones salvo que las mismas se abonasen a los clientes inversores dando a las entidades un plazo más corto para adaptarse al cambio, explica Gianluca Renzini, director General Adjunto de Allfunds Bank. En su opinión, la mejor opción es tener alternativas para cualquier tipo de escenario.

No obstante, Ussía y Oñoro transmitieron mensajes de tranquilidad ya que el documento no deja de ser de momento una consulta a la cual se han enviado más de 4.200 comentarios, siendo las respuestas de EFAMA o INVERCO contrarias a esta prohibición ya que ello conllevaría que se encarezcan los servicios para el cliente o que las entidades pasen sólo a vender producto propio.

Asimismo, se hizo una exposición sobre el caso de las cajas italianas por parte de Gianluca Renzini, director General Adjunto de Allfunds Bank. La transformación de cajas en fundaciones y los procesos de concentración del sector vividos en Italia en los 20 últimos años pueden ofrecer importantes lecciones a las cajas españolas.

Gianluca Renzini explicó como en 1990 había más de 1.000 entidades financieras en Italia con poco más de 17.000 sucursales. En la actualidad, el número de oficinas se ha duplicado hasta las 33.734 y las cinco primeras entidades controlan el 50% del mercado. Además, las fundaciones de las cajas de ahorros locales han pasado a ser un actor importante entrando en el control de algunos de los principales bancos.

El proceso ha sido muy similar al que ahora se presenta en España. "La actividad bancaria tradicional se transfirió a una nueva caja y la fundación se quedó como entidad no profit con el control del 100% del capital del nuevo banco. Posteriormente, por ley, la fundación debía vender el control de ese banco", explica. Con este mecanismo, la caja se capitalizaba con la entrada de nuevos accionistas e incluso aumentaba sus ingresos. "Aunque la fundación ya no controla el 100% del capital, en muchos casos mejora la eficiencia y los resultados de la entidad bancaria y así recibe más dividendos de los ingresos generados por parte del banco antes la reforma", explica Renzini.

El control de las fundaciones ha evitado además la entrada de bancos extranjeros en Italia. "Los casos más relevantes son sólo BNP Paribas, en BNL, y Credit Agricole, en Cariparma que están presentes en el mercado", explica. El proceso ha provocado que el 40% del mercado cambie de manos en las dos últimas décadas.

Además, las cajas, con los procesos de compra por parte de los bancos, han pasado a estar presentes en su accionariado. "Más del 11% del capital de Unicredito está en manos de las fundaciones de cajas y en el caso de Intesa San Paolo, más del 14% del capital", explica. Estos dos grandes bancos han seguido caminos diferentes en el tema de las marcas. "Intesa San Paolo está manteniendo las marcas regionales de las cajas en cada zona, lo que le está permitiendo de disfrutar de la importancia del brand para los clientes locales y le está permitiendo ganar cuota de mercado. Un caso completamente diferente es el de Unicredito, que decidió terminar con las antiguas marcas de las cajas provocando problemas a nivel local", explica. Esto ha demostrado la importancia de la marca local y la vinculación del cliente con su zona, "algo que se tendría que tener presente en España", añade.

Profesionales
Empresas

Lo más leído