Nordea lanza un fondo de renta variable latinoamericana


La escandinava Nordea ha presentado un nuevo fondo de renta variable latinoamericana cuya gestión ha sido delegada en Itaú Unibanco AM de Brasil. El producto, el Nordea 1 Latin American Equity Fund, puede invertir en todos los mercados de la región y puede tener hasta un 30% de su cartera en valores que no estén representados en el índice de referencia, el MSCI EM Latin America 10/40.

El equipo gestor se centra en la elección de valores a partir de criterios fundamentales y de visitas a las compañías. Al construir la cartera, se apoya también en el análisis macro de Itaú Unibanco. El gestor principal del fondo es Roberto Nemr, que trabaja en Itaú desde 2006 y cuenta con 19 años de experiencia en el sector. Nemr trabaja con el respaldo de un equipo de 14 analistas divididos por países y sectores.



Nordea, que maneja un patrimonio de 136.500 millones de euros, ofrece producto propio y también fondos gestionados por entidades especializadas en distintos tipos de activo. Itaú Unibanco es el mayor banco de Brasil y su gestora es la segunda más grande del país.



En el año, el fondo gana un 66% hasta el cierre de septiembre. El mercado brasileño concentra el 68,48% de la cartera. México, Chile y Perú representan casi otro 30%. Los gestores sólo invierten en países con “Gobiernos comprometidos con una gestión macroeconómica responsable”, señala Luis Otavio Oliveira, responsable de desarrollo internacional de negocio de la gestora de Itaú. Este criterio deja fuera a países como Argentina, Venezuela, Bolivia, Paraguay, Cuba y Ecuador.



La cartera, bastante concentrada, se suele componer de entre 40 y 60 títulos. Los gestores no invierten en compañías con una capitalización bursátil inferior a los 100 millones de dólares y el efectivo, que no suele llegar al 2% del total, no puede superar el 5%.



Aunque el gestor del fondo considera que las materias primas no constituyen el sector más atractivo para invertir en la región, en ocasiones se ve obligado a tener una exposición relativamente alta a este tipo de compañías para mantener el objetivo de desviación máxima frente al índice, que se sitúa en el 7%.



“Nuestra visión era que la región se iba a recuperar rápido de la crisis y la estrategia de los últimos meses ha seguido esa visión”, señala Nemr. Entre sus sectores favoritos está el de consumo, con empresas de distribución y cerveceras entre sus preferidas. También el desarrollo de vivienda de protección oficial tiene mucho recorrido, según el gestor, en países como Brasil y México.



Por valoraciones, Nemr señala que los principales mercados latinoamericanos siguen siendo atractivos. Brasil cotiza con un PER de 14,5 veces y México, de 15,6 veces, frente a las 18,5 veces de Europa o a las 17,2 veces de Asia sin Japón. Sólo Chile, con un PER de 20,8 veces parece más caro. Sin embargo, destaca Nemr, las valoraciones chilenas se ven sostenidas por el peso importante que los fondos de pensiones locales tienen en el mercado.El gestor de Itaú Unibanco defiende las ventajas de invertir en un producto de renta variable regional frente a hacerlo en un fondo que invierta sólo en Brasil, el mercado que concita ahora la atención de los inversores. “Los datos históricos muestran que no hay una correlación perfecta entre los mercados latinoamericanos, por lo que la diversificación aporta ventajas claras. Hoy, el mercado brasileño está mejor que los demás. Pero la mejor empresa de telecomunicaciones de la región es mexicana y las mejores cadenas de venta minorista son chilenas y además se están expandiendo por toda la región”, explica

Nemr considera, además, que para invertir en Latinoamérica lo mejor es hacerlo con un equipo que tenga presencia local. “No basta con tener un equipo de inversión capaz, es necesario estar allí para vivir esta revolución económica”, señala.

Empresas

Lo más leído