Novedades de la industria de ETF en España: nuevos productos asoman al mercado


Las cifras hacen cada día más evidente el interés de los inversores por los ETF. En el primer semestre del año, el volumen de activos mundiales en fondos cotizados superó los 1,5 billones de dólares, lo que supone un incremento del 11% con respecto al mismo periodo de 2011, gracias en gran medida a unas suscripciones netas que entre enero y junio rozaron los 100.000 millones de dólares. Al ser productos cotizados, los ETF proporcionan una fácil puerta de entrada a un universo de índices que, hasta el momento, había permanecido cerrada al inversor, informa Expansión.

El futuro para la industria parece despejado. Las dudas suscitadas a lo largo de 2011 sobre los presuntos riesgos de los ETF de réplica sintética han desaparecido después de que la Autoridad Europea de Mercados y Valores (ESMA) refrendara con su regulación el mercado europeo de ETF. Según David Navarro, responsable de ETF en Inversis Gestión, en el ADN de estos productos está la transparencia. “Clarificar los riesgos es siempre un ejercicio no sólo saludable sino necesario, si bien los inversores han buscado siempre esta transparencia y los emisores han ido cumpliendo las expectativas antes de esperar a que el regulador lo hiciera por escrito”, asegura el experto.

Ahora, el panorama para el sector es otro. “El debate sobre la estructura de los ETF se ha acabado”, indica Helga Mepham, directora general de Desarrollo de Producto de iShares. Atrás queda la gran polémica entre los ETF de réplica física y sintética. Para Mepham, de lo que se trataría es de educar al inversor sobre los riesgos que entraña el producto y de que entienda lo que compra. “Si se explican las diferencias, la elección de un tipo u otro de producto es del inversor”, asevera. En este sentido, el hecho de que ESMA fijase claramente cuáles son las reglas de juego podría derivar en un incremento de la oferta de ETF ante el cada vez mayor interés de los inversores por estos productos.

A juzgar por lo visto en los últimos días, las novedades podrían ser importantes. Lyxor, líder en estructuras sintéticas en Europa, anunciaba que lanzará antes de final de año varios ETF de réplica física. “Nuestro objetivo es ofrecer a nuestros clientes lo mejor de los dos mundos poniendo a su disposición ETF físicos donde este tipo de réplica sea más eficiente”, asegura Juan San Pío, responsable de Ventas Institucionales de Lyxor ETF en Iberia y América Latina. De este modo, desde la entidad adecuarán su oferta de productos allí donde estimen que la réplica física ofrece un valor añadido, garantizando el mismo nivel de calidad, rentabilidad y transparencia de cara al inversor. Este sería el caso de los índices de deuda pública europea triple A, sobre los que firma pondrá a disposición de los inversores dos ETF de réplica física.

En el caso de otras firmas, como Amundi ETF, los esfuerzos se centrarán en reforzar su gama de productos con el próximo registro de dos ETF complementarios de deuda corporativa euro que, junto con el Amundi ETF Euro Corporates, ya disponible en España, completaría la gama de la entidad en deuda corporativa de la eurozona.

Según Laure Peyranne Rovet, responsable de Relaciones con Clientes de ETF para Iberia y Latinoamérica, “la crisis del euro ha hecho menos atractiva la rentabilidad de la deuda pública, haciendo crecer la demanda de bonos corporativos euro al buscar los inversores fuentes alternativas de rentabilidad”. En su opinión, “estos dos productos refuerzan la oferta de crédito corporativo euro de Amundi ETF en España, permitiendo a los inversores incluir o excluir el sector financiero europeo en el segmento de renta fija según sus previsiones”.

Por su parte, la división de ETF de BlackRock va a registrar de manera inminente en la CNMV una nueva gama de ETF que abarcarían diferentes clases de activos.
 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas